Yolanda Díaz, diputada de Podemos
Fotos: AP

Entrevista / Manuel Capilla

 “Sánchez nos ha dado un portazo”

En la cuenta atrás para una investidura que parecía cantada y que ahora tiene muchos visos de naufragar, Yolanda Díaz subraya que “si vamos a una investidura como en la moción de censura, en cinco, en seis o en siete meses, tenemos repetición electoral, porque lo que pretende Pedro Sánchez no es viable”. Y antes de que Pedro Sánchez afirmara públicamente por primera vez –en una entrevista en La Sexta– que no quiere a Iglesias en el Gobierno, la diputada de Unidas Podemos asegura que “si ese debate se da, nosotros lo estudiaremos”.

¿Qué ha pasado para que una investidura que parecía segura en abril vaya derecha al fracaso?

Yolanda Díaz, diputada de PodemosHa pasado que ha habido una mala lectura desde Moncloa de lo que los españoles y las españolas han dicho el 28 de abril. Nuestro país ha votado bien, sabía perfectamente lo que estaba votando. Ha demostrado una gran madurez, con una participación masiva, contra el fenómeno Vox. Y además, ha dicho alto y claro, que quiere un gobierno plural, compuesto y de progreso. Esta es la lectura que sale de las urnas el 28 de abril. Por el camino, entre el 28 de abril y el 26 de mayo, pasan otras cosas…

¿Qué cosas?

Siguen sin entender lo que nuestro país pide. La sociedad española ha dado grandes muestras de madurez, pero no ahora, en los últimos años. Y no quiere mayorías absolutas. Ese mundo del bipartidismo, que parece que late con mucha pulsión en un sector del PSOE, no se va a dar. Podemos estar repitiendo los procesos electorales cuantas veces quieran, pero es que España ha cambiado. Hay mucha gente que no ha formado parte de la Transición, que no ha votado la Constitución. España es moderna, quiere nuevos derechos sociales y ambientales, quiere una España feminista. Estos es lo que creo que valoran de manera deficiente desde Moncloa. Todas las encuestas que se han publicado, todas, insisten en que quieren un gobierno múltiple. Y eligen como opción preferente la del cogobierno del Partido Socialista y Unidas Podemos. Desde Moncloa no entienden que están frustrando la esperanza de mucha gente que quiere que nos entendamos y, además, quieren un gobierno de progreso.

¿Están rotas las negociaciones, como ha dicho Pedro Sánchez?

“Nosotros somos gente seria, lo que firmamos lo cumplimos, pero no puedo decir lo mismo del Partido Socialista”

Estaba volando cuando Pedro Sánchez hizo la entrevista. Pero cuando la pude estudiar, la sensación que tuve fue de portazo. Ha sido un error la entrevista. Quien se presenta a la investidura, recibe el mandato del Jefe del Estado y debe cumplimentar el artículo 99 de la Constitución, no sólo no debe dar portazos, sino que debe pelear hasta el minuto menos unos para concitar los acuerdos necesarios. Soy una mujer optimista. Estos segura de que hay tiempo. Es cierto, que el tiempo apremia, se acaba. Me apena que llevemos desde el 15 de febrero sin hacer nada este país. Hay más de tres millones de personas en desempleo, muchos millones que no tienen protección social; hay cientos de miles trabajadores y trabajadoras precarios que están esperando que actuemos. Lo que no logro entender es por qué hemos de ser diferentes en España. ¿Por qué? ¿Por qué no somos como el resto de los países europeos?

Eso le quería plantear, ¿por qué cree que si los gobiernos de coalición valen en la mayoría de países de Europa y en comunidades y ayuntamientos, por qué no valen en el Gobierno de España?

Yolanda Díaz, Diputada de PodemosEsa es la mayor crítica que le puedo hacer a Pedro Sanchez, que trata a su país como una democracia de baja intensidad. España es europea, sus gentes están muy avanzadas, y no entiendo sus reticencias a normalizar lo que en Europa es normal. España es la excepción. Yo quiero ser europea. Y no estamos pidiendo nada fuera de lugar. De cada dos personas que votaron al PSOE, una votó a Unidas Podemos. Por tanto, queremos un gobierno proporcional, respetuoso. Además, hemos renunciado a muchas cosas de las que podíamos sostener. Hemos dicho, por ejemplo, que si para el Partido Socialista en un obstáculo, renunciamos a los denominados ministerios de Estado. El propio Pablo Iglesias, en una carta muy comentada, ha dicho que queremos que sea en julio, y ha explicitado nuestras condiciones y nuestras renuncias. Primero, el Partido Socialista nos dijo que no daban los números. Luego, que si Cataluña era obstáculo… Todo esto se ha demostrado que no es real. Hay una mirada corta. Estamos hablando de algo  muy serio, que es la estabilidad de un país, y que se esté mirando sólo la investidura de un presidente…

Pero eso es precisamente lo que preocupa también en Moncloa, la estabilidad del futuro gobierno…

…Pero lo digo por lo siguiente: a mí me gustaría que estuviéramos hoy en día hablando de las tareas que debe abordar España para estos cuatro años.

