DIOSLEGUARDE TRIUNFADOR DEL CERTAMEN CASTILLA Y LEON DE NOVILLADAS

0
70

El salmantino Manuel Diosleguarde vencedor en la Final del Certamen de novilladas de Castilla y León

Tal y como estaba previsto, el 24 de julio y a la hora anunciada de las 6 de la tarde, hicieron el paseíllo en la plaza de toros de El Espinar (Segovia), los tres novilleros finalistas del Certamen de Castilla y León promocionado por la Fundación del Toro de Lidia. Antonio Grande, Manuel Diosleguarde y Sergio Rodríguez.

El paseíllo de las cuadrillas

Los tres novilleros justificaron su pase a esta final por las condiciones demostradas y sus distintos conceptos de torear. En este sentido no les pusieron las cosas fáciles a los miembros del jurado que determinó el orden en la clasificación final por el manejo de la espada que, en alguno de los casos, se complicó.

Los novillos tuvieron el comportamiento propio de su encaste, los tres de José Escolar, con mucha casta y movilidad además de sentido y los tres de Pedraza de Yeltes bravos pero con menos temperamento y humillando más.

Antonio Grande le cortó una oreja al primero de Escolar a base de valor y oficio y con el cuarto, de Pedraza alargó la faena que no llegó a tomar vuelo dando pie a que sonaran dos avisos.

Antonio Grande se ajusta en el de pecho

Manuel Diosleguarde fue el más regular en sus actuaciones, sereno y sabiendo en todo momento como resolver la situación. Toreó arrastrando el engaño y con muletazos muy largos por ambos pitones al segundo de Pedraza rematando de forma airosa con molinetes o afarolados antes de los de pecho. El quinto, de Escolar, fue devuelto siendo el sobrero del mismo hierro ante el que Manuel mostró su seguridad y valor ante un novillo violento y con molesto cabeceo. Toreó al natural de uno en uno buscando el pitón contrario hasta rematar de pecho. El trasteo tuvo mucho interés por lo encastado del cárdeno. Realizó la suerte suprema como mandan los cánones quedando el acero algo desprendido lo que no impidió la concesión de una oreja que le abría la puerta grande y le daría el primer puesto en esta final.

Manuel Diosleguarde en un templado natural

Muy buen concepto mostró Sergio Rodríguez que tuvo en los tendidos a muchos seguidores desplazados de su pueblo, Las Navas del Marqués que no dista a muchos kilómetros. Maneja con soltura y variedad el capote (al primero de Pedraza le saludó con tafalleras y una larga). La faena la comenzó toreando de rodillas en redondo con mucha seguridad; una lástima que se atascara con la espada algo que también le ocurrió en el sexto de Escolar al que recibió con ajustadas verónicas aunque  luego el novillo sacó muchas complicaciones terminando muy cerrado en tablas donde, con valor, le sacó unos buenos muletazos por alto. Una pena el mal manejo de la espada y, esta vez, también el descabello.

Así comenzó la faena Sergio Rodríguez a su primero

Al final del festejo, en el centro del ruedo, los tres novilleros recibieron unos cuadros con dibujos sobre sus siluetas y Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia entregó la escultura como triunfador a Manuel Diosleguarde.

Victorino Martín con el triunfador

En el acto, estuvieron presentes el alcalde de la localidad Javier Figueredo Soto acompañado de los concejales.

El vencedor escoltado por el alcalde Javier Figueredo y el concejal Javier Hernando
Manuel Diosleguarde por la puerta grande

Julián Agulla