RENAULT ESPACE TCe 225cv EDC 7 plazas 4Control Initiale París: Viajar es un placer

0
34

El icono mundial de los monovolúmenes mantiene su pujanza en un mercado que les niega el pan y la sal a este tipo de vehículos familiares, cuya mejor época ha pasado. El Espace, o “la” Espace, como se la conoce familiarmente, nació en ¡¡1984!! y aún está entre los más vendidos de su segmento, en el que algún premium le discute el liderazgo.

En tan larga trayectoria, con cinco generaciones, ha sufrido muchos cambios e incluso la actual, surgida en 2015 y reestructurada dos años más tarde, puede lucir las cinco estrellas del organismo independiente EuroNCAP le otorgó por su gran seguridad, tanto pasiva como activa. Ese sustituyó al anterior, surgido en 2002, que tuvo una larguísima y exitosa trayectoria comercial.

Ofrece un gran confort de marcha, y en la unidad probada, gasolina, tracción a las cuatro ruedas, 225cv de potencia y cambio automático, resulta un vehículo muy cómodo, con unas suspensiones adecuadas para ofrecerlo, espacio interior, con muchos huecos y multitud de controles para hacer la vida dentro más fácil y agradable.

Actualmente actual, la gama está compuesta por dos motores diésel de 1,6 litros de cilindrada y 131cv y 160cv, y uno de gasolina de 1,8 litros y 225cv. Todos están sobrealimentados por un turbocompresor, excepto la versión de 160cv, que tiene dos.

Renault ha realizado dos cambios en la gama desde su último lanzamiento. El más reciente y significativo se produjo en noviembre pasado, cuando modificó los motores que entonces ofrecía. El de gasolina probado por Horas Punta, que en julio de 2017 reemplazó a otro que tenía 200cv, pasó a contar con filtro de partículas para poder adaptarse a la nueva normativa de emisiones que empezó a regir en septiembre.

El Espace cambió dos características respecto a sus predecesores. Una, que perdió algo de espacio interior, que a pesar de ello, es más que suficiente, y, la segunda, que ahora tiene la posibilidad de circular por vías sin asfaltar sin tocar en el suelo, cosa que sí ocurría antes.

Lo primero se debe a que la altura total de la carrocería se redujo entre 12 y 14 cm, y lo segundo, es que ahora está 4 cm más separado del suelo. Estos cambios alteran mucho sus proporciones y la silueta, que no es la clásica de un monovolumen de gran tamaño, lo que le hace más atractivo. Tanto, que la  última generación del superventas Scenic se parece como una gota de agua a otra, aunque en un formato menor.

Motor silencioso

Con el motor de gasolina de 225cv el Espace tiene muy buena capacidad de aceleración. Se mueve con desahogo desde bajas revoluciones y permite hacer adelantamientos con un buen margen de seguridad. El consumo de carburante es muy sensible al uso que se haga del acelerador.

Este propulsor es silencioso y refinado, nada que ver con aquel de 200cv que era bastante ruidoso y áspero en sus reacciones. Mueve con mucha soltura al vehículo y da unas prestaciones muy buenas. Como el par motor máximo de 300 Nm, está disponible desde unas 1.800 revoluciones, y por debajo de este régimen también es alto, no hace falta pisar mucho el acelerador para ganar velocidad.

Durante la prueba a que lo sometió Horas Punta, siempre respetando los límites legales, a buen ritmo pero con suavidad en vías de doble sentido y llana, y haciendo uso de toda la potencia solo durante los adelantamientos, además de adentrarnos en algunas poblaciones en las que se hicieron varios kilómetros, el consumo marcado se fue hasta los 8,5 l/100 km. Es un consumo moderado pero, probablemente, muy sensible al uso que se hace del acelerador.

En su interior se viaja bien pues, además de silencioso, las vibraciones o las irregularidades quedan relativamente bien atenuadas. Este motor únicamente está disponible en combinación con una caja de cambios automática de doble embrague y seis relaciones. Su funcionamiento es adecuado, pero adolece de falta de brío en maniobras, pues no permite mover el coche con suavidad y en la medida precisa que desea el conductor.

Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con la opción de dirección en las cuatro ruedas, que incluye una amortiguación de dureza variable. Este elemento ayuda en las maniobras a baja velocidad y hace que la respuesta en curva sea mejor. Lo primero se nota siempre que el coche circule a una velocidad superior a unos 5 km/h, que es cuando las ruedas posteriores comienzan torcer hacia el lado contrario a las delanteras. Ayuda cuando es necesario cambiar de sentido, al doblar calles que formar un ángulo muy cerrado respecto a la que vamos a tomar o para circular por aparcamientos, pero no sirve de nada para aparcar pues esta maniobra se suele realizar a menos de esos 5 km/h.

Una gran pantalla

El habitáculo tiene un diseño agradable, moderno, en el que llama la atención la pantalla de la consola. Está colocada, al contrario de lo que es habitual, de forma vertical. Desde ella se maneja todo lo relacionado con el sistema multimedia (equipo de sonido, teléfono y navegador) y multitud de cosas más, como el climatizador, los masajes de los asientos delanteros o todo aquello que es configurable en el coche (que son muchas cosas y que depende de la cantidad de equipamiento de la unidad en particular).

Esta pantalla, al estar colocada en la parte alta de la consola, se consulta con facilidad. Además, responde a las órdenes que se hacen con los dedos sin más que rozar ligeramente su superficie. En este sentido, es posiblemente la mejor pantalla que actualmente tiene Renault.

Se ha integrado en ella la práctica totalidad de las funciones, excepto algunas del sistema de climatización (para ello hay unos botones) y del sistema de sonido, que se controlan desde unos mandos ubicados en la columna de la dirección. Si se desea controlar alguna de las funciones que no sean las anteriormente descritas, como por ejemplo elegir una presintonía, es necesario mirar la pantalla e incluso realizar varios pasos previos para llegar al menú que se desea.

Hay cosas especialmente difíciles de hacer mientras se conduce, y que por lo tanto es mejor no hacerlas, como cambiar manualmente la frecuencia de la radio, ya que hay que deslizar el dedo sobre un dial que aparece en la pantalla. Para este tipo de cosas son preferibles botones o ruletas tradicionales.

Tres filas y siete plazas

Hay versiones con cinco asientos o de siete en tres filas, como la unidad en cuestión. En las plazas de la última caben dos adultos de talla media, pero como es habitual en todos los modelos del mercado de menos de 5 metros, no son cómodas, porque no hay mucho sitio a su disposición. El maletero, en este caso, es de los mayores de la categoría.

Una opción muy interesante es la posibilidad de pasar el interior del Espace de cinco (o siete) a cuatro plazas (o seis). Esta transformación se hace una vez fabricado el coche a partir del nivel de equipamiento Initiale Paris, y conlleva la sustitución de la segunda fila de pasajeros por dos asientos individuales iguales a los de las plazas delanteras, con reglajes eléctricos y calefacción (pero sin ventilación) y de una consola central entre ambos. El piso del maletero se cubre con una tapa de madera de color azul que va cubierta con una nueva moqueta a medida.

El Espace probado tenía siete plazas. Las del conductor y acompañante son sumamente confortables, con regulaciones eléctricas, asiento extraíble para acomodar mejor las pantorrillas, colección y aire frío. Las de la segunda fila están compuestas por tres asientos de idéntico tamaño, se pueden desplazar longitudinalmente 15 cm y tienen anclajes Isofix y Top Tether. Y además resultan cómodas, recogiendo bien lateralmente.

En esta fila intermedia hay altura suficiente para que pasajeros de algo más de 1,90 de estatura quepan sin que la cabeza les golpee contra el techo; pero no sobra nada de sitio. Si está instalado el techo panorámico, como fue en nuestro caso, se pierden unos cinco centímetros de altura, y además el conductor y el acompañante también verán mermada la distancia, pues los parasoles se quedan algo bajos y si se colocan con el asiento alto en frenazos pueden golpearse la cabeza con el borde de estos.

