Skoda Scala 1.6 TDi 115cv Style: Una berlina austera y equilibrada

0
152

La marca más popular del entramado automovilístico alemán, Skoda, dispone de una berlina de calidad y precio ajustado que, por desconocida, puede que no atraiga al usuario, aunque por cualidades debería tener un indudable éxito comercial. Su nombre, Scala, y con el motor diésel de 115cv propone una autonomía de más de 1.000 kilómetros, con el ahorro en el uso que supone. Además, es uno de los modelos más asequibles de su categoría, el que más espacio para los viajeros de la segunda fila de asientos y el de maletero de mayor capacidad.

El Scala es diez centímetros más largo que un Volkswagen Golf de cinco puertas, a pesar de estar desarrollado sobre la plataforma de modelos más pequeños, que es la que tienen el Ibiza, el Polo y el T-Roc).

Aunque la moda, o mejor dicho, la tendencia consolidada, está en los SUV, esta berlina con aspecto familiar cumple satisfactoriamente con las necesidades de quien busque un coche con una buena relación entre coste, tamaño y equipamiento. Su conducción es agradable, bien equilibrada, sin ser tan confortable como el de algunos de sus rivales más caros. El Scala es el sustituto del Spaceback, que pasó desapercibido en nuestro mercado.

La gama la integran tres motores de gasolina, de 95, 116 y 150cv de potencia, un bifuel que usa gas natural comprimido (GNC) y gasolina de 90cv, y el diésel probado por este mensual, un cuatro cilindros que gasta muy poco gasoil, pero es bastante ruidoso y un funcionamiento algo áspero.

Sin embargo, si se busca un coche de precio contenido y gasto muy bajo, el Scala debería ser el elegido, ya que el consumo medio, en recorridos mixtos realizados durante la prueba dinámica, fue de solo 4,6 l/100km, aunque en carretera abierta, a velocidades legales, la media puede quedarse por debajo, incluso, de los 4 l/100km. La autonomía superará los mil kilómetros si se le da un uso normal.

La unidad probada montaba un cambio manual de 6 velocidades, que se mostró muy elástico, sin necesidad de utilizar la palanca más veces de las deseadas, incluso a bajo régimen. Si se desea disponer de un cambio DSG de 7 relaciones se puede adquirir como opción por 1.700 euros.

La suspensión  es bastante confortable, aunque rebota más de lo debido en el paso por badenes. Los amortiguadores son de dureza fija y, en opción, pueden equiparse de dureza variable.

En los extremos de los parachoques delanteros hay unas aberturas verticales que Skoda llama Air Curtain (cortina de aire) y cuya función es crear un flujo laminar de aire hacia la llanta y el lateral del vehículo que mejore la aerodinámica. Están diseñados para ser más eficaces con los tres modelos de llantas Aero, que tienen un carenado negro y un coeficiente aerodinámico inferior, circunstancia ajena a nuestro coche.

Interior muy amplio

El Scala es un coche amplio, bien presentado y cuyo equipamiento puede ser grande sin que el coste de las opciones sea elevado. De su tamaño, es de los coches con mejor relación entre dotación y precio. La sensación de calidad que transmite el habitáculo es buena. Los plásticos de la parte superior del salpicadero tienen un pequeño acolchado, mientras que los de la zona media y baja son duros, pero de buena apariencia. En general, los distintos componentes están bien ensamblados y no producen ruidos malsonantes durante la circulación.

Hay detalles que suben el caché del modelo, como el tapizado de la guantera y del hueco que hay a la izquierda del volante. Delante de la palanca hay un espacio de generosas dimensiones donde se puede colocar un móvil para que se cargue inalámbricamente, cosa que realizó Horas Punta y que permite una carga bastante rápida.

Aunque la firma germano-checa ofrece una pantalla de instrumentación que permite ordenar la información de manera muy flexible, el coche que hemos probado contaba con la instrumentación de agujas tradicional, con una pantalla monocromática en el centro. No se echa en falta ninguna función. La información es clara, se lee bien, sin que los reflejos afecten aunque se circule con el cobertor del techo panorámico de cristal abierto.

