OPEL COMBO LIFE 1.5 TD 130cv Innovation: Trabajo y ocio, todo en uno

0
20

Tras la moda de los monovolúmenes, ahora a la baja aunque sigan vendiéndose varios modelos de éxito, y la tendencia actual por los todocaminos, SUV o todoterrenos ambivalentes, los vehículos comerciales ligeros se incluyen de alguna forma entre ambos, dada la polivalencia de las versiones más sofisticadas. El Opel Combo es un buen representante de estos últimos, que alcanza su cuarta generación.

El Opel Combo Life es un vehículo pensado para el transporte de pasajeros que se puede pedir con dos longitudes de carrocería y con cinco o siete plazas. La unidad probada era la corta para cinco pasajeros. Es un hecho que además es un vehículo de trabajo, de carga media, muy útil para muchas profesiones.

Por el buen nivel de refinamiento con que circula y la posibilidad de tener un equipamiento amplio, como era el de la unidad de prueba de Horas Punta, puede ser una alternativa a monovolúmenes o SUV compactos de longitud similar.

Dado que la marca Opel pasó a pertenecer hace más de dos años al grupo PSA (Peugeot-Citröen), no extraña que el nuevo Combo Life haya sido diseñado y desarrollado, en su mayor parte, por él. Esa es la razón por la que hay gran cantidad de semejanzas con el Citroën Berlingo Multispace y con el Peugeot Rifter, ambos de 2019, modelos contra los que compite y entre los que se sitúa en un punto medio por precio.

Gama muy completa

La gama de motores es idéntica a la de sus “colegas”, compuesta por tres diésel de 76, 102 y 130cv, todos con cuatro cilindros y 1,5 litros de cilindrada, y dos de gasolina de 110 y 130cv, ambos de tres cilindros y 1,2 litros. Habrá una variante eléctrica, tan en boga últimamente.

En la gama hay tres cajas de cambios: manual de 5 velocidades (para los diésel de 75 y 100cv), manual de 6 velocidades (para el diésel de la prueba, de 130cv, y el gasolina de 110cv) y automática de convertidor de par y 8 relaciones (de serie para el de gasolina de 130cv y en opción para el diésel de 130cv). El selector de la caja de cambios automática no es una palanca, sino una ruleta giratoria, y su manejo manual se hace con unas levas que hay tras el volante.

La tracción es en las ruedas delanteras y se puede instalar un sistema de ayuda al descenso de pendientes y otro que mejora la tracción sobre firmes deslizantes, asociado a unos neumáticos de tipo mixto. Está disponible también el Combo Life con tracción total y una carrocería con mayor altura libre al suelo, que se fabrican en la factoría de PSA en Vigo, como cualquier otro Combo Life, pero se enviarán posteriormente a Francia para su transformación.

Hay dos tamaños de carrocería, una de 4,40 metros de longitud que es la probada, y otra de 4,75 metros, larga. La distancia entre ejes es 2,79 y 2,98 metros respectivamente, mientras que la altura es siempre la misma: 1,84 metros. Con ambas carrocerías se puede pedir una tercera fila de asientos, compuesta por dos plazas extraíbles, para poder llevar a un total de siete pasajeros (el nivel de equipamiento ha de ser Selective). En los Combo Life largos con siete plazas, las dos posteriores son desplazables longitudinalmente por un carril.

Capacidad y amplitud

Para acceder a la segunda fila de asientos hay una o dos puertas laterales deslizantes y manuales (depende del nivel de equipamiento). Esta fila puede ser un banco de tres plazas dividido en dos porciones (40/60) o bien, tres asientos individuales que se pueden plegar pero no extraer ni deslizar en sentido longitudinal, como era el caso de la unidad probada.

Con las dos configuraciones de plazas posteriores, hay fijaciones para sillitas infantiles en las tres plazas. El asiento del acompañante también es abatible y con él en esa posición, se pueden meter objetos de hasta 3,05 metros de longitud. El habitáculo está repleto de huecos de distintos tamaños en los que dejar objetos.

En los Combo Life más equipados, como el Innovation probado, la banqueta trasera tiene tres asientos individuales. En los menos equipados hay una banqueta formada por dos piezas, con dos asientos en una y uno en la otra. En ambos casos, los respaldos son plegables y quedan prácticamente enrasados con el piso del maletero.

El portón del maletero es de una sola hoja y se abre de abajo hacia arriba. Como es un portón grande y no puede abrirse si el vehículo se deja cerca de una pared, existe la posibilidad de acceder al espacio de carga a través de la luneta, que también se abre de abajo hacia arriba. Con cinco plazas, el volumen del maletero en la versión de longitud corta es 597 litros y en la versión larga es 850 litros. Manejar el portón es dificultoso por sus dimensiones y peso.

