EL CENTRO RIOJANO PREMIA A ÁLVARO DE LA CALLE

94

EL TORERO ÁLVARO DE LA CALLE PREMIADO POR  EL CENTRO RIOJANO DE MADRID CON EL PATROCINIO DE BODEGAS MARQUÉS DE RISCAL

Una vez que el Centro Riojano de Madrid hizo público el ganador del prestigioso “Vestido de luces Rioja y oro”, que recayó en Tomás Rufo como triunfador de San Isidro, se debatió la posibilidad de tener un reconocimiento al torero Álvaro de la Calle por su excelente labor en la plaza de “Las Ventas” de Madrid la tarde del 10 de abril, domingo de Ramos, en el festejo en que se anunció Emilio de Justo como único espada y Álvaro hizo el paseíllo como sobresaliente.

Por el grave percance de Emilio de Justo, Álvaro de la Calle tuvo que lidiar cinco de los toros teniendo una actuación que fue muy reconocida por la afición y, aún sin cortar orejas, las fuertes ovaciones que escuchó durante la lidia y la unánime al abandonar el ruedo, fueron la consecuencia de su buen hacer en cada uno de los toros, de distintas ganaderías y, por tanto, de muy distinto comportamiento.

Álvaro abandona el ruedo al frente de las cuadrillas

 

 

Sucedió algo imprevisto e insólito porque, lo habitual, es que al sobresaliente se le dé la oportunidad de poder intervenir en un  quite a lo largo de todo el festejo. David Castellanos recogió una fotografía que da la justa idea de la humildad del salmantino que abandonó la plaza y fue hasta el hotel, situado frente a la Monumental, de la mano de su esposa y de su hija.

Hubo un ofrecimiento por parte de Dª Verónica Fernández de Córdoba, en representación de las Bodegas Marqués de Riscal, de patrocinar el premio de un capote de paseo a este torero por la alta nota sacada en el duro examen a que le sometieron los cinco toros en la primera plaza del mundo. El presidente del Centro Riojano, D. José Antonio Rupérez Caño  ofreció también sus salones para que la entrega del capote de paseo a Álvaro de la Calle tuviera el mejor marco posible.

Parecido a este Capote será el merecido premio para Álvaro de la Calle

 

 

 

Un reconocimiento más para el torero salmantino que se ganó en el ruedo, con toda justicia, verse incluido en algún cartel de Madrid que fue donde dejó constancia de su buen hacer y también en otras plazas de provincias.

J. Agulla