Illescas celebra los 30 años de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (AICE)

0
53

Illescas continúa participando del proyecto internacional de “Ciudades Educadoras” consciente de que la educación va más allá de las paredes de los centros escolares para incluir a todo el municipio. En este año, en el que no han podido desarrollarse actividades como “Illescas Canta”, el cross escolar o la yincana de ajedrez, en las que participaban estudiantes de todos los centros, desde el Ayuntamiento de Illescas, en colaboración con los colegios e institutos, se ha promovido un programa de educación para la salud, realizando acciones conjuntas respecto a la covid-19. Por otro lado, durante los meses de confinamiento se dio un gran impulso a las redes sociales municipales como un canal de comunicación directo con la ciudadanía, actualizadas constantemente. Dentro del ámbito social, las asociaciones han colaborado como agente de cohesión social, junto con el Ayuntamiento, atendiendo las necesidades básicas de la población más vulnerable y facilitando el acceso a internet para seguir las clases online propuestas por los centros escolares.

En el día de ayer, el Pleno Municipal dio lectura a “30 años de la Carta de Ciudades Educadoras, 30 aprendizajes”.

El próximo 30 de noviembre, se celebran 30 años desde el comienzo de este proyecto en el que participan más de 500 ciudades en todo el mundo que asumen la responsabilidad de educar y transformarse desde todas las administraciones. El lema escogido para este 2020 es “30 años transformando personas y ciudades para un mundo mejor”, como una invitación para que las ciudades que forman parte de la AICE, compartan los aprendizajes generados a lo largo de estos años.

También se ha aprovechado esta conmemoración para hacer una nueva revisión de la Carta fundacional para adaptarla a los nuevos retos y necesidades de la sociedad. En ella se recogen los principios de actuación que deben regir las propuestas de todas las administraciones. Entre ellos, el derecho que tienen todas las personas a disfrutar de las mismas oportunidades de formación, entretenimiento y desarrollo, en condiciones de libertad e igualdad. Para ello, la administración debe poner en marcha políticas que supriman los obstáculos que dificulten este derecho. Al mismo tiempo, la Ciudad Educadora está al servicio integral de las personas a través de la promoción de la salud, la formación de agentes educativos, la orientación e inserción laboral inclusiva, la co-responsabilidad, la inclusión y cohesión social o la educación para una ciudadanía democrática y global.