Eso también lo ha propuesto el PSOE, empezar a negociar el hipotético programa de gobierno.

No, el PSOE no ha propuesto esto. Muy al contrario, ha sido Pablo Iglesias el que en una carta pública que conocéis [aparecida en el diario La Vanguardia] el que ha dicho: hablemos de cinco grandes retos de país. Y después, traduzcamos estos cinco bloques en un Ejecutivo que ha de ser discutido, pero previamente hemos de hablar del para qué.

Pero insisto, eso es lo que propuso el Gobierno. Y llegó a designar una comisión negociadora.

 “Los españoles quieren un Gobierno plural, compuesto y de progreso”

No, no, no… El Gobierno no ha hecho nada. En primer lugar, no deja de sorprenderme que oponga, como base de la negociación un documento que hace el Partido Socialista y que se llama ‘Avanza’. Un documento que contradice lo que parecía que íbamos a tomar como base de negociación, el acuerdo presupuestario que ya teníamos. Es como si me siento, hago un documento y le digo a Pedro Sánchez y le digo: “ahora vas a negociar sobre el documento de Unidas Podemos”. Hay un error de partida, que es lanzar a los medios un texto que sale de Ferraz para que sirva de base de negociación. Las cinco propuestas que Sánchez ha dicho que ha planteado ninguna es programática, que si sotto governo; que si secretarías de Estado; que si secretarías generales…. Veo con rubor como un presidente, o sus asesores, permiten esto. Siento rubor y vergüenza, es que no es serio. Digo más, yo he formado parte de la negociación presupuestaria. Cuando el Partido Socialista quiso negociar nos hemos enterado todas, nos hemos sentado con seriedad y hemos puesto los perfiles políticos y técnicos que estimábamos. Esto no se ha dado nunca en este tiempo. Y no entiendo que Moncloa esté en una estrategia, que no sé a dónde conduce, para ganar el relato de la comunicación. Yo no estoy aquí para ganar relatos, estoy aquí para mejorar la vida de la gente. Y deberían atender lo que dice el CIS, que por primera vez el segundo problema, tras el paro, sean los políticos… Esto habla muy mal de lo que se está haciendo. Ayer sentía que Pedro Sánchez nos daba un portazo. No sé quien dirige esta estrategia, pero es errónea. La ciudadanía entiende perfectamente que nosotros hemos sacado casi cuatro millones de votos, el Partido Socialista siete y que nos tenemos que entender. Que Pedro Sánchez siga llamando a la puerta de una derecha durísima, como es el PP y Ciudadanos, a sabiendas de que es imposible, no deja de sorprenderme. Creo que está decepcionando a su electorado. No puedes presentarte con un programa que dice unas cosas y luego decir que lo que a ti te gustaría es pactar con Ciudadanos.

¿Pablo Iglesias ha reclamado ser vicepresidente del Gobierno?

Eso es falso.

Desde el PSOE se ha transmitido eso, pero el presidente no lo confirmaba en la entrevista a la Ser.

Yolanda Díaz, Diputada de PodemosEl presidente, a preguntas sobre esta cuestión, ha dicho que nunca le ha pedido la vicepresidencia. Me atrevo a decir, porque lo conozco bien, que eso es falso. Nunca hemos hablado, en nuestras conversaciones con Pedro Sánchez, ni de personas ni de puestos. Estamos diciendo, de manera, casi aburrida, que queremos hablar del para qué y después del para quién. Que queremos definir un programa de gobierno y, en función de eso, ver qué perfiles necesitamos. Nos repetimos permanentemente, pero es que es así. Y tenemos una virtud, que somos transparentes. No mentimos. Yo ya sé que hay un relato que se ha construido sobre él, que hay una intención de reescribir aun Pablo Iglesias malísimo, obsesionado con el poder. Lo conozco bien y he visto cómo ha trabajado durante todos los meses de negociación presupuestaria. He visto a Pablo Iglesias el 10 de octubre, cuando le dijimos que no éramos capaces de desbloquear la negociación del salario mínimo, cuando el Partido Socialista nos ofrecía un 5%. Y he visto cómo Pablo Iglesias no se levantó hasta las tres de la mañana, cuando consiguió la subida de 900 euros. Ese es el Pablo Iglesias que yo conozco y que sabe lo que necesita su pueblo.

¿Su renuncia pública a entrar en el Gobierno podría desencallar la situación? Uno de los principales argumentos socialistas para rechazar la coalición es que con él Ejecutivo la convivencia sería difícil.

Si ese debate se da, nosotros lo estudiaremos [Díaz conversó con El Siglo antes de la entrevista de Pedro Sánchez con La Sexta, en la que alude a que la entrada de Iglesias en el Gobierno sería un problema]. Pero ese debate sólo lo he visto citado en fuentes de Moncloa que dicen. Ni formalmente, ni oficiosamente se nos ha dicho “el obstáculo eres tú, Pablo Iglesias”. Si el Partido Socialista cree que Pablo Iglesias no debe formar parte del Consejo de Ministros, que lo diga.

¿La consulta que ha planteado Podemos a sus bases y su formulación ha sido contraproducente?

No daban los números, Cataluña es un problema… Mil cosas más. Yo no soy de Podemos, aunque en mi vida haría una crítica al Partido Socialista así, como cuando sometió a votación su acuerdo con Ciudadanos. Me parece una falta de respeto. Yo soy de Izquierda Unida e Izquierda Unida somete a referéndum todas las cuestiones relevantes. Me parece muy salubre que la militancia forme parte de las decisiones. Que salga la vicepresidenta, mezclando su papel institucional con su papel partidario, pidiendo que una organización política retire una consulta. A mí me parece poco respetuoso. Yo no le voy a decir al Partido Socialista lo que tiene que someter a votación. Es más, a mí me gustaba el Pedro Sánchez que decía que iba a democratizar su partido. Yo no voy a cuestionar que convoque a su Ejecutiva y, de manera monolítica, digan que quieren un gobierno monocolor. Me parece una falta de respeto. Pero bueno, es un argumento más del Gobierno: no dan los números… no sé qué… y ahora, encima, convocan una consulta. No han entendido que tiene dos salidas: pactar con Ciudadanos, que no quiere, o pactar con nosotros. Bueno, o tres, el chantaje que hace Pedro Sánchez diciéndole a toda España que va a repetir las elecciones.

¿Se ve como ministra de Trabajo? Su nombre ha estado en las quinielas.

No me gustan esas cosas, no hay que hablar de nombres. Lo que sí voy a hacer es intentar que tengamos un acuerdo de gobierno en este país. Imaginemos que le damos la investidura gratis a Pedro Sánchez, ¿quién la va a garantizar la gobernabilidad?

Eso es lo que preocupa también a Moncloa, la estabilidad. Consideran que una alianza con Podemos no la garantiza porque les obliga a depender de los independentistas, que ya han rechazado los Presupuestos, por ejemplo.

“Nunca hemos hablado, en nuestras conversaciones con Sánchez, ni de personas ni de puestos”

Eso no es real, porque los números nos dan 173. Tener 173 votos es muchísimo más que 123. Por no decir que con 110, el señor Rubalcaba dimitió porque su resultado había sido muy malo. Nos han vendido el relato de que el resultado del Partido Socialista ha sido extraordinario y, a los hechos me remito, no ha sido así. Lo que es evidente es que si vamos a una investidura como en la moción de censura, en cinco, en seis o en siete meses, tenemos repetición electoral, porque lo que pretende Pedro Sánchez no es viable. Nosotros somos gente seria, lo que firmamos lo cumplimos, pero no puedo decir lo mismo del Partido Socialista. Veo con estupor cómo nos hemos tomado meses para negociar un acuerdo presupuestario y que de ese acuerdo de 50 páginas se han cumplido tres o cuatro medidas. No es serio. En mi cultura política no existe eso. Nosotros, a diferencia de ellos, cumplimos lo que decimos.

¿Qué porcentaje de posibilidades hay de repetir las elecciones?

No me lo planteo. No me lo planteo porque una repetición electoral supone decirle a los españoles que han votado mal. Además, quizá Moncloa no está viendo la partida completa, porque el hartazgo de la ciudadanía, junto a un otoño con una sentencia que va a hacer bascular el eje político en torno a Cataluña y a las noticias de posible coalición electoral de la derecha, pueden hacer que repitamos la experiencia de Madrid aquí. Al bloque de la izquierda y al de la derecha nos separan 300.000 votos.

¿Habrá una segunda oportunidad en septiembre? El presidente ya amenazó con que si esta investidura fracasa no hay segunda parte.

Para que un periodista diga que el presidente amenazó, es que las cosas no se han hecho bien. En política no valen amenazas y no hay que frustrar expectativas. Yo no me voy a septiembre. Escuché a la ministra portavoz decir que los buenos estudiantes aprueban en julio y que no se planteaba una segunda vuelta en septiembre. Me acojo a las palabras de la ministra portavoz. Si quieren, antes del 25 de julio, aquí hay programa y un acuerdo para un gobierno de coalición. Me parece una irresponsabilidad llegar a septiembre. Ellos saben que nuestros equipos están preparados. Saben que lo tenemos trabajado. Nos conocen ya. Hemos ganado confianzas. Estamos listas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí