VOLVO XC40 2.0 D4 Automático AWD 190cv R-Design: Un sueco para todo

0
142

Es el modelo más pequeño de la gama actual del fabricante sueco, por debajo de los conocidos y brillantes XC60, el de mayores ventas, y del súper lujoso XC90, que llegó al mercado hace menos de un año para competir con vehículos similares de las firmas alemanas y japonesas premium. Parece que la aceptación está siendo excelente.

Por el momento está disponible con tres motores de gasolina, el primer propulsor tricilíndrico en la historia de Volvo, denominado T3 de 156cv, T4 de 190cv y el poderoso T5 de 247cv, más dos de ciclo diésel, el probado D4 de 190cv y el último en incorporarse a la gama, el más asequible D3 de 150cv. Quizás este mismo año se comercialice ya una variante híbrida enchufable y más adelante otra 100% eléctrica.

Es un vehículo cómodo, que transmite una agradable sensación de seguridad y control y en el que los pasajeros no acusan demasiado el paso de los kilómetros, a no ser por el ruido de rodadura, realmente impropio del fabricante nórdico, que molesta cuando se circula rápido obligando incluso a subir el volumen del audio.

Fuera del asfalto, por terrenos complicados, mojados y embarrados, con piso muy deslizante, la capacidad para moverse sobre ellos ha sido óptima en todo momento. La altura de la carrocería es de 21 cm, suficiente para salvar obstáculos grandes con cierta garantía de no rozar los bajos. En este aspecto se desmarca de muchos rivales.

El habitáculo está fabricado con esmero y cuidado por el detalle. Así, los materiales de recubrimiento, así como los ajustes entre las distintas piezas, causan una buena impresión tanto a la vista como al tacto, sin alcanzar el nivel de sus “hermanos” mayores, pero en general superiores a los de la mayoría de modelos de tamaño y precio similar.

Grandes acabados interiores

Son muchos los detalles que contribuyen a generar la impresión de estar ante un vehículo de calidad y bien construido: las puertas tienen amplias zonas tapizadas con una especie de moqueta muy agradable al tacto (incluidas las traseras), los huecos portaobjetos repartidos por el habitáculo tienen un fondo de goma y además todas las piezas que componen el salpicadero están muy bien ajustadas entre sí.

La habitabilidad está bien conseguida para su tamaño y el buen maletero de que dispone. El XC40 es un vehículo amplio en el que cuatro adultos de hasta 185 cm de altura viajarán con comodidad y desahogo, y como es habitual la plaza central trasera se queda algo justa e incluso los controles de la climatización de la segunda fila le pueden molestar. El maletero, tiene una buena capacidad y tiene unas formas muy aprovechables.

Observando el diseño del salpicadero vemos que es muy similar al de los XC60 y XC90, lo cual dice mucho en su favor, aunque presenta pequeñas diferencias. Para arrancar el motor, por ejemplo, Volvo utiliza un botón convencional junto al volante en lugar de un mando giratorio en la consola; y el selector de los modos de conducción ahora está colocado en el salpicadero, en lugar de entre los asientos delanteros.

Dos grandes pantallas

Desde una pantalla de 9 pulgadas, orientada verticalmente, desde la que se manejan la mayoría de funciones del vehículo, además del sistema multimedia. Por sus menús hay que desplazarse utilizando siempre la superficie táctil, dado que no hay botones para hacerlo.

En el cuadro también hay una pantalla para todos los XC40 de nada menos que 12,3 pulgadas, que hace las veces de instrumentación y que permite cierto grado de personalización de la información. La visibilidad de la misma es buena, incluso en situaciones de mucha luminosidad. Los datos principales, como la velocidad, las revoluciones a las que gira el motor o el nivel de carburante, son fáciles de consultar, pero el ordenador de viaje es muy farragoso y aparece en una porción de pantalla demasiado pequeña, que hay que pulsar y moverse para consultarlos.

Es una pantalla que proporciona una calidad de imagen muy buena y que se maneja con la precisión y rapidez de una buena tablet, pero como es mucha la información que puede llegar a mostrar, requiere de un periodo de aprendizaje más o menos largo. Además, también se echan en falta algunos botones físicos para las funciones que se utilizan con más frecuencia, como por ejemplo la selección de temperatura del climatizador o la velocidad del ventilador. Sí los hay para el equipo de sonido, que se mezclan con los mandos del volante.

