Ocho corderas mueren en un brutal ataque de lobos en una propiedad privada en El Hoyo de Pinares

163

En una propiedad privada y cercada en el término municipal de El Hoyo de Pinares, ocho corderas han perdido la vida a causa de un ataque despiadado de lobos.

Una vez más, esta nueva muestra de lobada demuestra la ineficacia y falta de habilidad política para solucionar un problema arraigado, como es el de la vida silvestre en nuestra región.

La falta de determinación política para finalmente abordar la incapacidad de conciliar la presencia desenfrenada del lobo con la crianza a gran escala arroja consecuencias como las experimentadas por el joven ganadero abulense, quien ha sufrido este nuevo ataque en nuestra provincia.

La Alianza UPA-COAG hace una llamada a las autoridades correspondientes y a cargo de la situación actual (Junta de Castilla y León y Ministerio de Transición Ecológica) para recordarles que es ilógico e incomprensible prolongar por mucho más tiempo esta realidad, ya que no pueden ampararse en la cotidianidad en la cual los ganaderos de la provincia se encuentran constantemente vulnerables.

Asistencia legal

Los servicios legales de UPA-Ávila van a ofrecer al joven ganadero su asistencia para presentar una demanda en los tribunales no solo por una compensación rápida por las muertes, sino también por una indemnización justa en términos de pérdida de ingresos debido al descenso en la producción que el rebaño sufrirá después del estrés causado por el brutal ataque de lobos a esa explotación.

No permitiremos que se siga considerando como algo común que la fauna silvestre siga atacando a nuestro ganado y no se compense completamente los enormes perjuicios que causan los lobos. No toleraremos que ciertos grupos ecologistas que en realidad son «urbanitas de salón», protegidos por ciertos políticos, intenten imponer sus criterios y, por lo tanto, acaben con el sustento de los ganaderos extensivos de la provincia de Ávila.

Las administraciones competentes parecen no brindar ninguna asistencia ni comprensión a los ganaderos que sufren constantemente la amenaza del lobo en el mundo rural abulense, y en cambio, desean que continúen alimentando a la fauna salvaje a expensas de su patrimonio personal y económico.

Según la Alianza UPA-COAG, “el ganadero es el que está cargando a sus espaldas la alimentación del lobo con su patrimonio. Si lo que quieren las administraciones es que haya lobos, lo justo y necesario sería socializar ese coste de mantener controladamente a esa especie, con una adecuada política de socialización de ese coste, que actualmente recae injustamente por la vía de los hechos, en los profesionales del sector ganadero, a cambio de unas indemnizaciones que no compensan los enormes daños”.

“Urge una mejora atención al ganadero en caso de siniestros y reducción de la burocracia. Urge una mejora de los criterios de tasación y de la valoración de los daños. Indemnizaciones compensatorias justas y ágiles por todos los daños sufridos en los ataques, tanto directos como indirectos. Urge indemnizar con justicia el lucro cesante. Y urge acabar con tantos lobos como hay actualmente con un control poblacional firme”.