EFEMÉRIDES, 4 de Enero – Tauromaquia

149

En la plaza de toros de México capital, recibió la alternativa el 4 de enero de 1907 el espada gaditano Sebastián Chávez Ruiz “Chano”. Tuvo como padrino a Vicente Pastor lidiando toros de la ganadería de San Diego de los Padres.

Fotografía de estudio de Chano

El 4 de enero de 1914 nació en Madrid el matador de toros José Mejías Jiménez “Pepe Bienvenida” o “Pepote” como se le denominó en muchas ocasiones. De una dinastía de toreros que ha pasado a ser como la más importante del siglo XX comenzada en su abuelo, Manuel Bienvenida Luján y continuada en su padre Manuel Mejías Rapela matador que compitió con “Bombita” y “Machaquito” y al que el crítico Don Modesto apodó “El Papa Negro”. Sus hermanos también fueron toreros de alternativa, Manolo, Antonio, Ángel Luis y Juan o “Juanito”. El último Bienvenida que vistió de luces fue su sobrino Miguel, hijo de Ángel Luis.  “Pepe Bienvenida” tomó la alternativa en Madrid el 4 de julio de 1931, tarde en la que Nicanor Villalta le cedió la lidia del toro Majoleto de María Matea Montalvo en presencia de su hermano Manolo.

Pepe citando a banderillas en una silla

El 4 de enero de 1976 se anunció un Festejo Extraordinario fuera de Feria en la localidad de Armenia (Colombia). Salieron al redondel cuatro toros de Mondoñedo y uno de regalo de Ernesto Gutiérrez Arango. En cabeza del cartel, Jaime González “El Puno” que fue premiado con las dos orejas al quinto; Palomo “Linares” dio la vuelta al ruedo; Dámaso González fue ovacionado en su turno e indultó al toro que regaló paseando dos orejas simbólicas. Cerró cartel Antonio José Galán que fue premiado con una oreja.

Desplante de Dámaso en la cara del toro

En Cali (Colombia), en su plaza de Cañaveralejo se anunció un festejo mano a mano entre los dos toreros de máxima atracción en el momento, el 4 de enero de 1994. Con toros de Guachicono hicieron el paseíllo el colombiano César Rincón que paseó una oreja del primero, las dos del tercero y saludó desde el tercio en el quinto. El español Enrique Ponce fue premiado con la oreja del segundo sexto y saludó tras su labor en el cuarto. Ambos espadas salieron a hombros.

Rincón templa un muletazo