Von der Leyen confirma el relanzamiento de Europa
Europa Press

Francisco Aldecoa

 

Tribuna / Francisco Aldecoa*

 

Como consecuencia de las elecciones europeas del 28 de mayo y las decisiones adoptadas posteriormente por el Consejo Europeo 20 de junio en torno a la nueva Agenda Estratégica 2019-2024 y la propuesta de altos cargos adoptada por el Consejo Europeo el día 2 de julio de Presidente del Consejo Europeo, Presidente de la Comisión Europea, Presidente del Banco Central Europeo y el Alto Representante, de esa reunión, de forma informal, surgió la propuesta para la presidencia del Parlamento Europeo con la que se inicia el nuevo ciclo político.

El nuevo ciclo político se ha iniciado materialmente con el discurso de investidura de la nueva presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que ha pronunciado el pasado martes 16 de julio. Ha sido un discurso innovador que recoge el espíritu de relanzamiento europeo y de cambio de paradigma, ya que se pasa de la concepción de unión de Estados a una unión de ciudadanos que se visualiza en la expresión que utilizó la presidenta: “Nací en Bruselas y me sentí europea antes de sentirme alemana y bajo sajona. Por eso, nuestro propósito es unir y reforzar Europa”. Es importante resaltar que la presidenta de la Comisión Europea ha obtenido un respaldo suficiente de la Cámara a pesar de las dudas que se habían manifestado en los últimos días.

¿Por qué hablamos de relanzamiento?

Se está utilizando la expresión de relanzamiento como reacción a la crisis política, económica y social que ha vivido la Unión Europea en la última década, denominada la década perdida. El relanzamiento consiste en la politización creciente que surge de las elecciones de 2014 en la que por vez primera el presidente de la Comisión Europea es elegido como consecuencia de los resultados electorales.

Al mismo tiempo, se completa la unión económica y monetaria, se relanza la política exterior como consecuencia de la Estrategia Global de 28 de junio de 2016 en al que surge la noción de Autonomía Estratégica que tendrá consecuencias claras en el conjunto de la política exterior y especialmente en el lanzamiento de la política de defensa, concretamente con la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO). También se desarrollará el pilar social a partir de la Cumbre de Gotemburgo de 2017. Por último, hay que resaltar que a partir de 2016 se produce un acercamiento progresivo de la ciudadanía al proyecto europeo. Éste está medido por los eurobarómetros semestrales posteriores a esa fecha, que confirman con claridad este cambio de tendencia. El eurobarómetro de mayo de 2019 es el mejor desde antes de la crisis en cuanto la confianza en la pertenencia al proyecto europeo y en su futuro. Y en relación al euro, es el mejor resultado desde sus inicios.

Con respecto a este relanzamiento, son varias las fechas que se pueden dar. Una, la ya citada del inicio de la legislatura en 2014. Otra, quizá la más importante, ha sido el referéndum del ‘Brexit’ del 23 de junio del 2016. En aquel momento el presidente de la Comisión pronunció la famosa frase de que “la Unión Europea se encontraba en una crisis existencial”.

Desde entonces la situación ha cambiado de forma casi compela, ya que en la actualidad existe una cohesión entre los Estados, las instituciones y la ciudadanía como no se daba desde hace una década. Hoy nadie cree en la crisis existencial. La crisis existencial la tiene el Reino Unido donde, como consecuencia del ‘Brexit’, está amenazada su existencia con la posible unificación de Irlanda y el referéndum escocés.

Los factores que han posibilitado este relanzamiento son principalmente cinco: la mejora de la situación económica y la salida parcial de la crisis; el incremento de los riesgos y amenazas en las fronteras de Europa; el ‘Brexit’ de 23 de junio de 2016 que pasa a ser un problema para la Unión Europea a convertirse a un federador interno; la llegada de Trump (20 de enero de 2017) y los cambios en la situación del vínculo transatlántico como federador externo, y, por último, el cambio de percepción de los europeos respecto al proyecto político europeo y de la política de Defensa.

Y, ¿cómo se manifiesta la confirmación del relanzamiento? Posiblemente hay muchos indicadores pero nos vamos a fijar en los más recientes. En primer lugar, las elecciones al Parlamento Europeo de 26 de mayo, ya que, por un lado, se incrementa en un 8% la participación en el conjunto de la Unión Europea a pesar de que en el Reino Unido y los países del Este la participación está por debajo del 35%. También hay que resaltar que si bien se reduce el peso del Partido Popular y del Partido Socialista, se incrementa de forma más considerable Renovar Europa (antiguo ALDE) y Los Verdes, que son partidos de centro, si cabe con proyectos más europeístas que los dos anteriores. Por otro lado, la extrema derecha queda igual de dividida en dos grupos, el primero de los cuales está formado por Le Pen y Salvini, profundamente divididos. Por otro lado, los conservadores también euroescépticos han reducido su presencia.

Después, la Nueva Agenda Estrategia 2019-2024 adoptada en el Consejo Europeo de 20 de junio de 2019 en la que se confirman las cuatro prioridades principales de la próxima legislatura: proteger a los ciudadanos y las libertades; desarrollar una base económica sólida y dinámica; construir una Europa climáticamente neutra, ecológica, justa y social, y promover los intereses y valores europeos en el mundo.

Y en tercer lugar, la propuesta de los cinco altos cargos de la Unión Europea. A pesar de que no era la fórmula que más nos hubiera gustado ya que no se nombra presidente de la Comisión Europea a ninguno de los tres candidatos principales designados por los partidos políticos. La presidenta ha gozado del respaldo del Parlamento Europeo gracias a que ha incorporado en su programa las aportaciones es de otros grupos políticos enriqueciéndolo de forma considerable. De los cinco altos cargos hay dos mujeres de gran prestigio que coincide con los dos altos cargos ejecutivos más importantes y para el cargo de Alto Representante, que en la actualidad es prácticamente el Ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, se ha propuesto al Ministro español de Asuntos Exterior Josep Borrell, iniciativa que está levantando grandes expectativas.


*Catedrático de Relaciones Internacionales en la UCM. Presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí