El nuevo SEAT León añade a su oferta de acceso dos motores gasolina y diésel

0
22

El nuevo SEAT León incorpora a su oferta mecánica dos versiones de inicio de gama: 1.0 TSI 110 CV en gasolina, y 2.0 TDI CR 115 CV en diésel; ambas opciones ya están disponibles en la versión de carrocería de 5 puertas, y con el acabado Style Launch Pack. Por su parte, el motor 2.0 TDI CR 150 CV DSG-7 amplía su disponibilidad ahora también con el acabado Style, tanto en el 5 puertas como en el Sportstourer.

La gama de motores del nuevo compacto de SEAT marca un antes y un después en la compañía, ofreciendo por primera vez hasta cinco sistemas de propulsión diferentes en un modelo, y disponiendo así de etiquetas medioambientales ‘C’, ‘ECO’ y ‘CERO’, con el objetivo de adaptar su oferta comercial a cualquier necesidad de los clientes. A la espera de la llegada de las versiones TGI y e-Hybrid –Gas Natural Comprimido (GNC), e híbrido eléctrico enchufable (PHEV), respectivamente–, el nuevo León ya está disponible en el configurador de SEAT con mecánicas TSI de gasolina, TDI diésel, y la opción micro híbrida eTSI (Mild-Hybrid).

Las variantes mecánicas del nuevo SEAT León ofrecen potencias de entre 90 CV y 204 CV, asociadas a cajas de cambio manual de seis relaciones o automática DSG de siete, ahora con tecnología “shift-by-wire” –con conexión electrónica entre la caja y la palanca–, y con tracción delantera o total, esta última disponible próximamente en la versión de carrocería Sportstourer.

Los motores 1.0 TSI 110 CV y 2.0 TDI 115 CV

Las versiones de acceso a la gama del nuevo SEAT León 5 puertas, en gasolina y diésel, cuentan ahora con los motores 1.0 TSI 110 CV –a la espera de la llegada del 1.0 TSI 90 CV–, y 2.0 TDI CR 115 CV. Ambos cumplen con la más exigente normativa de emisiones actual Euro 6 gracias a una serie de avances tecnológicos que hacen de ellos dos de los motores más sofisticados y eficientes del mercado, ambos unidos a un cambio manual de seis velocidades, y asociado a la tracción delantera.

Por su agrado de uso, suavidad de funcionamiento y reducido consumo son, en suma, la combinación ideal para circular con agilidad por el tráfico interurbano, y viajar con soltura por carretera. Todo ello con una calidad de rodadura excepcional en todo momento.

El bloque de gasolina 1.0 TSI con 110 CV es un motor tricilíndrico de 999 cm3 sobrealimentado mediante turbo de geometría variable, que destaca por incorporar un sofisticado módulo electrónico de regulación del termostato que integra la bomba del líquido refrigerante, y un sistema de gestión de gases que cuenta con catalizador de cuatro vías y filtro de partículas específico para los motores de gasolina.

Se trata de un motor muy compacto, con bloque y culata de aluminio y situado en posición delantera transversal, con unas cotas de cilindro de 74,5 x 76,4 mm de diámetro y carrera, respectivamente, un ratio de compresión de 11,5:1, y que cuenta además con colector de escape integrado en la culata, accionamiento del árbol de levas por correa dentada, distribución variable en admisión y escape, inyección directa de hasta 350 bar de presión, y bomba de aceite duocéntrica integrada en la tapa del cigüeñal.