MAZDA 6 2.2 Skyactiv-D 184cv Signature Sky: Lujo a la japonesa

0
503

La máxima expresión del poderío tecnológico y de confort de este fabricante japonés se encuentra en el modelo probado por Horas Punta, el culmen entre los turismos, y al nivel del CX-7. El Mazda6 actual es una actualización del que se comercializaba desde finales de 2016, en el que se han introducido cambios en el diseño, exterior e interior, en la gama de motores y en el equipamiento disponible. Incluso hay dos carrocerías, la sedán de cuatro puertas y la familiar.

La mecánica de la unidad probada contaba con un propulsor diésel biturbo de 184cv, el más potente de los dos que integran la gama, actualizado para optimizar emisiones y, por ende, los consumos, que según la prueba son excelentes para lo que ofrece. Se acoplaba a una caja de cambios manual de 6 velocidades, que puede ser automática si se incluye como extra.

El funcionamiento general del motor es, como en otras ocasiones, especialmente agradable para tratarse de uno de ciclo diésel, porque empuja desde muy pocas revoluciones y llega con fuerza hasta bien pasadas las 5.000 rpm. Además, la sonoridad es mínima y las vibraciones inexistentes. Permite adelantar con mucha seguridad ocupando poco tiempo el carril contrario y mantener ritmos muy elevados con facilidad, aunque también puede utilizarse a ritmos lentos sin acusas falta de potencia.

La suspensión, la dirección y el aislamiento acústico también han sido revisados. Es un coche que proporciona una conducción muy gratificante, ágil para tratarse de un automóvil grande, y con una estabilidad muy elevada. Ha sufrido una serie de modificaciones orientadas a mejorar el confort de marcha, como disponer de unos amortiguadores delanteros distintos.

La carrocería tiene refuerzos en aquellos puntos donde la rigidez puede afectar al confort de los ocupantes, habiéndose aplicado también soluciones para que el ruido procedente del motor que llega al habitáculo se reduzca: los planchas de metal del suelo y de los interiores de los pasos de rueda traseros son más gruesos, se ha añadido material fonoabsorbente en túnel central y se ha modificado la estructura interna del techo.

El sistema de frenos cuenta con unos discos delanteros ventilados de 320 mm de diámetro, siendo los traseros macizos y de 278 mm de diámetro.

Un interior muy confortable

El interior es uno de los lugares donde más cambios ha recibido. Aunque su diseño general y ergonomía son muy parecidos a los del Mazda6 2017, son pocas las superficies y elementos que no han sido sustituidos o mejorados. La competencia aprieta a todos los fabricantes.

En la parte superior del salpicadero hay una nueva pantalla de tamaño mayor para el sistema multimedia, la instrumentación de las versiones más completas incluye una pantalla de grandes dimensiones, los asientos son diferentes y algunos materiales de recubrimiento son de más calidad. En la unidad probada, equipada casi al máximo, la presencia era de enorme categoría.

Donde no hay apenas diferencias es en el espacio disponible para los pasajeros, algo lógico teniendo en cuenta que no se trata de un modelo completamente nuevo, sino una renovación y, sobre todo, porque ya había suficiente amplitud en lo que respecta a las plazas posteriores. El maletero, en cambio, está entre los más pequeños de su segmento,, aunque resulta suficiente para el equipaje de cinco pasajeros. Eso sí, resulta difícil de aprovechar ya que la boca de entrada libera un hueco muy pequeño y es complicado colocarlo en la parte más interior.

En el exterior los cambios vienen dados por un nuevo parachoques delantero, una parrilla distinta, unos faros de leds de nuevo diseño y nuevas llantas de 17 y 19 pulgadas.

El equipamiento puede ser más abundante gracias a un nuevo sistema de cámaras que ofrece una visión cenital del vehículo, un parabrisas con función de descongelación de los limpiaparabrisas, un Head-up Display mejorado o unos asientos delanteros con ventilación, además de calefacción y también en el volante.

Asimismo se han optimizado y ampliado los sistemas de seguridad y ayuda a la conducción. Sin ir más lejos, el programador de velocidad activo ahora tiene función Stop&Go y puede llegar incluso a detener por completo el vehículo y reanudar la marcha de manera automática.

Los faros de leds son de los más completos del mercado, denominados Smart Full Led ALH, tienen 20 módulos que pueden encenderse y apagarse de manera automática para evitar deslumbrar a los vehículos que circulan por delante. Además, tienen seis patrones de iluminación predefinidos que adaptan la anchura y altura del haz en función del ángulo de giro del volante.

El cuadro y la instrumentación

El diseño general del habitáculo y, sobre todo, la organización de mandos y botones del actual Mazda6 son muy parecidos a los del anterior. Uno de los más llamativos está en la instrumentación de las versiones más equipadas, como la probada, que ahora está compuesta por dos esferas analógicas convencionales separadas por una pantalla de 7 pulgadas en la que se muestran los datos del ordenador de viaje y el funcionamiento de las ayudas a la conducción.

También permite modificar algunos parámetros del vehículo. Se ve bien incluso cuando la luz incide directamente sobre ella, pero lo cierto es que no aporta más información que la de menor tamaño que tienen las versiones menos costosas y apenas permite personalizar el contenido. Faltan datos tratándose de un automóvil de su calibre.

Los faros de leds más completos, denominados Smart Full Led ALH, tienen 20 módulos que pueden encenderse y apagarse de manera automática para evitar deslumbrar a los vehículos que circulan por delante. Además, tienen seis patrones de iluminación predefinidos que adaptan la anchura y altura del haz en función del ángulo de giro del volante. Se agradece que se maneje a través del mando giratorio situado tras la palanca del cambio, porque en marcha se puede llevar a cabo sin necesidad de apartar la vista de la carretera.

En todos los asientos se ha mejorado el confort. Los delanteros ahora están rellenos de una espuma de mayor espesor, tienen unas banquetas más anchas, unos respaldos con más apoyo lumbar y unos reposacabezas rediseñados que quedan más cerca de la cabeza de los ocupantes.

Además, como novedad, ahora pueden tener un sistema de ventilación ajustable en tres intensidades distintas. En el caso de la unidad de prueba fue muy útil, dado que el cuero de la tapicería, siendo de buena calidad siempre produce mucho calor cuando el coche se deja al sol y el frescor ayuda a sobrellevarlo.

Los traseros también están rellenos espuma de mayor espesor que los del modelo anterior y una forma distinta. Los anclajes Isofix para sillas infantiles ahora son compatibles con la normativa i-Size, la más moderna, y son más accesibles porque van ocultos bajo unas tapas de plástico, no escondidos entre la tapicería.

Los materiales de recubrimiento han cambiado en algunos lugares pero, en general, la sensación de calidad es similar a la del modelo anterior (donde ya era elevada). La única diferencia está en las versiones con el nivel de equipamiento Signature, que incluyen detalles de acabado específicos que ayudan a crear la sensación de estar ante un coche de mayor calidad: molduras de madera en el salpicadero y en las puertas, revestimientos de ante bajo las salidas de ventilación, asientos de piel en color marrón, un espejo retrovisor interior sin marco, iluminación interior mediante leds, incluidos los parasoles, guantera tapizada y techo en color negro.

Motor progresivo y austero

Los motores de la berlina premium de Mazda son los mismos que tenía la anterior,  aunque se han efectuado cambios para reducir consumos y por lo tanto emisiones, dadas las actuales exigencias de la Unión Europea, las Euro6D Temp, que entraron en vigor en septiembre pasado.

En cuanto a los diésel tienen 2,2 litros de cilindrada, están sobrealimentados mediante dos turbocompresores y se ofrecen con dos niveles de potencia. El de acceso a la gama cuenta con 150cv, mientras que el más podedoro desarrolla 184cv a 4.000 rpm con un par motor de 445 Nm a 2.000 vueltas.

También se ha modificado notablemente la relación de compresión, siendo ahora un poco más elevada, la cámara de combustión tiene una forma distinta para minimizar las pérdidas de energía por transferencia de calor a través de las paredes, y las válvulas de escape están en las nuevas versiones rellenas de sodio, por lo que tienen una mayor resistencia térmica.

