FITUR es un buen marco donde proyectar y dar a conocer las potencialidades turísticas de Toledo, no sólo en la capital, sino también en los pueblos de la provincia.

En la Feria se ha presentado el II Plan Estratégico de Turismo de Castilla-La Mancha para los próximos cuatro años, cuyo objetivo es incidir en un turismo diferenciado y de calidad, al que, junto a las fortalezas de Toledo, como su riqueza patrimonial, cultural y de naturaleza, le ofrezcamos  a los visitantes experiencias nuevas y diferentes que les sorprendan y que no esperan, para así, mejorar su tiempo de estancia y de consumo en la provincia.

Desde el Gobierno regional se está trabajando para mantener a la provincia de Toledo como referente turístico de interior, apostando por una oferta diferenciada que alargue las estancias, genere más riqueza y sea sostenible.

Aprovechando el reconocimiento de la cerámica de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo como Patrimonio Inmaterial de la Unesco, el estand cuenta con un gran panel cerámico de siete metros cuadrados y como en ediciones anteriores, tendrán un espacio privilegiado los tres lugares declarados Patrimonio de la Humanidad de la región, entre ellos el Casco Histórico de Toledo.

Asimismo, el parque temático `Puy du Fou´ cuenta con un mostrador, ya que –señalaba Úbeda- “pensamos que su funcionamiento va a suponer un cambio en la demanda turística de la capital, favoreciendo el incremento de las pernoctaciones”.

Entre las presentaciones que se han desarrollado en el estand se encuentran las de “Toledo Patrimonio Mundial”, “Talavera en los sentidos” y “Novedades expositivas 2020 en Castilla-La Mancha”, en la que el Gobierno regional ha presentado sus proyectos en materia de exposiciones para fomentar el turismo cultural.

La combinación de la historia y las efemérides culturales con el turismo estarán presentes  con presentaciones de las actividades programadas en La Puebla de Montalbán, con motivo del 550 aniversario del nacimiento de Fernando de Rojas, autor de La Celestina; el VIII Centenario del Señorío de Orgaz y el V del Condado de Orgaz; las Jornadas Renacentistas de Cebolla,  las Jornadas Calderonianas de Yepes, o las Jornadas Cervantinas de Esquivias, que llevará este año el CDXXXV aniversario de boda de Cervantes y Catalina Salazar.  También estarán presentes las fiestas de la provincia, como la Semana Santa de Ocaña o la Pasión de Cristo de Villatobas; espacios arqueológicos como el yacimiento de Dancos en Lillo y los espacios naturales de la provincia como la comarca de La Jara, entre otros. Completan la presencia de la provincia de Toledo en el estand, muestras de artesanía en vivo con bordadoras de Navalcán, cerámica de Talavera y espadería y damasquinado de Toledo y, por supuesto, la extraordinaria gastronomía toledana, con catas de aceites de la DOP Montes de Toledo y de vinos de la DOP Méntrida, morcilla de Quismondo y productos conventuales de Toledo y los showcooking de tres chefs de reconocido prestigio; Iván Cerdeño, cuyo restaurante cuenta con una estrella Michelin; el talaverano Carlos Maldonado y el toledano Adolfo Muñoz.

DATOS DEL TURISMO EN TOLEDO

Según los datos del INE sobre Coyuntura Turística Hotelera publicados ayer, durante 2019 un total de 845.756 viajeros se han alojado en establecimientos hoteleros de la provincia y han generado 1.326.569 pernoctaciones. También es favorable la evolución de la demanda en alojamientos de turismo rural, con un incremento hasta noviembre del 11,5% en volumen de viajeros alojados y una subida del 3% en pernoctaciones rurales.

El turismo es un sector estratégico para la provincia de Toledo, que cuenta con un total de 6.770 establecimientos turísticos y cierra el año 2019 con una media anual de 14.633 afiliados a la Seguridad Social en el sector de la hostelería, un 4,1% por encima del nivel de empleo turístico a cierre de 2018.