Opel Grandland X 2.0 TurboD Automático 180cv Ultimate: Un SUV por descubrir

0
70

Lleva dos años en el mercado pero todavía es un desconocido entre el gran público. El Grandland X es el todocamino o todoterreno moderno de mayor tamaño de la firma alemana Opel, por encima del Mokka X y del Crossland X. Y también es el más completo y tiene un precio más asequible que la mayoría de opciones similares de otras marcas, sobre todo en lo que se refiere a las mecánicas diésel.

Por el momento, la gama de motores está compuesta por dos motores de gasoil, una con 130cv y la otra de 180cv, que es una de cuyas unidades ha probado Horas Punta. Además dispone de otros dos de gasolina de las mismas potencias. Todas las versiones llevan tracción delantera, sin que haya la 4×4 ni opcionalmente, aunque sí con un sistema que mejora la capacidad de tracción en firmes deslizantes. El año próximo habrá una versión híbrida enchufable que sí tendrá tracción a las cuatro ruedas.

El cambio automático de ocho relaciones de tipo convertidor de par está asociado necesariamente al motor diésel probado y, también al nivel de equipamiento más alto, el Ultimate, como asimismo a su homólogo de gasolina. Y, por cierto, su comportamiento es excelente, tanto por su precisión como por su suavidad, con la única excepción en el paso de segunda a tercera si se transita por una calle como mucha pendiente o cuesta.

Opel ha sabido diferenciar claramente su producto del de Peugeot (3008). Además de los cambios estéticos, hay otros dos más importantes: el Opel parece estar acabado con materiales menos sofisticados que el Peugeot. De ahí que los precios varien. La sensación que dan es que el Grandland X está orientado a quien busque un interior más funcional y no le importe que el diseño interior sea más tradicional. Hay bastantes huecos en la consola para dejar objetos y tiene una disposición de los botones de la misma muy bien organizados.

La segunda gran diferencia es que el Opel tiene un interior más convencional, con el volante de tamaño normal y la instrumentación se ve a través del aro, también de forma habitual. Recordemos que la instrumentación del Peugeot se consulta por encima del volante, lo que obliga a que este sea muy pequeño, esté achatado y quede cerca de las piernas. En este caso se obliga a una fase de adecuación, por lo inhabitual que es en el mercado.

El climatizador en temporadas con climatología de otoño-invierno comienza a expulsar aire nada más poner el coche en marcha, antes de que se haya podido calentar el circuito, algo que al menos se produce con rapidez. En muchos coches es habitual que hasta que el líquido no esté caliente, no salga aire.

Interior cuidado

El Grandland X es un modelo amplio para cuatro ocupantes, porque el que viaje en el centro de atrás irá justo de anchura, y con un maletero grande. No sobresale por la calidad de los materiales que recubren el habitáculo, pues son bastante normales pero con buena presencia y tiene un diseño bastante convencional, pero atractivo.

La guantera no está tapizada, aunque sí lleva iluminación, lo cual se agradece, y tampoco lo está el pequeño cajón que hay por delante de la rodilla del conductor. Otro elemento que le diferencia del 3008 es el cuadro de instrumentos, pues el del Opel es el tradicional de agujas, mientras que el del Peugeot es una pantalla.

Los asientos pueden ser de dos tipos, los normales y unos más trabajados que dan más apoyo lateral (denominados AGR). Pueden ir tapizados, bien mixtos, de piel y tela, o únicamente en piel.

Los delanteros pueden tener un sistema de ventilación y las cuatro plazas laterales pueden ir calefactadas, y para el volante también se puede pedir una función que lo, circunstancias todas ellas que llevaba la unidad probada por Horas Punta.

