La Policía Local de Colmenar Viejo recuerda la importancia de cerrar con llave las puertas de acceso a nuestras viviendas

0
119

La Concejalía de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Colmenar Viejo ha recordado a los vecinos la importancia de cerrar siempre las puertas de acceso a las viviendas, y en especial en fechas como estas en que se sale más de casa, como medida de protección básica frente a posibles robos, a la par que Policía Local patrulla con especial atención la detección de posibles robos.

“Echar la llave es un gesto sencillo pero que puede resultar determinante. Da igual que sea en una vivienda unifamiliar o en un piso, dar las vueltas de cerrojo que permita cada cerradura hace, como mínimo, que los delincuentes amantes de lo ajeno no puedan acceder a las viviendas con materiales plásticos mediante la técnica del resbalón. Por ello, pedimos a los vecinos especial diligencia realizando esta acción a la vez que, desde Policía Local, extremamos la atención de nuestras patrullas para evitar el mayor número de robos posibles. Ojalá evitemos todos los robos y disuadamos a quienes planean realizar este delito en Colmenar Viejo, desde luego no se lo vamos a poner fácil”, explica el Concejal de Seguridad Ciudadana, Jesús Fernández Fuillerat.

El pasado 28 de diciembre dos patrullas de Policía Local se dirigieron a la zona de Alto Eugenio tras el aviso de un vecino al divisar actitudes sospechosas en dos individuos merodeando alrededor de una puerta de acceso a una urbanización y con diversas herramientas. Ya en el lugar señalado por el vecino colaborador las patrullas se ubicaron en los posibles puntos de huida desde esa urbanización y la operación dio sus frutos cuando, al acceder por la puerta una de las patrullas, la otra pudo divisar a los individuos tratando de saltar la valla perimetral de la urbanización, y allí mismo detenerlos. En el primer registro superficial, les fueron hallados unos plásticos para emplear en la apertura de puertas por el método del resbalón.

Ante una primera inspección ocular del exterior de las viviendas, se observaron varias de ellas con el bombín, la mirilla o ambas cosas manipuladas o forzadas, pero se comprobó que no consiguieron acceder a ninguna de ellas por tener las puertas cerradas con llave.