UPA sugiere dos alternativas para que se mantenga la ayuda para el girasol y la colza

56

Esta organización agraria se opone a la propuesta de Agricultura de eliminar la ayuda asociada a girasol y Colza.

Solicita a la Consejería de Agricultura, que presione al Ministerio para que no se retire de la PAC el incentivo al girasol y a la colza.

El pasado lunes se conoció la intención de retirar las ayudas asociadas al girasol y la colza, dos cultivos de gran importancia para nuestra comunidad y también para el resto de España.

Desde el sindicato UPA se rechaza totalmente estas intenciones, al considerarlas injustas e ilógicas, sobre todo en el momento que vivimos con la situación de guerra en Europa

El paso que tienen estos dos cultivos en Castilla y León es muy importante y lo confirmar los datos de superficie de la presente campaña, que serán de 390.000 hectáreas aproximadamente de girasol y 61.000 hectáreas de colza.

La supresión de esta ayuda se justifica en que la Comisión Europea no considera estos cultivos como proteaginosas (que tiene una bolsa del 2% del presupuesto).

Tendrían que entrar en el paquete del 13%, más esta partida está “totalmente repartida”, por lo que había que quitar ayudas a otros sectores para mantener el girasol y la colza.

El Ministerio de Agricultura propone que los 45 millones que se destinaban a esta medida pasen a la ayuda básica de la renta.

Se asignarían a tres regiones de cultivos herbáceos de secano donde se ha venido cultivando girasol y colza históricamente. Una estrategia que desde el sindicato UPA se rechaza.

Este sindicato propone dos alternativas:

Que se siga contemplando la ayuda a las oleaginosas como parte importante del Plan Proteico Nacional.

Y la otra alternativa, que no se pierdan fondos de los paquetes de ayudas acopladas.

Castilla y León, España y Europa son muy deficitarias en producción de proteína vegetal. Es por ello por lo que se están articulando estrategias para incrementar la producción de cultivos como las proteaginosas y oleaginosas.

Para ello las ayudas asociadas son una herramienta de hacer política, afirman desde UPA, apoyando a los agricultores que apuestan por estos cultivos.

UPA cree que el sector agroalimentario español necesita reducir su dependencia de proteína foránea. “Los agricultores están en un proceso de adaptación a las nuevas exigencias ambientales, donde el sector de las proteínas juega un papel importante. Las actuales tensiones en los mercados de los fertilizantes también aportan razones muy de peso para no eliminar estas ayudas”.