El artista Óscar Llorens crea un Navadijos de ciencia-ficción a través de sus ilustraciones

0
415

Ya llevamos casi 70 días de confinamiento, con ciertas libertades de movimientos, pero muy lejos aún de la normalidad; muchos días que han dado para mucho y para muchas historias, la mayoría de ellas, cuando nos referimos a la gente corriente, en nuestras casas…

Y entre todas esas historias que sorprenden, una de ellas nos hace trasladarnos hasta la pequeña localidad abulense de Navadijos, un municipio de apenas 20 habitantes situado en la cara norte de la Sierra de Gredos y con vistas a la Serrota, donde durante estos días de cuarentena el arte y la creatividad ha fluido como nunca de la mano del conocido ilustrador madrileño Óscar Llorens.

Llorens, con una experiencia de más de 15 años trabajando como ilustrador en España y fuera de nuestro país, para empresas como Coca-Cola, Naciones Unidad o Cirque du Soleil; y medios de comunicación de la talla de The Washington Post o Vanity Fair, además de tener un completo currículum como artista plástico, con exposiciones en Madrid, Barcelona, París, Nueva York o Ciudad de México, entre otras, decidió hace unos años hacerse una casa en este pueblo abulense atraído por su tranquilidad y su bello entorno, una casa a la que acude con asiduidad y donde está pasando estos días de confinamiento.

Y en ese contexto, sumado, como él mismo explica, a que se han reducido los pedidos comerciales durante estos días, es donde surge un trabajo con el que Llorens se une íntimamente al municipio también a través de su arte. Se trata de un trabajo compuesto por varias ilustraciones -a las que habrá que seguir sumando más, según ha adelantado-, en las que el artista mezcla postales de lugares típicos del pueblo con la ciencia ficción a través de diferentes personajes u objetos que se cuelan creando distópicas escenas.

De esta manera, igual nos podemos encontrar a soldados de las Fuerzas Imperiales o un AT-AT de Star Wars en la plaza o a la entrada del pueblo; marcianos de La Guerra de los Mundos o el hombre de malvavisco de Los Cazafantasmas sobre el ‘skyline’; un astronauta de 2001: Odisea en el espacio junto a la fuente de la plaza de la iglesia; un Delorean de Regreso al Futuro aparcado a la puerta de una casa típica; o a Gizmo, de los Gremlins, junto al cartel de la entrada de la localidad, captado como el típico paisano que espera la llegada del coche de línea.

Según ha explicado Llorens, se trata de un trabajo que llevaba tiempo esperando hacer y que se ha ido posponiendo por las obligaciones del trabajo comercial y ha podido aprovechar esta cuarentena, además, desde Navadijos, para poder ir sacándola adelante.

El artista madrileño destacó la tranquilidad de vivir estos días en un lugar como este, alejado del típico ajetreo de la gran ciudad y destaco que “aunque suene a tópico, la vida aquí es como viajar en el tiempo”, una idea que le llevó a trasladarse hasta las historias de ciencia ficción de su niñez, la de los años ochenta, para plasmarla en estas ilustraciones.

Y ya ha advertido, como decíamos que “la serie no ha terminado”, porque tiene idea de hacer más ilustraciones, con nuevos escenarios de Navadijos y nuevos personajes como podrían ser… avanzó… “meter gremlins en el tractor de mi vecino, al protagonista de Interstelar en la torre de comunicaciones del pueblo y todavía estoy dándole vueltas a ver cómo meto el barco pirata de Willy el Tuerto, de Los Goonies, en la plaza”…