La principal virtud del Opel Combo Life frente a monovolúmenes y todoterrenos ligeros de longitud similar, es que su habitáculo ofrece más anchura, detrás pueden viajar tres adultos cómodamente, y mucho espacio libre hasta el techo. Esto puede ser un factor de compra importante para familias con varios integrantes altos, o con tres hijos pequeños que precisen de sillitas infantiles. El Combo Life corto y con techo solar no es compatible con disponer de la tercera fila de asientos.

Huecos para dar y tomar

El piso del habitáculo está algo más alto de lo habitual, pero el acceso es cómodo, especialmente en la fila trasera, pues las puertas correderas dejan un vano grande que facilita mucho algunas tareas, como colocar a un niño en su sillita o ayudar a una persona con poca movilidad a acomodarse. Los asientos son confortables, pero distan un poco de serlo tanto como en un monovolumen o todoterreno; la sujeción lateral es escasa y la posición es erguida, tanto al volante como en la fila trasera, donde los respaldos no se pueden reclinar y van cercanos a la vertical.

El interior está muy bien provisto de distintos huecos para dejar objetos, tanto al alcance de los ocupantes de las plazas delanteras como traseras. En el lado del acompañante hay dos guanteras. La superior es de tamaño generoso, porque el airbag de ese lado está montado en el techo, está refrigerada y tiene tomas USB y aux. En la fila posterior hay unos espacios a los que se accede mediante unas trampillas en el piso. En opción se puede instalar una pieza que prolonga la consola central entre los asientos, que forma un hueco en el que cabe con mucha holgura una botella de 1,5 litros.

El techo panorámico de cristal tiene una cortinilla accionada eléctricamente para disminuir la radiación solar en el interior. Si está montada dicha opción (en la unidad probada lo estaba, hay un espacio de almacenamiento que recorre longitudinalmente el techo, con piezas divisorias para que no se muevan mucho los objetos y que va decorado con iluminación de leds.

Adicionalmente, hay unos espacios ubicados por encima del maletero que se pueden cargar tanto desde el interior como desde el exterior (abriendo la luneta) y tienen una capacidad de 36 litros. El único hueco portaobjetos ubicado en el techo de serie con todos los niveles de equipamiento es una bandeja que hay sobre las plazas delanteras, por encima de los parasoles.

El maletero es muy aprovechable gracias a que sus formas son regulares. Introducir y sacar objetos es cómodo, porque el borde de carga va muy bajo y es sencillo llegar a los elementos que están en la zona más alejada del vano. Está enmoquetado, tiene cuatro ganchos en el piso para sujetar la carga y un punto de luz en el lado izquierdo.

La bandeja cubre-equipajes tiene dos posiciones principales: una superior y otra intermedia en la que puede actuar como divisor de carga¸en este caso, Opel recomienda no poner objetos sobre ella que en conjunto pesen más de 25 kg. Adicionalmente, se puede colocar en una tercera posición, pegada a los respaldos de los asientos traseros, para que no moleste si se desean llevar objetos altos.

La bandeja es una pieza grande y algo aparatosa; una virtud es que puede doblarse por en un tercio de su profundidad, prescindiendo de los habituales cordones anclados al portón.

En la consola y el entorno del conductor los elementos están dispuestos de manera lógica y no cuesta familiarizarse con su funcionamiento. Los mandos del sistema de climatización tienen botones físicos, algo poco frecuente en la mayoría de modelos actuales de Peugeot y Citroën.

Los plásticos de recubrimiento del habitáculo no son de una calidad elevada, aunque esto es habitual en vehículos derivados de comerciales, como este. Hay profusión de plásticos duros y de tacto menos refinado que en otras alternativas.

Buenas impresiones al volante

Para conducirlo se va sentado alto con respecto al suelo del habitáculo y con las rodillas flexionadas. Es una postura de conducción cómoda y diferente a la común en un turismo familiar y en algunos SUV, en los que se va con las piernas más estiradas. La visibilidad hacia el exterior desde el puesto del conductor es buena, pues la superficie acristalada es grande, aunque el pilar central es muy ancho en su parte inferior y resta algo de visión lateral.

Esta versión del Combo Life invita a hacer una conducción tranquila, una conducción en la que disfrutar más de la compañía de los pasajeros que del propio hecho de conducir, o bien de distribuir la carga que se lleve o se realicen las gestiones necesarias de forma adecuada.

Es, ante todo, un coche confortable, gracias a una suspensión que amortigua los baches con suavidad, más propia de un turismo que de un derivado de un comercial ligero. Además, el aislamiento acústico del habitáculo es bueno, quedándose algo por detrás del de turismos o SUV de su categoría, quizás por su diseño muy cuadrado y sus dimensiones.

Sus cualidades dinámicas en curva se alejan un tanto del de un turismo o un SUV, debido a que balanceo de la carrocería es notable, la dirección tiene un tacto muy asistido que deja sentir poco la carretera, la palanca del cambio de marchas tiene unos recorridos largos e imprecisos y los pedales, aunque permiten dosificar bien la fuerza que se envía a las ruedas, están colocados de una forma poco natural a la que hay que acostumbrarse, porque con la punta del zapato se toca el brazo de sujeción del pedal.