Sorprenden algunos elementos decorativos que se alejan de la línea habitual de Volvo. Por ejemplo, el techo puede ir pintado en un color distinto al del resto de la carrocería, como es el caso de la unidad probada por Horas Punta, y la moqueta del coche puede ser de un tono rojizo.

La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, mediante un sistema McPherson delante y con un sistema multibrazo detrás, que produce un gran confort de marcha. Hay tres tipos de configuración para la suspensión. La de serie, una deportiva (con muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras diferentes) y una tercera llamada Four-C con amortiguadores de respuesta variable regulados electrónicamente.

Asientos confortables

Los asistentes de conducción son también los mismos que están disponibles en los otros modelos de Volvo mencionados anteriormente: Pilot Assist (combina el programador de velocidad activo con el sistema de mantenimiento en el carril), City Safety (frenado automático de emergencia), Run-off Road (este dispositivo detecta una posible salida de la calzada y tensa los cinturones de seguridad delanteros.

Adicionalmente, un mecanismo en la banqueta del asiento absorbe parte de la energía que llega a la columna vertebral de los ocupantes en caso de que el coche pase bruscamente de una altura a otra al impactar con el suelo) y un conjunto de cuatro cámaras (generan una imagen cenital del coche y sus alrededores que es de ayuda durante las maniobras). En la parte baja de consola hay una zona de recarga inalámbrica para teléfonos móviles compatibles.

Los asientos delanteros son especialmente cómodos y sujetan bien el cuerpo en las curvas. En la unidad prueba, como opción, los llevaba tapizados en piel de tacto muy bueno, y tener ajustes eléctricos, memorias de posición o calefacción, pero no ventilación, y también se pueden extender hacia delante para sujetar los muslos.

Los pasajeros de la segunda fila disponen de dos salidas de ventilación independientes, sin control de temperatura, Opcionalmente estos asientos también pueden tener calefacción y una toma micro USB, como en nuestro vehículo.

Huecos a gogó

Cuenta con muchos huecos para los objetos, y están bien repartidos para quedar siempre a mano. En la columna central hay un total de cuatro: uno bajo la consola, con superficie para recargar dispositivos móviles, conexión USB y toma de 12 V; un doble portavasos y dos espacios por debajo. Frente al reposabrazos que, aunque separados por una pieza de plástico están, en realidad, en un vano común. La tapa que cierra el más pequeño de estos dos huecos tiene una apertura incómoda. En las puertas delanteras hay una bandeja de tamaño generoso, bastante mayores que en las traseras, que también las lleva.

Sí hemos encontrado dos detalles descuidados: la moldura de plástico que hay junto a la rodilla del conductor, que estaba mal pegada con un velcro (se aprecia ligeramente en esta imagen), y la zona enmoquetada a la izquierda del pedalier, por encima del reposapiés, que dejaba al descubierto parte del cableado (se observa a simple vista aquí).

La visibilidad es buena hacia adelante y hacia los lados, pero no hacia atrás, pues la luneta es pequeña y las puertas posteriores tienen una porción de chapa que asciende ocupando un espacio que habitualmente es de cristal. Opcionalmente, el XC40 puede tener un conjunto de cámaras periféricas con muy buena resolución que resultan de mucha ayuda a la hora de aparcar o maniobrar en zonas estrechas.

El acceso a las plazas delanteras no admite tachas y, para quien busque un vehículo más alto que una berlina por la comodidad que supone tener que agacharse menos, el XC40 es una buena alternativa a un V40 o un V60, sin salir de la misma marca.

El maletero se sitúa en un nivel medio-alto de la categoría. El piso está dividido en dos mitades; la más cercana al portón se puede colocar en posición vertical, creando de esta manera un tabique que separa el maletero en dos partes diferenciadas. También hay ganchos metálicos, una toma de 12V y, en algunas versiones, unos mandos eléctricos con los que se pueden abatir los respaldos de los asientos posteriores. El portón también puede tener un sistema de apertura y cierre automáticos con función manos libres, pasando el pie bajo el portón, se abre o cierra. Nuestro coche lo tenía como un pulsador eléctrico.

Conducción agradable

Es un coche muy agradable de conducir, que proporciona una sensación de seguridad y control muy elevada en todo momento y en el que el conductor y los pasajeros no acusan demasiado el paso de los kilómetros. En comparación con los modelos más grandes, es más ágil en curvas y mantiene un nivel de confort parecido.