El espacio para los ocupantes es de los mejores de la categoría. Es difícil hallar algún rival que tenga más espacio para las piernas en la fila posterior de asientos. También es muy bueno el espacio en sentido vertical, entre la banqueta y el techo, incluso con el techo panorámico de cristal

Esta fila de asientos no tiene la anchura adecuada para que tres adultos de constitución normal se acomoden sin molestias, ni para llevar a dos sillas infantiles y un adulto entre medias. Es algo común a cualquier coche de este tamaño o incluso más grande. Además, la plaza central es notablemente más dura e incómoda que las laterales y el túnel central, voluminoso. Los asientos están divididos en dos partes (60/40).

En las plazas traseras son de serie las dos salidas de aire centrales y son una opción elementos como el reposabrazos central, las dos entradas USB-C de la consola.

Maletero de récord

El volumen del maletero es de 467 litros, todo un récord. No hay ningún turismo de cinco puertas y menos de cuatro metros y medio de longitud que tenga uno de mayor capacidad.  La cota más destacable es el espacio vertical entre el piso y la bandeja cubre equipaje, mayor que en cualquiera de sus principales alternativas. Hay seis ganchos en el espacio de carga de diferente tamaño y formas, cuatro argollas en el fondo para sujetar una red. y una toma de 12 voltios. El portón puede tener apertura eléctrica, como en la unidad probada, y la función de activación con un movimiento de pie por debajo del parachoques trasero.

Se puede adquirir como opción una bandeja adicional de dos centímetros de grosor que se puede colocar a dos alturas. En la más alta se elimina el escalón que hay entre el borde de carga y el piso, este último además también queda enrasado con los respaldos de los asientos posteriores cuando se abaten y asimismo se crea un doble fondo con 13 centímetros de altura. Se pida o no esta bandeja, la última cubierta del piso del maletero es siempre una alfombrilla que, al levantarla, descubre el hueco para la rueda de repuesto de emergencia.

El asiento del conductor puede tener ajustes eléctricos como es el caso y memoria de posición. Para los dos delanteros y los dos laterales de la fila posterior hay disponible una calefacción mediante una resistencia eléctrica, ajustable en dos niveles potencia. El volante también se puede pedir con esta función, con un solo nivel de potencia. Se activa desde la pantalla del climatizador.

Conducción sencilla y controlada

El Scala no satisfará a quien le guste sentirse conectado con la carretera practicando una conducción deportiva, pero no es un coche que desanime a conducir con rapidez en una carretera revirada. Aunque ese no es el objetivo marcado por la marca para este modelo, permite sin embargo algo de diversión al volante. Es más, tiene un eje trasero que es sencillo hacer que deslice un poco, porque el control de estabilidad enseguida interviene, dejando de acelerar de golpe con el coche en apoyo.

Este modelo transmite confianza al conductor sin ser emocionante. Dinámicamente es correcto sin resultar excepcional. Una buena prueba de su fiabilidad ante imprevistos y maniobras bruscas es la respuesta que ofrece cuando se trata de esquivar algún obstáculo, sin reacciones bruscas ni movimientos descontrolados aunque la velocidad de entrada sea alta.

La dirección tiene asistencia eléctrica y se mueve con poco esfuerzo. Filtra mucho de lo que sucede entre las ruedas y el asfalto, pero siempre que estemos dentro de los límites de adherencia de los neumáticos, permite guiar el coche con precisión. Los frenos responden muy bien en uso normal y son suficientes para ir ligero,

El motor 1.6 TDi es bastante ruidoso, aunque las vibraciones llegan muy filtradas al habitáculo. Da una buena aceleración y dispone de una gran capacidad para recuperar velocidad desde bajas revoluciones.

El cambio manual de seis velocidades tiene un tacto muy preciso y cómodo. La palanca se mueve con mucha suavidad y las marchas entran con precisión. Su uso no se vuelve pesado ni siquiera en ciudad, porque también el pedal de embrague ofrece muy poca resistencia y no cansa.

