Del 19 al 21 de enero, se llevará a cabo la novena edición de la Matanza popular en Martiherrero

172

Del 19 al 21 de enero, se llevará a cabo la novena edición de la Matanza popular, organizada por el Ayuntamiento de Martiherrero.

El propósito de esta festividad es de “recuperar por unos días una actividad tradicional que, aunque ha caído en desuso, sigue siendo memoria viva de los mayores de nuestro pueblo y que queremos que los más jóvenes conozcan”, menciona el alcalde, José Luis del Nogal.

Esta práctica ancestral, durante muchos siglos, fue un medio de subsistencia para numerosas familias: la matanza.

Así, las tradiciones relacionadas con la matanza del cerdo serán el centro de atención durante el próximo fin de semana en la localidad de la sierra de Ávila.

La matanza popular es una práctica que tiene “gran aceptación entre los vecinos, si no es imposible haber llegado a las nueve ediciones, destaca el alcalde.

Programación

Así, el programa dará inicio el viernes, 19 de enero, a las 20:00 horas, con la preparación de cebolla ‘mantancera’ y una cena comunitaria de sopas de ajo y parrillada, con un costo de inscripción de seis euros.

El sacrificio del cerdo tendrá lugar el sábado a las 11:30 horas, posteriormente será asado y el canal se dejará secar. A las 12:00 se realizará una exhibición sobre la elaboración de zambombas al estilo antiguo.

A las 14:30 se llevará a cabo el popular cocido a un precio de ocho euros. Una chocolatada a las 18:30 horas pondrá el toque dulce a un día que culminará con la Disco Móvil del DJ Gabry López a partir de las 19:00 horas.

Durante toda la jornada, el Grupo Turdión se encargará de amenizar con la mejor música tradicional castellana.

El estazado (10:30) te espera el domingo 22, junto con las pastas y el orujo, la fabricación de los diferentes productos obtenidos del animal (12:00) y la comercialización de productos porcinos (13:30).

A las 14:00 llegará la subasta de lotes y piezas nobles del gorrino, seguida de una comida popular con patatas revolconas, picadillo y huevos fritos, por tan solo ocho euros.

Con estas actividades, se cierra un fin de semana en el que se busca “se trata de festejar, disfrutar, compartir y recordar todos juntos en torno a una costumbre de la que dependía el sustento de muchas familias”, concluye Del Nogal.