Volkswagen T-Cross 1.0 TSI DSG 115cv Sport: El pequeño salió respondón

285

Volkswagen no descansa. Incorpora modelo tras modelo, mecánica tras mecánica, novedad tras novedad, que la convierten en referente del mercado. Una de las últimas fue el T-Cross, un SUV que completa la gama del fabricante alemán, por debajo del T-Roc, Tiguan y del Touareg. Mantiene las cualidades de estos en un formato menor, a un precio que supone el escalón de acceso para el cliente que busque un todocamino compacto, aunque no es de los más económicos del segmento.

El T-Cross comparte plataforma con el Polo y con los Seat Ibiza y Arona. Y como el urbano alemán se fabrica en la planta que Volkswagen tiene en Navarra. Es más espacioso que su congénere, tiene un maletero mayor y es 10cm más alto.

Horas Punta se decantó por probar la versión que puede suponer un mayor número de ventas, tal y como está el mercado actual, la gasolina de tres cilindros y 115cv de potencia. Hay otra de gasolina con 95cv y una diésel, de 115cv. En breve llegará la cuarta, otra de gasolina 1.5, con 4 cilindros, y 150cv.

Este 1.0 TSi tiene un funcionamiento agradable y emite muy poco ruido, y sus 115cv propician un comportamiento vigoroso cuando se acelera a fondo a revoluciones medias y altas. Sin embargo, a bajas revoluciones es otro cantar, adoleciendo de fuerza e incluso con el cambio automático DSG resulta molesto en determinadas situaciones, pues no se puede salir con la rapidez deseada desde parado.

Amplitud y maletero

Por otro lado, el habitáculo del T-Cross es uno de los más amplios de su categoría, circunstancia muy positiva por cuanto el usuario que eligió este modelo se basó, en parte, por su comedido tamaño, ya que facilita el uso urbano y las labores de aparcamiento.

Entran bien cuatro pasajeros adultos y un niño en la plaza central, pues el espacio para las piernas y la altura es más que suficiente, y también el acceso detrás es bueno por el ángulo de apertura de las puertas y las dimensiones de estas.

Otra circunstancia relevante está en la posibilidad de que la banqueta trasera, que no está dividida formando un bloque único, se pueda adelantar hasta 14 cm para ganar volumen en el maletero que, en el caso menos favorable, tiene 385 litros, una capacidad que le sitúa en la parte alta de la categoría. El desplazamiento de la banqueta permite modular el espacio de los pasajeros y la zona de carga. Así, el volumen del maletero varía entre los citados 385 y los 455 litros.

El piso del maletero tiene dos posiciones. Si se coloca en la superior, queda un espacio por debajo lo suficientemente grande como para meter una rueda de repuesto completa, aunque esta no está incluida en el equipamiento de serie, y sí supone una opción. En su lugar lleva un paquete de reparación de pinchazos.

Ergonomía general

La distribución de los mandos en el salpicadero es la habitual de la marca, por lo que a los usuarios de la misma les será de sobra reconocible. Tampoco será un problema para quien no lo haya hecho nunca porque la organización es fácil de comprender y aprender. Predomina la ergonomía y la intuición para utilizar todos los botones y pulsadores.

La instrumentación puede ser de agujas o una pantalla de ocho pulgadas. Ambas resultan satisfactorias en cuanto a que son fáciles de leer y dan mucha información, pudiéndose ver un mayor número de cosas a la vez en la pantalla. El sistema multimedia de serie es fácil de utilizar porque la pantalla táctil queda cerca de la mano, se ve bien en prácticamente todas las condiciones de iluminación, responde rápido a las pulsaciones y la organización de los numerosos menús es intuitiva.

Asimismo, dispone de una buena cantidad de huecos disponibles para dejar objetos de pequeño tamaño, algunos muy útiles, como el que está por delante de la palanca del cambio con el fondo de goma y con posibilidad de servir para la carga por inducción de teléfonos móviles, y los de las puertas, donde entran botellas de 1 litro además de otros objetos.

En la parte superior del salpicadero hay un espacio sin tapa, pero en el que no hay problema por dejar un teléfono móvil ya que la superficie es antideslizante. En las consola central que da a las plazas traseras, en vez de unas salidas de aire hay un hueco y dos entradas USB, que se suman a otros dos en la parte baja de aquella.

Los plásticos de recubrimiento del habitáculos son duros, pero los reposabrazos de las puertas delanteras tienen algo de mullido, y están encajados unos con otros con buena precisión. La presencia general es buena, pero como sucede con el T-Roc, da la impresión de que Volkswagen podría haber mejorado un poco más la calidad.

Buen nivel de conducción

La experiencia de conducción que proporciona el T-Cross es agradable, de los mejores de su categoría, según las pruebas efectuadas por este medio. Es cómodo, estable y ágil. También es seguro ante situaciones críticas, como pueda ser una maniobra de cambio brusco de carril. El habitáculo está bien aislado del ruido.

Otros factores que contribuyen al agrado de conducción son el correcto funcionamiento de los elementos de confort, como el climatizador, que incluso en días muy calurosos enfría el habitáculo con rapidez, o en días muy fríos lo calienta rápidamente, y también merece destacarse lo poco que cuesta accionar los mandos, como el volante, los pedales y la palanca del cambio, y la correcta precisión con la que estos se mueven.

