Nuevos líderes para renovar Europa

0
358
EUROPA PRESS

José Manuel Aguilar de Ben.

 

La próxima presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pendiente de confirmación por el nuevo Parlamento Europeo, representa la plena renovación institucional en la Unión Europea para reformular políticas nacionales y comunitarias europeas, y la reafirmación de Europa, con o sin Brexit, en el contexto global, y el multilateralismo mundial

Con la designación por la próxima presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (Alemania, EPP), de la nueva composición de los miembros del Colegio de Comisarios, pendiente de confirmación por el nuevo Parlamento Europeo que preside David Sassoli, y los nuevos líderes de los gobiernos nacionales europeos que están saliendo de las múltiples elecciones nacionales, la Unión Europea está en plena renovación institucional para reformular políticas nacionales y comunitarias europeas, y la reafirmación de Europa, con o sin Brexit, en el contexto global, y el multilateralismo mundial.

La nueva Comisión Europea tendrá tres vicepresidencias ejecutivas y cinco vicepresidencias. Quiere ser una Comisión geopolítica, verde, cercana a la ciudadanía, y guardiana del multilateralismo.

Los propuestos nuevos comisarios de la Comisión Europea son los siguientes: Josep Borrell (España, PES), vicepresidente, y alto representante de Política Exterior, Seguridad y Cooperación; Frans Timmermans, (Holanda, PES), vicepresidente ejecutivo para la Europa Verde; Margrette Vastger (Dinamarca, Renew), vicepresidenta ejecutiva para Europa Digital; Helena Dalli (Malta, PES, Igualdad; Valdin Dombrovski, (Letonia, EPP), vicepresidenta ejecutiva de Economía para los Ciudadanos; Elisa Ferreira (Portugal, PES), Cohesión y Reformas; Mariya Gabriel (Bulgaria, EPP, Innovación y Juventud; Paolo Gentiloni (Italia, PES), Economía; Sylvie Goulard (Francia, Renew), Mercado Interior; Johannes Haln (Austria, EPP), Presupuesto y Administración. Phil Hohan (Irlanda, EPP), Comercio; Ylva Johanson (Suecia, PES), Interior; Vëra Jourová (Chequia, Renew), vicepresidenta de Valores y Transparencia; Stelle Kyriakides (Chipre, EPP), Salud; Janez Lenarcic (Eslovenia, Renew), Gestión de Crisis; Rovana Pumb, (Rumanía, PES), Transportes; Didier Reynders (Bélgica, Renew), Justicia; Margaritis Schinas (Grecia, EPP), vicepresidenta de Protección de la Forma de Vida Europea y Migraciones; Nicholas Schmit (Luxemburgo, PES), Empleo; Maros Selcovic (Eslovaquia, PES), Relaciones Interinstitucionales; Kadri Simson (Estonia, Renew), Energía; Virginjus Scukevilius, (Lituania, Verde), Medio Ambiente y Océanos; Dubrovka Suica (Croacia, EPP), vicepresidenta de Democracia y Demografía; László Trócsanys (Hungría, ind.), Vecindad y Ampliación; Jutta Urpilainen (Finlandia, EPP), Energía, y Janusz Wojciechovski (Polonia, ACR), Agricultura.

Igualmente hay nuevos líderes nacionales que parecen llamados a marcar las agendas nacionales y comunitarias europeas en los próximos años.

En Italia, Luigi di Maio, y quizás la vuelta de Matteo Renzi. En Bélgica, Charles Michel, que pasará a presidir el Consejo Europeo cuando deje de presidir el Gobierno belga. En Holanda, la continuidad renovada de Mark Rutte. No se esperan cambios en Luxemburgo con su ya proactiva política europeísta. En Grecia, quizás el nuevo gobierno de Mitsotakis consiga hacer superar la gran crisis económica sufrida durante años. En España, Pedro Sánchez terminará por asentar su liderazgo nacional y en el Consejo de la UE, y renovar no sólo las políticas, sino la forma de hacer política con los ciudadanos.