Además, los asientos dan poca sujeción lateral. El Volkswagen Caddy, de nuestra otra prueba, es un comercial que tiene un tacto de conducción algo más preciso y resulta más aconsejable para quienes valoren esta característica. A pesar de ello, este Opel no transmite una sensación de especial torpeza en sus reacciones e inspira confianza si se busca el límite de adherencia de los neumáticos.

Un motor enérgico

Este diésel tiene un buen compromiso entre prestaciones, refinamiento y consumo. Es un motor que vibra poco en toda circunstancia y que prácticamente siempre da un consumo bajo. En un recorrido mixto, carretera, ciudad, autovía, a velocidades legales o muy próximas, el consumo se quedó en apenas 5,9 l/100km.

De ahí, que sus prestaciones sean ligeramente peores que las de un todocamino compacto o un monovolumen de longitud similar. Pese a que en absoluto se tiene la sensación de conducir un vehículo veloz, creo que este motor casa muy bien con lo que se espera del conjunto y consigue moverlo con soltura incluso con mucha carga. La sexta velocidad es muy aprovechable porque no suele hacer falta reducir una o dos marchas cuando hay que mantener el ritmo en pendientes por autovía.

Si se pisa el acelerador el coche funciona magníficamente, con una respuesta ágil y vivaz, no sucede lo mismo cuando se trata de moverse por ciudad, ya que a velocidades cortas hay que manejar más de lo deseado la palanca del cambio, porque pierde fuerza.

Completo en seguridad y confort

La prueba se realizó con una unidad que llevaba el equipamiento más completo y además con opciones, lo que acrecentaba una sensación de conducir un SUV más que un derivado de un comercial ligero.

Desde el nivel básico son de serie el aviso de fatiga, alerta y frenada de emergencia por riego de colisión frontal, y alerta por cambio involuntario de carril. Las llantas pueden ser de 16 o 17 pulgadas.

Además puede montar cámara trasera de ayuda al aparcamiento (no lo llevaba nuestro coche), sistema de proyección de información en el parabrisas (head-up display), programador de velocidad activo (puede funcionar coordinadamente con el sistema reconocimiento de señales de tráfico de velocidad máxima y preguntar al conductor si desea adaptar a la velocidad del vehículo a la máxima permitida en la vía), asistente de aparcamiento (tampoco lo montaba), y asistente lateral, que sirve para asistir al conductor en los giros a baja velocidad, avisando de la presencia de bolardos, barreras o columnas (opción no contemplada tampoco).

El sistema de información y entretenimiento más costoso tiene una pantalla táctil de 8 pulgadas. Todos los sistemas multimedia son compatibles con Apple CarPlay y Android Auto. En las plazas delanteras puede haber una superficie de recarga inalámbrica, una toma de corriente de 230 voltios y dos tomas de tipo USB, que sí las llevaba la unidad probada. En las plazas posteriores hay otras dos tomas USB y, en función del nivel de equipamiento, salidas de ventilación centrales.

También dispone para las plazas traseras de mesitas plegables, elevalunas eléctricos, cortinillas, tomas USB para la recarga de dispositivos móviles y unas salidas de aire del sistema de climatización, con caudal regulable mediante botones. Los dos asientos delanteros y el volante pueden tener calefacción, y también está disponible en opción un parabrisas térmico.

La unidad probada llevaba climatizador bizona, navegador, puertas laterales traseras correderas manualmente, cuatro elevalunas eléctricos, etc.

FICHA TÉCNICA

Motor

1.499 cc. Motor diésel de 4 cilindros en línea, inyección directa common rail, con turbo, geometría variable e intercooler. Caja de cambios manual de 6 velocidades. Tracción delantera. Potencia: 130 cv.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 185 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,6.

Consumo mixto en prueba: 5,9 l/100 km. Consumos oficiales. Mixto: 4,3 l/100 km. Urbano: 4,8 l/100 km. Extraurbano: 4,0 l/100 km.

Emisiones de CO2

113 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.403 mm. Anchura: 1.848 mm. Altura: 1.841 mm. Peso en vacío: 1.195 kg. Capacidad maletero: Desde 597 litros hasta 2.126 con los respaldos de la segunda fila de asientos abatidos. Capacidad del depósito de combustible: 50 litros.

LO MEJOR

Comportamiento. Muchos huecos. Maletero. Equipamiento. Consumo. Suspensión.

LO PEOR

Portón trasero grande y pesado. Consola central baja y resbaladiza. Plásticos duros.

PRECIO: 25.690 euros

(Aparte quedan los descuentos de la marca, las posibles subvenciones oficiales y el equipo opcional).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí