Errejón, la pesadilla de PSOE y Podemos

0
161
El núcleo duro de Iñigo Errejón es partidario de estar en las urnas el 10-N. / EP
El núcleo duro de Iñigo Errejón es partidario de estar en las urnas el 10-N. / EUROPA PRESS

M. C.

En el núcleo duro de Más Madrid ya se ha tomado la decisión de concurrir a las generales de noviembre. Eso sí, la idea de concurrir a nivel nacional ha quedado desechada hace tiempo. Será sólo en la Comunidad de Madrid y en una candidatura cuyo liderazgo se le ha ofrecido a Manuela Carmena. En Más Madrid consideran factible conseguir los cinco diputados mínimos que hacen falta para formar grupo parlamentario y convertirse en una fuerza clave en la próxima legislatura.  

“Nos presentamos seguro”. Así responden en el seno de Más Madrid cuando se sondea la posibilidad de que concurran al 10-N. Las elecciones pillan a contrapié al núcleo duro del partido, que planeaba un congreso fundacional este otoño e ir consolidando la estructura que se tuvo que articular atropelladamente en menos de cinco meses para concurrir a los comicios de mayo. Paso a paso, construir un partido alineado con las tesis de la ecología política al alza de Europa e ir tejiendo alianzas con otras fuerzas del Estado, con Compromís a la cabeza.

Pero nunca perdieron de vista el desarrollo de las negociaciones para formar gobierno, y el sentir mayoritario era que había que participar si había repetición electoral. No en toda España, como han especulado algunas informaciones, sino sólo en la Comunidad de Madrid. Y, si es posible, con Manuela Carmena como cabeza de lista. El ofrecimiento ya le ha llegado a la exalcaldesa, que todavía no ha dado una respuesta, aunque en declaraciones a El País ha asegurado que no tiene intención de dar el paso. Eso sí, con o sin Carmena, la papeleta de Más Madrid estará en los colegios electorales el 10-N, según se asegura a El Siglo desde la formación madrileña.

Manuela Carmena habría rechazado el ofrecimiento de liderar la candidatura de Más Madrid. / EP
Manuela Carmena habría rechazado el ofrecimiento de liderar la candidatura de Más Madrid. / EP

No hay que perder de vista que Carmena no se ha ido del todo. Tras su derrota electoral en mayo ha dejado la primera fila política, sí, pero no ha desaparecido de los círculos mediáticos y políticos de la capital. La ex alcaldesa tiene ahora sección propia en ‘Hora 25’, donde Pepa Bueno le ha cedido un espacio semanal para que imparta un personalísimo curso de ética política. Incluso ha formado parte de las quinielas de la órbita socialista. Hace pocos días participó en un acto con la secretaria de Estado de España Global, Irene Lozano.

A las puertas del grupo parlamentario

En Más Madrid son optimistas ante la posibilidad de firmar una candidatura que pueda coger vuelo el 10-N y, sobre todo, que consiga articular un grupo parlamentario propio en el Congreso. El grupo propio garantiza, aparte de unos mayores ingresos que en el Grupo Mixto, una mayor visibilidad, tanto en tiempo de intervención en los plenos como en representación en las comisiones parlamentarias. Y con los resultados de las elecciones autonómicas, Más Madrid se quedaría a las puertas. Para tener grupo propio, hacen falta el 5% de los votos en las circunscripciones en las que se presenta la candidatura y un mínimo de cinco diputados. Con el 14% que alcanzó la lista liderada por Errejón, el primer criterio estaría conseguido de sobra, aunque sólo quedarían garantizados cuatro diputados. Haría falta avanzar en apoyos para lograrlo, pero en Más Madrid confían en crecer en medio del descontento social ante la repetición electoral.

A lo largo de las últimas semanas, Errejón ha tratado de explotar la reducida visibilidad mediática que le otorga la Asamblea de Madrid llamando al entendimiento y a la responsabilidad del PSOE y Unidas Podemos. Por eso camino, el de la flexibilidad, consideran en Más Madrid que pueden abrirse camino.

Iglesias, el gran damnificado

Así las cosas, sólo queda por averiguar quién es el principal damnificado de la irrupción de Más Madrid. Y todas las miradas apuntan a Pablo Iglesias. Tomando como referencia los resultados de las elecciones generales de abril y las autonómicas de mayo, los socialistas no notaron la aparición de Más Madrid. En ambas, las candidaturas lideradas por Pedro Sánchez y Ángel Gabilondo alcanzaron el 27% de los votos. Sin embargo, Unidas Podemos alcanzó el 14% en las generales y sólo el 5,5% en las autonómicas, al borde de quedarse fuera de la Asamblea de Madrid. En las generales, los escaños que obtuvo Unidas Podemos en Madrid fueron seis. Si Más Madrid repite los resultados de las autonómicas, los morados pueden convertirse, incluso, en la sexta fuerza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí