Sin temporada pero muy vivos

0
36
No se puede hablar de Temporada Taurina ya que las grandes Ferias han quedado suspendidas por los motivos más que sabidos de los efectos de la pandemia del Covid-19 y las medidas a que obligan las autoridades sanitarias. De todas formas, algunos empresarios han conseguido que haya festejos taurinos y, por tanto, se hable de toros y los aficionados puedan presenciarlos aunque sea de forma esporádica. Decían en los pueblos antiguamente que ¡menos da una piedra!
Para ello, ha tenido que ponerse de acuerdo todo el sector, toreros y cuadrillas y ganaderos porque, en estas circunstancias, los dineros no pueden ser los mismos que en temporadas anteriores, son momentos de aunar esfuerzos y sacrificios con tal de que haya toros. Ha habido alguna figura que ha dicho que si hay que “estar ahí”, que se cuente con ellos para intentar “tirar del carro”. Porque, también es verdad, hay que hacer las cosas muy bien y cerrar carteles muy atractivos con suficiente “tirón” para que se vendan todas las entradas que cada Comunidad permita como aforo máximo en cada plaza. Y ha habido televisiones autonómicas que se han sumado a la idea y han apoyado los proyectos haciendo retransmisiones desde algunas plazas.
Salió bien la experiencia en Ávila a mediados de julio registrando buenas entradas los dos días programados, en uno pudimos ver a López Simón y nos pareció recuperado de su bache particular y en el otro tocaron a oreja por coleta ante toros de Adolfo, Chacón, “Morenito” y Gómez del Pilar.
           Alberto López Simón
Luego saltó la noticia del romance de Enrique Ponce y, programas de televisión declarados antitaurinos dedicaron horas a “perseguir” al torero, de luces y de paisano. Hubo mucha expectación y más “morbo” en Osuna el 1-8 con Ponce en el cartel que demostró su maestría y elegancia en el ruedo al igual que el siguiente 2 en Navas de San Juan donde lidió cuatro toros de su ganadería y dictó cuatro lecciones de tauromaquia con la obra cumbre en el segundo. De ahí, el 3 toreó en Huelva donde fue David De Miranda el que se llevó el gato al agua al cortar una oreja de cada uno de sus toros y el siguiente 4 en Plasencia donde fue Emilio de Justo, en un momento dulce, el que salió a hombros.
        Emilio de Justo triunfador en Plasencia.

Sin temporada pero con festejos que están haciendo moverse a los aficionados y con resultados altamente positivos. Pese a las restricciones, el ahogamiento encubierto y todas las trabas posibles, la Fiesta sigue viva.

J. Agulla