El PSOE lamenta que “el PP dé la espalda a la mitad de los tricantinos con sus presupuestos”

0
53

El Grupo Municipal Socialista de Tres Cantos ha votado en contra de los presupuestos municipales presentados esta mañana por el gobierno del PP en el Pleno Extraordinario. Y lo ha hecho convencido de que son unos presupuestos pensados solo en función de su rentabilidad y que dan las espalda a la mitad de la población de la ciudad.

Así lo ha explicado el portavoz socialista, Vicente López, en su intervención para argumentar el sentido del voto de su grupo. “No han tenido ni la más mínima cortesía democrática para al menos sentarse con el principal grupo de la oposición o leer las propuestas por escrito que le hemos pasado y que van en la línea de lo que, creemos, deben ser unos presupuestos: de calidad, cercanos y comprometidos”, dijo. “Lo fundamental en los presupuestos no son los aspectos técnicos, sino las formas políticas que se encuentran detrás de las decisiones tomadas y que revelan lo que cada uno representa, los intereses que defiende, la importancia que le da a los ciudadanos y a la propia ciudad. Las formas son el fondo”, aseveró López.

“Cuando se gobierna pensando en los números, los políticos se convierten en simples gestores, olvidándose del verdadero sentir de la ciudadanía. Y no podemos pretender que la gestión económica de las administraciones públicas se guíe por criterios exclusivos de rentabilidad, como si fuera una empresa privada, sino que debe tener un sentido que va mucho más allá: el sentido social, el sentido de la excelencia o el sentido de la justicia”, continúo el portavoz del PSOE tricantino.

En la propuesta formal que el Grupo Municipal Socialista había elaborado para que el gobierno del PP pudiera estudiarla e incluir sus ideas –o algunas de ellas- en las partidas de inversión que finalmente se aprobaran, se incluían, entre otros, proyectos relacionados con el medioambiente, la participación ciudadana o la educación.

Para el área de medioambiente, el PSOE de Tres Cantos insistía una vez más en que el ayuntamiento destinara parte de los presupuestos de 2020 a instalar paneles solares en edificios municipales (€250.000), así como a proyectos de eficiencia energética (€250.000) y a la instalación de una estación para medir el aire (€150.000). También proponía una partida menor (€50.000) para limpiar los cauces fluviales de Arroyo Bodonal.

Con respecto a la participación ciudadana, el PSOE intentaba que por fin los presupuestos fueran verdaderamente participativos y se destinaran €1.000.000 a los proyectos votados entre las propuestas de los vecinos y vecinas de la ciudad. Además, quería que hubiera una partida de €180.000 para subvenciones a asociaciones locales.

La educación siempre es un área fundamental para los socialistas y por ello pensaban que había que guardar partidas para un plan de reducción del fracaso escolar (€30.000), para ayudas para realizar intercambios de estudio (€150.000) y para la construcción de una sala de estudio en la Primera Fase (€100.000). En su afán por hacer de Tres Cantos una ciudad puntera en innovación y tecnología, el PSOE también pretendía destinar €250.000 para clases gratuitas de robótica e inglés a niños y niñas de la ciudad (€150.000).

El Grupo Municipal Socialista también había trasladado al gobierno iniciativas para las áreas de Movilidad, Fomento y Salud Pública: construir un parque y una escuela infantil y una pista multiusos en la zona nueva, seguir poniendo sombras en los parques infantiles, construir la casa de las asociaciones, realizar una reforma integral del recinto ferial, adecuar el parking frente al hotel para la estación de Renfe o contratar un técnico especializado que desarrolle el área de movilidad.

Ninguna de estas propuestas fue atendida, ni siquiera leída y el PP sacó adelante unos presupuestos poco ambiciosos, que anteponen los compromisos e intereses de las empresas privadas frente a los de los vecinos, las partidas para cemento, ladrillos o flores frente a las destinadas a los mayores, por ejemplo, y que están maquillados según la conveniencia del gobierno.