La posibilidad de colocar cada asiento a diferente nivel, gracias al desplazamiento longitudinal, viene bien para evitar que choquen los hombros de los ocupantes si éstos son corpulentos, puesto que la anchura entre puertas no es tan grande como puede presumirse.

En la segunda fila de asientos hay salidas de ventilación en los laterales de la carrocería y bajo los asientos delanteros, y también en la prolongación de la consola que hay entre las plazas delanteras, donde se encuentra el mando para variar el caudal del aire, además de una toma de corriente de 12V y otras dos de tipo USB.

Los asientos opcionales que conforman la tercera fila son también individuales y no tienen ajustes. Para que sus ocupantes tengan un mínimo de espacio para las piernas, es necesario adelantar algo los de la fila inmediatamente anterior.Llevan luces de lectura, dos salidas de aire y reposabrazos mullidos en los laterales. Como habitualmente ocurre en los modelos de la competencia, estos asientos van muy cerca del suelo, lo que obliga a sus ocupantes a llevar las rodillas muy elevadas respecto al cuerpo.

Cada uno de los asientos de la segunda y tercera filas se pueden plegar cómodamente pulsado un botón que hay en el maletero (hay uno por asiento, además de uno para todos) o desde uno de los menús de la pantalla del salpicadero. Para colocar los asientos en su posición de servicio, hay que hacerlo necesariamente a mano, pero no es una tarea complicada ni que requiera mucha fuerza. En general todas las operaciones que se pueden hacer con cada uno de los asientos se realizan sin mucho esfuerzo. Ninguno se puede sacar del interior, a diferencia de lo que ocurría en el anterior Espace, pero los de la tercera fila se esconden al ras del piso del maletero.

Visibilidad, confort y huecos

La postura de conducción es ligeramente más erguida que la de un turismo. La visibilidad hacia delante es muy buena puesto que los montantes del parabrisas son muy estrechos. No hay demasiados huecos alrededor para vaciarse los bolsillos o dejar cosas de mediano tamaño y varios de ellos no quedan a mano, como los que hay bajo la consola, que exigen forzar la posición del brazo para llegar al mismo. Este espacio es más pequeño en las versiones con cambio manual que en las automáticas.

El cuadro de instrumentos es una pantalla con distintas posibilidades de visualización. Opcionalmente dispone del sistema Head up Display, que permite ver algunas informaciones (velocidad, indicaciones del navegador y otras advertencias) sobre una lámina de plástico que hay sobre el salpicadero, y que se esconde a voluntad. Su función es disminuir el tiempo que se desvía la vista de la carretera al consultar esos datos (la pantalla táctil de la consola consigue exactamente lo contrario) y evitar los cambios continuos de enfoque.

La palanca del cambio automático se maneja desplazándola con pequeños toques, tras lo que retrocede automáticamente al punto inicial. Donde cae el dedo pulgar, que es donde normalmente está el botón de desbloqueo de la palanca en los cambios automáticos, hay un botón que selecciona la posición P, que deja inactiva la transmisión. Requiere habituarse a ello y a veces se pulsa ese botón sin querer cuando queríamos maniobrar, por lo que en vez de seleccionar el avance (D) o el retroceso (R), el coche quedaba frenado.

La guantera es un cajón que se abre horizontalmente tras pulsar un botón. Si el copiloto lleva las rodillas cerca del salpicadero, no podrá abrirla. Tiene 12 litros de capacidad, está iluminada y climatizada.

Maletero muy amplio

El Espace de cinco plazas tiene un maletero de 680 litros de capacidad, que puede aumentarse hasta 785 litros si se adelantan al máximo los asientos de la segunda fila. Si cuenta con siete plazas, cuando solo se utilizan las cinco de las dos primeras filas, tiene 614 y 719 en cada configuración; si se usan las tres filas de asientos, el volumen es 247 litros.