Entre las muchas cosas positivas que tiene este modelo, el del bajo consumo se lleva la palma. Durante la prueba fue de 4,6 l/100km, por debajo incluso del homologado, algo rarísimo, debido quizás a que la prueba se realizó con una mayoría del trayecto en autovía y carretera abierta, donde el gasto de combustible es exiguo, a velocidades legales.

Top en seguridad y confort

Hay cuatro niveles de equipamiento: Active, Ambition, Style y Sport. Algunos de los elementos de serie incluidos en el base son: ajuste en altura del asiento del conductor, aire acondicionado, encendido automático de luces, llantas de 16 pulgadas y limitador de velocidad. Con Ambition se añaden de serie faros delanteros antiniebla, climatizador de dos zonas, botones en el volante y una toma de 12 voltios en el maletero.

A todo esto el nivel Style suma, entre otros accesorios, techo panorámico de cristal, sensores de ayuda al aparcamiento delanteros y traseros y un programador de velocidad.

La unidad probada llevaba un equipo más completo, ya que pertenece a la edición limitada a 200 unidades First Edition que se ofrecía en el lanzamiento, con más elementos de lo habitual en el Style. Incluye asientos delanteros deportivos, volante deportivo con la zona inferior plana, pedales con acabado en aluminio, suspensión de dureza variable, los faros full led y llantas de 18 pulgadas.

Hay tres sistemas multimedia, Swing, Bolero y Amundsen (el del modelo probado), de menos a más avanzado, que se distinguen por el tamaño de la pantalla (6,5, 8,0 y 9,2 pulgadas; las dos de mayor tamaño, táctiles) y por las funcionalidades y el número de altavoces (4 u 8 altavoces). El Amundsen es el único con navegador integrado. Para todos está disponible la opción de compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay.

Todos los Scala vienen equipados de serie con una eSIM, una tarjeta SIM virtual que da acceso telefónico y de datos a diversos elementos del coche, como la llamada de emergencia o el servicio Škoda Connect, que viene activo de serie en todos los niveles de equipamiento menos Active. Este sistema permite, a través de una aplicación instalada en el móvil, comprobar a distancia si las ventanillas están cerradas, abrir o cerrar el coche o conocer datos como la autonomía o la velocidad a la que está circulando el coche. También puede recibir notificaciones cuando sale de un área definida por el usuario.

El Scala que dispuso Horas Punta contaba con sistema activo para el programador de velocidad (frena el coche manteniendo la distancia con el vehículo que le precede), el de detección de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores, el de aparcamiento semiautomático, la alerta de tráfico cruzado trasero y los asistentes de frenada de emergencia y de mantenimiento en el carril (estos dos últimos son de serie, los otros opcionales), portón del maletero con apertura y cierre eléctricos y con la función de accionamiento mediante un gesto con el pie, calefacción eléctrica para los asientos delanteros y traseros, airbag para las rodillas del conductor…

FICHA TÉCNICA

Motor

1.598 cc. Motor diésel de 4 cilindros en línea, inyección directa con turbo e intercooler. Caja de cambios manual de 6 velocidades. Tracción delantera. Potencia: 115 cv. Filtro de partículas.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 201 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,1 seg.

Consumo mixto en prueba: 4,6 l/100 km. Consumos oficiales. Mixto: 4,9 l/100 km. Extraurbano: 4,2 l/100 km Urbano: 5,5 l/100 km.

Emisiones de CO2

108 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.362 mm. Anchura: 1.793 mm. Altura: 1.471 mm. Peso en vacío: 1.324 kg. Capacidad maletero: Desde 467 litros hasta 1.410 con los respaldos traseros abatidos. Capacidad del depósito de combustible: 50 litros. Capacidad depósito AdBlue: 12 litros.

LO MEJOR

Consumo y autonomía. Amplitud interior. Maletero. Equipamiento. Precio con descuento. Opciones.

LO PEOR

Rumorosidad. Tacto pantalla. Plaza central trasera.

PRECIO: 25.630 euros

(Aparte quedan los descuentos de la marca, que al realizarse la prueba eran de 4.000 euros, las posibles subvenciones oficiales y el equipo opcional).