Motivos para la lectura

0
28

Según parece, el encierro en las viviendas de la población en España va para más largo, eso sí, en distinto grado, forma y medida según las decisiones de los expertos que también estarán sujetas a lo que marque el calendario, o eso dicen entre ovaciones y caceroladas. Mientras tanto apuntan que lo mejor es quedarse en casa que es un buen remedio para todos los males por más que haya paises que vayan por otra vía que aclare más el panorama personal y y comercial.

No va a ser fácil sobreponerse a tantos días de empresas y comercios cerrados que lo tendrán complicado para volver a coger el ritmo que tenían antes de adoptarse las medidas de confinamiento. Pero ese es otro cantar o harina de otro costal que suele decirse.

Mientras tanto, los que no trabajan bien sea en sus puestos o desde casa, deben mantenerse activos y entretenidos. Siempre habrá algo que arreglar, algún asuntillo que poner al día, salir un rato de paseo, poco y con mucho cuidado, pero queda mucho tiempo “en blanco” y nada mejor que leer para hacer más llevadera la reclusión porque no todo se basa en ver televisión que, por otro lado, informa/desinforma y hay programas que más que distraer llevan al sonrojo y la vergüenza o sin verguenza.

Como hay mucho tiempro libre, yo sigo aconsejando la lectura pues es la mejor forma de adquirir conocimientos y, en el tema taurino no podía ser de otra manera. No sirve con ir a ver el espectáculo en la plaza, hay que saber escuchar para ir formando opinión aunque no coincidamos en algunos aspectos y hay que leer mucho para comprender las cosas.

El pasado 16 de mayo se cumplió el centenario de la muerte de José Gómez Ortega “Gallito” o “Joselito el Gallo” y había muchos actos programados para la conmemoración que se han quedado en el aire precisamente por la pandemia del COVID-19 y los decretos que prohiben los desplazamientos y los actos multitudinarios pero para leer, no hace falta salir de casa. Entre los muchos libros dedicados al torero de Gelves, hay uno cuyo título da a entrever lo que significó la pareja de la Edad de Oro del Toreo: “Belmonte, el sueño de Joselito” escrito por un matador de toros que, una vez retirado de los ruedos, ejerció de periodista, Juan Posada. Lo editó Espasa-Calpe en su colección La Tauromaquia con el número 44.

Un gran libro escrito por el torero y periodista Juan Posada

Siguiendo con “Gallito”, el profesor de Universidad Mario Utrilla nos lleva a hacer un viaje por el mismo trayecto que siguió el torero en la temporada de 1915; novela, geografía e historia. Un excelente y entretenido libro: La vida en el ruedo. Ruta de la edad de oro del toreo.

Los lugares por donde pasó “Gallito” en 1915

Una novela de una escritora con una sensibilidad exquisita, Marilén Barceló, Doctora en Psicología. “Cruce de Vidas” está llena de sentimientos, romanticismo y emociones.

  Una novela que nos permite soñar

José Bergamín, el de “La música callada del toreo”, nos dejó también su “Obra taurina” de amena lectura y que te aleja del mundanal ruido.

       Importante libro de Bergamín

Aunque los políticos han conseguido erradicar la fiesta de toros de Cataluña, la afición en esa parte de España sigue viva y, para que no se olvide, Salvador Balil nos ha dejado un precioso libro “Viaje por la Bacelona Taurina”, porque en las plazas de toros de esa capital hubo años que se daban más festejos que en las dos de Madrid.

Primer premio de literatura taurina Enrique Ponce-Club Allard

Quien quiera hacer creer la simpleza de que los toros es una parte de la España a erradicar, se encuentra con innumerables personalidades de todos los paises a los que la Fiesta les ha calado en su forma de ser y han entendido su importancia en la vida. El californiano Barnaby Conrad nos deja esta preciosa novela: “El Matador”.

Barnaby Conrad fue Cónsul en España a mediados de los 40

J. Agulla