En las plazas delanteras hay una toma de 12V, otra entrada USB y opcionalmente, una superficie de recarga inalámbrica para teléfonos en el cajón que hay bajo el apoyabrazos, que también montaba el Grandland probado, y en la que el móvil se  sujeta en una posición inclinada mediante una cinta elástica, que lo sujeta. El problema es que debe estar oculto bajo el apoyabrazos mientras se conduce, aunque así no se utiliza en marcha. En las plazas posteriores también puede haber una toma USB y otra de 230 V, que asimismo lo llevaba esta unidad.

Amplitud y buen maletero

La altura interior es grande, suficiente para que quepan pasajeros de casi dos metros en cualquiera de las filas si no está montado el techo solar. En general, el interior es espacioso para cuatro pasajeros; para cinco ocupantes faltará anchura. Lo curioso es no está disponible un sistema que permita ajustar longitudinalmente la posición de la banqueta, cosa que en Crossland X, un modelo más pequeño, sí lo está. Detrás, hay dos anclajes Isofix en los asientos de los extremos.

Los respaldos de los asientos posteriores están divididos en dos partes en proporción 1/3 y 2/3. Se pueden abatir tirando de unas palancas que hay en las paredes del maletero, o bien, pulsando un botón que hay en cada una de las partes. Si el tablero mencionado en el párrafo anterior está en su posición superior, este queda enrasado con el respaldo de los asientos. Cuando los respaldos se vuelven a colocar en su posición original, los cinturones de seguridad quedan atrapados por detrás de los mismos.

El maletero es muy grande; con 515 litros de capacidad, a la altura de los mayores del segmento. Está divido en dos partes por un tablero que crea un pequeño doble fondo. El sistema de apertura y cierre del portón con un gesto del pie, disponible solo con el sistema de acceso sin llave, funciona mejor que en casi todos los coches de su categoría.

Existe una malla opcional diseñada para ser colocada en vertical, separando la zona de carga de la ocupada por los pasajeros, tanto si se usan las dos filas de asientos como solo la primera. También hay una toma de corriente de 12 V en el maletero y dos ganchos para colgar bolsas.

La chapa exterior de la puerta abraza la parte inferior de la carrocería; esto evita que la zona donde roza la pierna al salir del coche se ensucie. En la unidad probada se oían, al circular sobre un firme adoquinado, ruidos producidos por piezas de plástico que parecían rozar entre sí.

Motor silencioso y suave

El propulsor más novedoso en la gama, el que nos ocupa precisamente, funciona con mucha suavidad, apenas se perciben ruidos, ni procedentes del motor, ni aerodinámicos o de rodadura. Tampoco vibraciones cuando se viaja en él. El confort de marcha es excelente.

Este dos litros diésel da un empuje intenso que permite realizar incorporaciones o adelantamientos en vías de doble sentido con tranquilidad. Combinando autovía y carreteras secundarias a partes iguales con tramos en zonas urbanas, se comprueba su buena aceleración y agilidad. El gasto de gasoil se quedó en unos buenos 6,6 l/100km.

Como sucede con otros modelos  que posibilidad tener mecánicas diferentes, posiblemente el motor de 130cv sería suficiente, ahorrándose algunos miles de euros y bajando algo el consumo. Claro que en caso de necesitar esos caballos de más que lleva este dos litros o de buscar divertimiento al volante estará algo falto de fuelle. Pero para una circulación racional y tradicional el de 130cv puede ser una gran opción de compra.

No hay versiones de tracción total, pero la delantera que viene de origen se puede mejorar con el opcional Grip Control, un control de tracción más evolucionado que el de serie, que se ofrece conjuntamente con unos neumáticos de tipo M+S, que proporcionan un poco más de adherencia sobre superficies deslizantes que unos de verano. Aún con este sistema, no es el vehículo adecuado si el uso que se le va a dar es fuera del asfalto en condiciones exigentes, circunstancia común para el 90% de los SUV que abundan en el mercado.

