Cómo proteger a tu perro del frío invernal

153

Las bajas temperaturas pueden plantear dificultades para nuestras mascotas de cuatro patas. Proteger a tu perro del frío no supone únicamente una cuestión de confort, sino de bienestar.

Descubre  estas tácticas efectivas para asegurar que tu fiel compañero se sienta abrigado y querido durante los días helados.

Mantas y camas acolchadas

Bríndale a tu perro una cama almohadillada y mantas extra para construir un refugio cálido en su zona de descanso. Asegúrate de que estén apartados de cualquier corriente de aire y añade mantas adicionales en las noches más gélidas.

Ropa de abrigo para perros

Si tienes una raza de menor tamaño o con pelo corto, puedes pensar en ponerle ropa de invierno a tu perro. Chaquetas o suéteres especialmente creados para perros pueden dar una capa extra de defensa contra el viento y las bajas temperaturas.

Evita las horas más frías

Modifica la programación de salidas para evitar los momentos más gélidos del día. Organiza paseos durante los momentos más templados y evita suelos congelados que puedan perjudicar las extremidades de tu canino. Emplea protectores o pomadas para prevenir la resequedad y las fisuras.

Secado rápido después de paseos en la lluvia o nieve

Una vez terminados los paseos bajo la lluvia o la nieve, es importante asegurarse de que el perro esté completamente seco. La humedad tiene la capacidad de enfriar rápidamente al animal, y un pelaje mojado incrementa el riesgo de hipotermia. Se recomienda utilizar una toalla o un secador de pelo en baja potencia para secarlo por completo.

La correcta alimentación e hidratación

Las necesidades calóricas de tu perro aumentan con el frío. Asegúrate de proporcionarle una dieta equilibrada y ajusta las porciones según sea requerido. Evita que el agua se congele en climas muy fríos y mantén siempre disponible agua fresca.

Actividad moderada

Es esencial hacer ejercicio, pero en los días más fríos, es recomendable optar por actividades moderadas en vez de intensas. El frío puede impactar las articulaciones y los músculos fríos son más susceptibles a lesiones. Además, jugar en espacios cerrados y realizar actividades que estimulen la mente también son alternativas muy buenas.

Revisiones periódicas de la salud

Mantén una estrecha vigilancia sobre la salud de tu canino durante las estaciones gélidas. Presta debida atención a indicios de hipotermia, tales como temblores, letargo o piel fría al tacto. Siempre busca la opinión de tu médico veterinario si tienes inquietudes acerca del bienestar de tu compañero peludo.

En definitiva, cuidar a tu perro de las bajas temperaturas no solo es una labor de responsabilidad, sino también una muestra de afecto y atención. Siguiendo estos métodos, puedes asegurarte de que tu fiel compañero tenga un invierno cálido y saludable, reforzando aún más el lazo especial que compartes.