La versión probada, el diésel más potente, con tracción integral, cambio automático y suspensión deportiva, transmite unas sensaciones muy positivas, demostrando ser un coche generalmente cómodo y preciso. El ruido de rodadura resulta exagerado, no así el del propulsor o los aerodinámicos, que son inapreciables..

La suspensión deportiva, de serie en el acabado R-Design, se siente ligeramente muy firme, sin que se pierda confort y además controla mejor los movimientos de la carrocería. Es una opción a tener en cuenta para quien busque un tacto un poco más directo, porque su coste de adquisición no es elevado.

Este motor tiene un funcionamiento general refinado y silencioso, una entrega de potencia muy progresiva y una respuesta al acelerador bastante rápida, lo cual se refleja en lo fácil que es llevar a cabo adelantamientos rápidos, no sólo por lo que acelera sino por lo pronto que reduce marchas la transmisión al pisar el acelerador. Permite circular con agilidad por todo tipo de vías.

La caja de cambios automática es la misma que Volvo utiliza en los últimos modelos que ha lanzado al mercado (XC60, XC90, S90 y V90), del convertidor de par, con ocho relaciones. Es muy precisa y agradable, siendo rápida en el cambio de marchas haciéndolo con suavidad, incluso al maniobrar a poca velocidad. Es posible cambiar de manera manual mediante movimientos transversales sobre la propia palanca (no longitudinales, como es más habitual) o mediante unas levas que hay tras el aro del volante, que vienen de serie en nuestra versión.

Como en otros modelos de la gama Volvo, el XC40 puede tener un selector de modos de conducción que modifica el funcionamiento de la dirección, de la caja de cambios, del motor y de la suspensión adaptativa (si está instalada). Hay cuatro modos predefinidos : Eco, Comfort, Dynamic y Off Road,  y uno personalizable, Individual.

Eco es el único con el que la caja de cambios es capaz de seleccionar el punto muerto en algunas situaciones para circular por inercia y, así, ahorrar combustible. El contrapunto es que la respuesta al acelerador se vuelve muy lenta y, en ocasiones, especialmente al afrontar pendientes pronunciadas en autovía, resulta más difícil mantener una velocidad estable porque la gestión de la transmisión tiende a circular en la marcha más larga con insistencia.

Seguridad máxima y confort

Los test de seguridad del organismo independiente EuroNCAP colocan al XC40 como el segundo modelo más seguro de su segmento, lo cual es un aval más en la trayectoria de la firma sueca, que si por algo es reconocida es por este aspecto..

El acabado R-Design de nuestra unidad, orientado al aspecto y al comportamiento deportivo, sobresale por disponer de levas en la columna de dirección para poder sacarle más provecho al motor en modo manual; suspensión deportiva, y toda suerte de sistemas de seguridad activa, detallados en la información adjunta.

Por supuesto monta todos los elementos que se pueden esperar de este tipo de modelos, desde airbag de rodilla, arranque por botón, acceso sin manos, equipo de sonido de lujo, conexiones de toda índole (USB, aux, …) y un largo etc. A ello, se le suman muchas opciones como la tapicería de piel-tela y asientos delanteros con regulaciones eléctricas, aparcamiento asistido, control de crucero adaptativo con frenada de emergencia, cámara de 360 grados, techo panorámico practicable, apertura del portón eléctrica, calefacción en cuatro asientos y en el volante, etc.

FICHA TÉCNICA    

Motor

1.969cc. Motor diésel de inyección common rail, con turbo de geometría variable e intercooler, 4 cilindros en línea. Caja de cambios automática de 6 velocidades. Tracción integral. Potencia: 190cv. Filtro de partículas diésel.

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima: 210 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,9 s.

Consumo mixto en prueba: 7,3 l/100km. Consumos oficiales. Mixto: 5,0 l/100km. Urbano: 5,8 l/100km. Extraurbano: 4,8 l/100km.

Emisiones de CO2

133 gr/km (Euro 6).

Dimensiones y capacidades

Longitud: 4.425mm. Anchura: 1.863mm. Altura: 1.652mm. Peso en vacío: 1.803kg. Capacidad maletero: Desde 460 hasta 1.336 litros (con solo una fila de asientos disponible). Capacidad del depósito de combustible: 54 litros.

LO MEJOR

Diseño. Comportamiento. Equipamiento. Seguridad. Maletero. Calidad general.

LO PEOR

Precio. Consumo. Ruido de rodadura. Ordenador de viaje confuso. Plaza central.

PRECIO: 45.436 euros

(Aparte posibles subvenciones y campañas de descuento de la marca)