Caja automátiva de 8 marchas

El Opel Grandland X con el motor diésel de 180cv es muy veloz, y la caja de cambios automática de ocho velocidades ayuda a ello, porque aprovecha muy bien cada una de ellas, dotando al propulsor de mucha energía en cada momento. O lo que es igual, traslada la fuerza de forma muy constante desde un régimen bajo hasta su límite de giro. Como es habitual, tiene un modo manual que permite elegir las relaciones, pero este solo se puede controlar desde la palanca de la caja de cambios y no mediante levas detrás del volante.

El consumo durante los días de la prueba resulta bastante contenido, aunque no bajo, quedándose en 6,6 l/100km, lejos de los valores oficiales. El recorrido realizado combinaba como siempre tramos de autovía, de carretera y zonas urbanas.

El tacto de conducción es agradable y da siempre la sensación de control que se demanda de cualquier vehículo. Sin embargo, la dirección es algo lenta, lo que provoca que el conductor tenga que girar más el volante para conseguir que las ruedas delanteras tuerzan lo deseado. Es sobresaliente el silencio de marcha, tanto por la baja rumorosidad, existente pero no molesta, como la aerodinámica y la de rodadura.

En cualquier caso, la conducción del Grandland X resulta satisfactoria. La suspensión es cómoda, sin pecar de ser blanda, y sujeta bien la carrocería. No balancea en curvas pronunciadas, aunque tampoco lo hace dejando la carrocería casi plana y, sobre todo, no interfiere de manera apreciable en la trayectoria.

Completo en seguridad y confort

Hay tres niveles de equipamiento, aunque no todos los motores pueden asociarse a cada uno de ellos. El más costoso, Ultimate, solo se puede pedir con el motor probado, el diésel de 180cv o el de gasolina de 130cv y tiene un equipamiento de serie muy abundante que incluye todo lo habitual y comentado en la información general. Los otros dos se denominan Selective y Excellence.

Lleva programador de velocidad activo con frenado de emergencia automático y detección de peatones, asistente de aparcamiento, sistema de cámaras de visión cenital del coche y de sus alrededores, portón trasero de apertura automática mediante un movimiento del pie, zona de recarga inalámbrica para móviles, faros de leds, techo panorámico de cristal (que no llevaba la unidad probada), sistema multimedia IntelliLink con pantalla de 8 pulgadas, dispositivo de asistencia en línea Opel On Star que ya tienen otros modelos, y un punto de acceso wifi.

También equipa aviso de cambio involuntario de carril con corrección de la trayectoria, faros adaptativos, asientos delanteros y traseros calefactados,y ventilados los delanteros, equipo de audio, con navegador 5.0, 2 tomas USB, 6 altavoces, proyección del Smartphone en pantalla, llantas de aleación de 19 pulgadas, etc. Como opción montaba tapicería de cuero con reglajes eléctricos.

Las unidades con nivel de equipamiento Ultimate, como esta, tienen un recubrimiento más lujoso del salpicadero y las puertas, con un plástico de tacto más blando en el que se han insertado pespuntes que simulan cuero.

FICHA TÉCNICA

Motor

1.997 cc. Motor diésel de 4 cilindros en línea, inyección directa con turbo e intercooler. Caja de cambios automática de 8 velocidades. Tracción delantera. Potencia: 180 cv.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 214 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,1 seg.

Consumo mixto en prueba: 6,6 l/100 km. Consumos oficiales. Mixto: 4,9 l/100 km. Extraurbano: 4,6 l/100 km Urbano: 5,3 l/100 km..

Emisiones de CO2

128 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.477 mm. Anchura: 1.856 mm. Altura: 1.609 mm. Peso en vacío: 1.575 kg. Capacidad maletero: Desde 514 litros hasta 1.652 con los respaldos traseros abatidos. Capacidad del depósito de combustible: 53 litros.

LO MEJOR

Comportamiento. Maletero. Equipamiento. Consumo. Amplitud. Confort de marcha.

LO PEOR

Tacto pantalla. Plaza central trasera. Precio.

PRECIO: 40.200 euros

(Aparte quedan los descuentos de la marca, las posibles subvenciones oficiales y el equipo opcional)