Toledo controlará sus colonias de gatos de la mano de las asociaciones animalistas y protectoras

0
91
Gatos callejeros
Gatos callejeros en Toledo

El Ayuntamiento de Toledo ha anunciado que va a controlar las colonias de gatos que existen en la ciudad gracias a la colaboración de asociaciones animalistas y de protectoras de animales locales que utilizarán para ello el conocido como método CER, que consiste en la captura, esterilización y suelta de estos animales callejeros.

Según ha explicado, Noelia de la Cruz, concejala de Servicios Medioambientales y Transición Ecológica del Consistorio toledano, esta tarea se desarrollará con un contrato de 6 meses de duración y supondrá una inversión municipal que se ha marcado en con una base de 36.300 euros para 2021, un servicio veterinario que tendrá que salir a licitación próximamente.

Objetivos del plan

El principal objetivo de este plan de control de las colonias felinas de la ciudad de Toledo es garantizar la salud y la seguridad entre los vecinos que pueden derivar del descontrol en la población de este tipo de animales callejeros, mejorar la convivencia con ellos y el bienestar de los propios animales.

Se trata, ha dicho De la Cruz, “de mantener la población de gatos urbanos callejeros en niveles aceptables, condiciones saludables y entornos adecuados“.

Proceso a seguir

Una vez los animales sean capturados por la empresa u organización encargada de dar el servicio, los pasos a seguir serán los siguientes:

  • Registro y evaluación de los animales para ver en que estado de salud se encuentran.
  • Esterilización.
  • Marcaje de cada uno de los gatos.
  • Desparasitación.
  • Suelta de nuevo en su hábitat urbano.

Incremento de gatos

Según ha destacado la concejala toledana, el periodo de pandemia de la Covid-19, acompañado de los muchos meses en los que se han producido confinamientos, han servido para que se incremente el número de gatos en las calles de la ciudad, un “incremento importante”, ha asegurado.

Para ella este “aumento con nuevas camadas” ha generado una situación que “no es grave”, pero que será necesario controlar para que no haya problemas a posteriori.