El equipaje queda oculto por una cortina enrollable. Si se adelantan los asientos de la segunda fila, no hay nada que cubra el espacio desde ellos hasta el carrete donde se enrolla la cortina. Tampoco hay anclajes en el techo para colocar verticalmente una red que separe la zona de carga del habitáculo si se desea utilizar el espacio de carga hasta el techo

La rueda de repuesto, en caso de tenerla ya que es opcional y de emergencia, es más pequeña que el resto y va colocada en el exterior, por debajo del maletero. En nuestra unidad de pruebas, el doble fondo del maletero estaba ocupado por el amplificador del sistema de sonido y las herramientas están en un cajón que hay bajo la superficie donde los ocupantes de la segunda fila apoyan los pies.

Función Multi-Sense

Renault Multi-Sense es una función, disponible únicamente en las versiones con cambio automático como la probada, que permite seleccionar entre cuatro conjuntos de ajustes posibles de los elementos relacionados con la conducción. Desde la respuesta del acelerador, la dureza de la suspensión, la asistencia de la dirección hasta la calibración del sistema 4Control y el régimen al que se producen los cambios en la caja automática,  además de uno en el que el conductor puede programar a voluntad cada uno de ellos.

Según el modo que se seleccione, el color de la iluminación ambiental del habitáculo puede ser verde, azul, amarillo, rojo o morado. La selección también afecta al sonido artificial de motor que se emite por los altavoces del habitáculo.

Muy completo en confort y seguridad

Desde el nivel de equipamiento más sencillo Life, son de serie los faros de leds, el sistema de entrada y arranque manos libres, el multimedia R-Link 2, además de los habitual (elevalunas eléctricos, volante en cuero multifunción, retrovisores eléctricos y plegables automáticamente…).

El nivel Initiale Paris, que supone el tope de gama, además de tener más equipamiento, como son la cámara trasera, control de velocidad adaptativo que frena y mantiene la distancia con el vehículo que le precede de forma automática, o la tapicería de cuero, y detalles decorativos específicos, ofrece a sus propietarios algunas ventajas, como un coche de sustitución similar o el lavado exterior e interior del coche cuando se lleva al taller.

Además monta llantas de 19 pulgadas, y elementos de equipamiento de serie u opcionales como la calefacción y ventilación en los asientos delanteros, iluminación led en los parasoles, sistema de sonido Bose (el amplificador se sitúa bajo el piso del maletero), sistema Head up Display, que proyecta información de la velocidad, navegador, señales, etc, sobre una lámina de plástico que sale en el salpicadero.

Bien de serie o como opción, tiene el sistema llamado 4Control de dirección a las cuatro ruedas, que no tiene nada que ver con un sistema de tracción total, por el cual las ruedas traseras pueden girar en el mismo sentido (hasta un máximo de 1,5º) o en sentido contrario (un máximo de 3,5º) al de las ruedas delanteras cuando se circula a más de 5 km/h.

FICHA TÉCNICA

Motor

1.798 cc. Motor de gasolina de 4 cilindros en línea, inyección directa con turbo de doble entrda e intercooler. Caja de cambios automática EDC de 6 velocidades. Tracción delantera. Potencia: 225 cv. Start&Stop.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 224 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,9.

Consumo mixto en prueba: 8,5 l/100 km. Consumos oficiales. Mixto: 7,6 l/100 km. Urbano: 9,9 l/100 km. Extraurbano: 6,4 l/100 km.

Emisiones de CO2

174 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.857 mm. Anchura: 1.888 mm. Altura: 1.677 mm. Peso en vacío: 1.747 kg. Capacidad maletero: Con 7 plazas en uso: 247 litros; con cinco plazas: de 614 a 719 litros, y con solo una fila de asientos útil: 2.035 litros. Capacidad del depósito de combustible: 58 litros.

LO MEJOR

Confort de marcha. Equipamiento. Espacio y maletero. Diseño. Acabados. Seguridad.

LO PEOR

Precio sin descuentos. Capacidad depósito de combustible. Consumo. Manejo radio-pantalla.

PRECIO: 49.117 euros

(Aparte quedan los descuentos de la marca, las subvenciones oficiales y el equipo opcional)