En Dinamarca, Mette Frederiksen renueva la socialdemocracia danesa y tendrá que definir políticas más inclusivas e innovadoras para la relación con Groenlandia. En Suecia, Annie Lööf, liberal centrista, seguirá marcando rumbo. Y en Finlandia, Ollin Rehn, el gobernador del Banco Central y ex comisario europeo que se quedó sin ser designado candidato a director gerente del FMI, no ha terminado la larga senda de aciertos de su gestión política y económica. Los Estados escandinavos de la UE serán más asertivos con el futuro del Ártico.

En Gran Bretaña, con o sin Brexit, éste seguirá laminando la política británica, o sólo inglesa (con Gales e Irlanda del Norte) si Escocia sigue su propio camino, durante años. Quizás otro Johnson, Jo Jonhson, hermano del actual primer ministro, o Hilary Benn por los laboristas y liberales, tengan algunas sensatas respuestas al dilema político institucional que está sufriendo la monarquía parlamentaria británica. La República de Irlanda, quizás tome el relevo en innovación a su antigua metrópoli, e irá teniendo más incidencia para la UE. Malta y Chipre tienen pendiente ser socios más leales con las políticas europeas contra privilegios fiscales.

Pendientes están las elecciones en Polonia, Hungría, Austria y Portugal, y hay buenas esperanzas de que las olas populistas nacionalistas se vean superadas por la realidad europea.  Bulgaria, con Kristalina Giorgieva candidata de Europa a directora gerente del FMI, como Croacia y Eslovenia, están bien ancladas en la UE. En Chequia y Eslovaquia, con tanta tradición liberal y rebelión anticomunista, aún siguen dudando de tanto estatalismo e instituciones comunitarias europeas, por más que necesarias.

Los Estados bálticos de Lituania, Estonia, y Letonia, que siguen con ejemplares políticas europeístas, pronto aportarán nuevos líderes europeos consistentes. En Alemania ya está pasando, aunque la sucesión en la Cancillería de Angela Merkel, no esté aún clara.

Además, la preeminencia del presidente de la República Francesa Emmanuel Macron, que se está asentando como nuevo líder del multilateralismo liberal mundial, y contribuyendo a hacer paneuropeísmo, va a recentrar la acción interior y exterior europea.

A esta nueva generación de líderes europeos hay que añadir a algunos nuevos ‘viejos’ líderes que van a ostentar destacada influencia en la renovación europea.

Christine Lagarde, ex directora gerente del FMI, al frente del Banco Central Europeo, con el propósito de hacer la política monetaria de la Eurozona más comprensible para el ciudadano europeo no experto, e incluso que los activos del BCE tengan un color más verde. Seguirá las políticas de estímulos monetarios de Draghi, y como ha hecho en el FMI, sabrá adaptarse con flexibilidad y rapidez a las circunstancias cambiantes y a las señales de los mercados. Su designación es un gran plus para Europa y la economía mundial justo ahora que hay alerta de cambio de ciclo.

Josep Borrell, una vez confirmado por el Parlamento Europeo, tendrá sin duda, con su gran competencia y capacidad intelectual, la posibilidad de hacer más consistente la política exterior, de seguridad y cooperación europea, y junto con la presidenta de la Comisión y el presidente del Consejo, reafirmar, asentar, e innovar la presencia de la UE en el resto del mundo y en las instituciones multilaterales mundiales. Las regiones ultraperiféricas de la UE también deberían ser competencia y atención del alto representante.

En la vecina ibérica República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República, es otro de los dirigentes nacionales europeos de la generación nacida en la década de la Segunda Guerra Mundial que destaca mucho por la defensa de los valores liberales y, en su caso, católicos, de la democracia y el republicanismo, y que lo hace también por su convivialidad y activismo. Sólo en democracias republicanas pueden surgir, de vez en cuando, de entre su ciudadanía, líderes de esa positividad.

A pesar de los nubarrones climáticos, económicos y geopolíticos, y de persistentes desigualdades y más regulación inmigratoria, la Unión Europea encara su futuro mucho mejor liderada de lo que ha estado desde su creación hace más de 60 años, y Europa puede celebrar los 75 años de la paz, reconstrucción y democracia, tras la Segunda Guerra Mundial y la creación del sistema de Naciones Unidas, con renovada esperanza de el futuro.


Economista político internacional, miembro de la Asociación de Antiguos Funcionarios de la Comisión Europea (AIACE), y miembro asociado del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE / Renew Europe).