EFEMÉRIDES, 3 de Junio – Tauromaquia

0
25

CIGARRERO.- Toro castaño obscuro, de don Anastasio Martín, corrido en Málaga el 3 de junio de 1877. Su lidia fue una continuada ovación para los espadas de aquella fiesta, Rafael Molina “Lagartijo” y José Lara Jiménez “Chicorro”, pues aprovechando la bravura, tomó 18 varas, y la nobleza excepcional de Cigarrero, realizaron con él variadas y vistosas suertes, tales como el salto a la garrocha que dio “Chicorro” con su maestría en tan difícil suerte, quites de todas clases, banderillas; siendo muerto por Rafael Molina “Lagartijo” de manera admirable, otorgándosele la oreja del bravísimo animal.

Rafael Molina “Lagartijo”

El 3 de junio de 1887 se inauguró la plaza de toros de Castellón de la Plana con capacidad para unos 13.000 espectadores. Los toros fueron del duque de Veragua y los toreros, Rafael Molina “Lagartijo” y Salvador Sánchez “Frascuelo”.

Llenazo en Castellón

En Algeciras (Cádiz) se lidiaron toros de Basilio Peñalver el 3 de junio de 1900. Fue la tarde  de la alternativa de Diego Olivé Rodas “Morenito de Algeciras” que recibió los trastos de manos de Joaquín Navarro “Quinito” y le cedió la lidia del toro Lucero con Emilio Torres “Bombita” de testigo. Pese a la alternativa siguió toreando novilladas hasta el 20 de julio de 1902 en Barcelona fecha en la que volvió a tomar la alternativa de manos de Antonio Fuentes con Ricardo Torres “Bombita” y toros de Concha y Sierra.

Madrid, miércoles 3 de junio de 1987. Se lidiaron 5 toros de Victorino Martín y 1 de José Samuel Lupi (1º). En barrera, presenció el festejo S. M. El Rey al que los tres espadas brindaron un toro. El cartel estaba compuesto por José Antonio Campuzano que le cortó dos orejas y salió por la puerta grande, Víctor Mendes que fue ovacionado y Carlos Aragón Cancela que sufrió una grave cornada en el tercero.

José A. Campuzano se dobla con un victorino

Madrid, 3 de junio de 2014. Se lidiaron 6 toros de Adolfo Martín que se apagaron pronto. La corrida, aunque interesante, pasaba en blanco para Antonio Ferrera, Diego Urdiales y Miguel Ángel Perera que tuvo la suerte de cara en el sexto, Revoltoso, número 46 que demostró su clase en el galope en banderillas; Perera brindó al público y se mostró muy firme, con mando y temple subiendo mucho el tono en los naturales; una estocada hasta la bola propició que le fueran otorgadas las dos orejas que le abrían, por cuarta vez, la puerta grande de la Monumental de “Las Ventas”. El toro fue aplaudido en el arrastre.

Perera salió por la puerta grande