¿Todo es culpa nuestra?

Un periodista en el banquillo