Por si fuera poco, el turbocompresor de mayor tamaño en la versión probada, siendo ahora de geometría variable (en el del modelo anterior, que daba 175cv, solo tenía álabes de posición variable el turbo de menor tamaño), por lo que, según Mazda, suministra presión de sobrealimentación de manera más rápida cuando el motor gira a bajas revoluciones.

Otra de las novedades más importantes es la incorporación de un sistema de reducción catalítica selectiva (SCR), a través de la cual se reducen las emisiones de óxidos de nitrógeno (utilizando AdBlue), perjudiciales seriamente para la salud de los habitantes de las grandes metrópolis.

Desde luego los cambios quedan de manifiesto en un  comportamiento excelente en marcha. Como el cambio manual está muy bien acoplado al propulsor, en ciudad apenas se debe utilizar el cambio para contar con potencia suficiente. Y en carretera abierta es una delicia, porque el motor permite ritmos muy elevados, y también regulares a velocidades adecuadas a la circulación.

Por ello, salvo en un uso buscando emociones fuertes o agresivo, el consumo de gasoil resulta muy bajo. Durante la prueba, Horas Punta comprobó a través del ordenador de viaje que este Mazda 6 no pasaba de 5,5 l/100km en aquellas condiciones, aunque puede estirarse hasta los 8 l/100km si se conduce de forma despreocupada y hasta violenta.

Todo de serie y cuero blanco

El acabado Signature Sky es el más completo, pero puede incrementarse con algunas opciones, como el novedoso sistema de cámaras que permite una visión cenital del vehículo; también monta un parabrisas que posibilita la descongelación de los limpiaparabrisas: un sistema de visión en el parabrisas o Head-up display muy completo y de buena calidad (de serie), también disponer de ventilación (además de calefacción) en los asientos delanteros y también un volante calefactable.

Para dotarle de mayor seguridad se han optimizado y ampliado los sistemas activos y pasivos, y también los de ayuda a la conducción. El control de velocidad activo tiene función Stop&Go pudiendo incluso a detener por completo el vehículo y reanudar la marcha de manera automática. Dispone de luces automáticas largas-cortas de última generación.

En las versiones más equipadas, como la probada, hay un reposabrazos central que oculta un compartimento portaobjetos en el que hay dos tomas USB. Otra novedad es que las puertas se cierran de manera automática poco después de que el vehículo comience a circular.

El nivel Signature incluye detalles de acabado específicos que crean la sensación de estar ante un coche de mayor calidad, como las molduras de madera en el salpicadero y en las puertas, revestimientos de ante bajo las salidas de ventilación, asientos de piel en color marrón, un espejo retrovisor interior sin marco, iluminación interior mediante leds, incluidos los parasoles, guantera tapizada y techo en color negro.

FICHA TÉCNICA

Motor

2.191 cc. Motor diésel de inyección directa, common rail, doble turbo, geometría variable e intercooler. Caja de cambios manual de 6 velocidades. Tracción integral inteligente. Potencia: 184 cv. Cx: 0,3.

Prestaciones y consumos

  • Velocidad máxima: 227 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,5.
  • Consumo mixto en prueba: 5,5 l/100 km. Consumos oficiales. Mixto: 4,7 l/100 km. Urbano: 5,5 l/100 km. Extraurbano: 4,1 l/100 km.

Emisiones de CO2

124 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.870 mm. Anchura: 1.840 mm. Altura: 1.450 mm. Peso en vacío: 1.621 kg. Capacidad maletero: 480 litros. Capacidad del depósito de combustible: 62 litros.

LO MEJOR

Silencio de marcha. Comportamiento. Confort. Equipamiento. Diseño. Acabados. Consumo.

LO PEOR

Plaza central. Start&Stop algo brusco. Precio con opciones.

PRECIO: 40.375 euros

(Aparte quedan los posibles descuentos de la marca, las subvenciones oficiales y el equipo opcional)