Pese al agua y el viento, toros en Torija (Guadalajara)

0
35
Paseíllo en Torija (Guadalajara)

Contra viento y marea, corrida de toros en Torija (Guadalajara)

Cartel anunciador del festejo

Pese a estar lloviendo desde la noche anterior, se dio la corrida anunciada el 11 de abril en la localidad alcarreña de Torija. Con las cámaras de Castilla – La Mancha TV retransmitiendo el festejo que comentaron José Miguel Martín de Blas y el torero César Jiménez, se inició el paseíllo con media hora de retraso para que el ruedo presentara mejores condiciones. Se lidiaron seis toros de la ganadería segoviana del marqués de Quintanar que estoquearon Raúl Rivera, Curro de la Casa y Marcos.

El ganado salió muy justo de fuerza y alguno de los toros perdió las manos en más ocasiones de las deseadas y tampoco anduvieron sobrados de casta y, sin esta, la nobleza da paso a la sosería. Los tres espadas hicieron méritos para salir por la puerta grande ya que cortaron dos orejas cada uno pero, por las restricciones de la pandemia del Covid-19, es algo que no está permitido.

Las autoridades sanitarias autorizaron un 75% de aforo algo que no ocurrió por  el frío, la intensidad de la lluvia que cesó cuando comenzaba la corrida y, segundo por ser televisada motivo por el que la mayoría prefirió no arriesgarse a mojarse. Aún así, unas quinientas personas en el recinto.

Raúl Rivera que vistió de grana y oro toreó bien de capote a sus dos toros y cubrió dos brillantes tercios de banderillas ganando bien la cara y clavando arriba, jugueteando en la cara hasta conseguir parar al toro. Recibió a su segundo con una larga cambiada en el tercio y comenzó la faena de muleta con las dos rodillas en tierra. Manejó bien los aceros y cortó una oreja de cada toro.

Rivera con la oreja de su primero

Reaparecía Curro de la Casa (sangre de toro y oro) que se encontró con su primero, demasiado justo de fortaleza por lo que la faena fue porfiona, con buenos momentos. Su segundo tuvo otro aire y le sacó muletazos muy largos dándole tiempo. La estocada cayó en el hoyo de las agujas y le premiaron con dos orejas.

Reaparición y triunfo de Curro ante sus paisanos

Vistió de marino y oro Marcos que estuvo muy valiente en su primero, en una faena de cercanías permitiendo que los pitones rozaran los bordados de la taleguilla. Dos circulares de espaldas fueron jaleados y como el estoconazo fue de ley, paseó las dos orejas y no hubo premio en el sexto porque pinchó más de la cuenta.

          Valor sereno de Marcos
  1. Agulla