La visibilidad del exterior desde el puesto de conducción es normal y resulta sencillo hacerse con las medidas del coche. Por su parte, la suspensión suaviza bien los baches de todo tipo y responde con un sonido que transmite la sensación de llevar un coche de buena calidad, no es brusca ante los resaltos que producen movimientos cortos y rápidos, como los badenes.

En autovía, a velocidades altas, el vehículo se siente bien asentado y poco afectado por adversidades como vientos laterales. En curvas, es un coche que transmite poca información de lo que sucede entre las ruedas y el asfalto, pero al que en poco tiempo se le coge confianza, porque tiene una respuesta precisa a las órdenes del volante y una buena agilidad.

Los problemas que puedan producir los excesos de velocidad los atajan las ayudas electrónicas, que intervienen a poco que detecten una posible pérdida de estabilidad y con mayor o menor severidad en función de lo brusco que se maniobre. Lo cual está muy bien pues ayuda en la seguridad, sobre todo en pequeños despistes o a conductores noveles.

Motor enérgico

Este motor de 115cv es bastante enérgico a revoluciones medias y altas, ya que el corte de inyección se produce a unas 6.500 vueltas. En autopista, a velocidades de 120 km/h o cercanas se viaja más cómodamente, sin ruidos, con suavidad, con un gasto bajo, comprobable a través del ordenador de viaje con el consumo instantáneo, y además cuenta con una reserva de aceleración para adelantamientos.

El cambio DSG trabaja con acierto, rapidez y suavidad, aunque no siempre es la solución ideal, como en otros modelos, porque con él no se puede salir con urgencia desde parado, o desde muy baja velocidad, a pesar de contar con levas en el volante (en este caso no son tales, sino mandos en el revés del volante). Dispone de dos manetas para un uso seudo manual.

Cuando se pisa a fondo el acelerador desde parado hasta que el motor comienza a empujar, pasan unos instantes que en determinadas circunstancias se hacen eternos. En realidad, no es un problema del cambio, sino de la pobre respuesta del motor a bajas revoluciones. En estos casos es preferible, para quienes no gusten de estas sensaciones, utilizar la función secuencial-manual.

El consumo durante la prueba, con recorrido mixto carreteras-autovías-zonas urbanas, proporcionales, fue de solo 6,0 l/100km, siempre a velocidades requeridas por las señales de tráfico. Si se opta por una conducción más alegre, sube poco más de medio litro por cada 100km.

No es un vehículo para surcar zonas de campo, aunque se puede permitir el lujo de hacerlo si no están muy deterioradas. La altura libre al suelo de 18,4cm es suficiente para circular por caminos no asfaltados con cierta soltura.  No tiene ningún sistema que facilite a la conducción fuera de asfalto, como una ayuda al descenso de pendientes o un mando con el que modificar el funcionamiento del control de tracción, cosa que algunos competidores si pueden equipar como opción.

Cuatro tomas USB y dos pantallas para el navegador

La gama de equipamiento del T-Cross lo integran tres acabados: Edition, Advance y Sport, el más completo que fue el de la unidad de prueba. Con todos ellos se puede pedir la opción paquete R-Line, que modifica ligeramente la apariencia del T-Cross para darle una estética más deportiva.

Algunos de los elementos que son de serie en todos los casos son el programador de velocidad, activo en el Sport, asistente de mantenimiento de carril, sistema de frenado automático de emergencia, el aire acondicionado (climatizador de dos zonas en el probado), luz de apoyo en curva y el sistema multimedia Composition Media, con pantalla de 8 pulgadas y compatibilidad con Bluetooth, Android Auto y CarPlay.

Se añaden en el segundo nivel, el volante forrado de cuero, los sensores de ayuda al aparcamiento (delante y detrás), el respaldo del copiloto abatible y llantas de 16 pulgadas. Y en el Sport vienen de fábrica los faros de ledes, asientos deportivos, retrovisores plegables eléctricamente, cámara de visión trasera, dos USB en la zona de atrás además de otros dos delante y unas llantas de 17 pulgadas.

En el Sport la instrumentación es diferente y consiste en una pantalla en la que se puede ver si se quiere el mapa del navegador, dispone también de una zona de recarga inalámbrica para móviles, un sistema de aviso de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores y asistente de aparcamiento semiautomático.

FICHA TÉCNICA

Motor

999 cc. Motor de gasolina de 3 cilindros en línea, inyección directa, con turbo e intercooler. Caja de cambios automática DSG de 7 velocidades. Filtro de partículas. Tracción delantera. Potencia: 115 cv.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 193 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,2 s.

Consumo mixto en prueba: 6,0 l/100km. Consumos oficiales: Mixto: 6,2 l/100 km. Máximo: 7,4 l/100 km. Mínimo: 7,4 l/100 km.

Emisiones de CO2

111 gr/km (Euro6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: de 4.110 mm. Anchura: 1.782 mm. Altura: 1.558 mm. Peso en vacío: 1.270 kg. Capacidad maletero: Desde 385 litros hasta 1.281 litros con los respaldos traseros abatidos. Capacidad del depósito: 40 kilos.

LO MEJOR

Suavidad de manejo. Consumo. Huecos. Maletero. Espacio a bordo.

LO PEOR

Falta de fuelle a bajo régimen. Plaza central. Precio sin campañas

PRECIO: 24.440 euros

(Sin contabilizar los posibles descuentos de la marca y las subvenciones oficiales. Aparte, asimismo, el equipo opcional).