EFEMÉRIDES, 4 de abril – Tauromaquia

0
36

Tal día como hoy 4 de abril, pero del año 1842, recibió la alternativa en la plaza de Madrid el torero sevillano Juan Yust que tuvo como padrino a Roque Miranda Conde “Rigores”. Se había formado en la Real Escuela de Tauromaquia de Sevilla.

El 4 de abril de 1851 falleció en Chiclana (Cádiz) el torero Francisco Montes Reina “Paquiro”, víctima de unas fiebres, cuando tenía 46 años de edad. Fue discípulo del gran Pedro Romero en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla siendo un innovador en el desarrollo de la lidia preocupándose de la colocación de banderilleros y compañeros. Primera figura en el segundo cuarto del siglo XIX, mantuvo una gran rivalidad con Francisco Herrera “Curro Cúchares”, Juan Pastor y José Redondo “El Chiclanero” entre otros.

Paquiro, torero de referencia

En Casablanca (Marruecos) se lidiaron toros de Domingo Ortega en la Corrida de Beneficencia del 4 de abril de 1954. Hicieron el paseíllo, Pablo Lozano que paseó una oreja del cuarto; César Girón fue ovacionado en el segundo y le cortó las orejas y el rabo al quinto. El rotundo triunfador fue Manuel Jiménez “Chicuelo II” que arrebató a los tendidos y salió a hombros después de cortar las cuatro orejas y los dos rabos; fue acompañado por Girón.

Chicuelo triunfador en Casablanca

Ganaderos y toreros de todos los escalafones se volcaron en el magno Festival que el 4 de abril de 1992 se dedicó en Salamanca como homenaje al torero Julio Robles. Lleno hasta la bandera y éxito artístico de los doce actuantes. Cortaron una oreja, Roberto Domínguez al novillo de Garzón, “Espartaco” al de Sepúlveda, Rui Bento al de Atanasio, José Luis Ramos al de Andrés Ramos y el novillero José Ignacio Sánchez al de Francisco Galache. Cosecharon ovaciones Manzanares ante un pupilo de Los Bayones, “Niño de la Capea” a uno de sus hijos los Hermanos Gutiérrez Lorenzo, Ortega Cano ante un Montalvo, Paco Ojeda con el de Aldeanueva, “Joselito” con uno de Vicente Charro, Fernando Lozano con uno de El Pilar y Rafi Camino ante uno de Alipio Pérez-Tabernero.

Los compañeros arroparon a Julio Robles