Ismael Cala: “Meditar es la vía más efectiva de autoconocernos. Por eso yo digo que es mejor estar “meditado” que “medicado”

254

Ismael Cala nació en Cuba, emigró a Canadá donde trabajó como presentador en la CNN hasta que decidió dejarlo todo para dedicarse al mundo de la espiritualidad, la meditación y el mindfulness. Ahora acaba de publicar el libro ‘Fluir para no sufrir: 11 principios para transformar tu vida’.

Este trabajo, editado por Planeta, es la síntesis de una filosofía de liderazgo, el resultado de un proceso de investigación sobre el camino hacia la felicidad, la plenitud y la autorrealización personal. Charlamos con él, aprovechando su paso por Madrid, para que nos exponga cuáles son esos principios que pueden transformar nuestra vida.

P.- ¿Qué le inspiró a abandonar su éxito en CNN en español, y adentrarse en el mundo de la espiritualidad y el mindfulness?

R.-Decidí hacer ese cambio porque sentía que necesitaba algo más en mi vida. Quería encontrar un sentido más profundo y significativo en mi trabajo y en mi vida en general. La espiritualidad y el mindfulness me han ayudado a encontrar esa conexión y significado, y me han permitido vivir una vida más plena.

P.- Has nacido en Cuba, y no deja a nadie indiferente que tu último libro se titule ‘Fluir para no sufrir’. ¿Cómo era tu infancia en Cuba?

R.- Mi infancia en Cuba fue difícil debido a la situación política y económica del país en ese momento. Sin embargo, siempre traté de mantener una actitud positiva, y de buscar oportunidades para crecer y aprender. Nunca olvidaré largas noches de apagones (en los años noventa), cuando pasábamos horas cantando y componiendo canciones para pasar el tiempo. Si bien no fue una realidad grata, me marcó para luego ser recursivo y creativo en entornos con más oportunidades. Esa es una bendición oculta que no puedo negar.

P.- Empezaste tu carrera como comunicador con solo 8 años en una emisora de radio en Cuba. Después vino tu éxito en la CNN en español, ¿cómo te ven tus compatriotas, y las instituciones políticas?

R.- Mis compatriotas me ven como alguien que ha logrado mucho en la vida y que ha tenido éxito en su carrera. El Gobierno cubano ha sido muy hostil conmigo al no permitirme entrar a mi país natal en 15 años. Perder seres queridos (mi padre, mi abuela y mi tía abuela) y no poder despedirme de ellos, ha sido devastador para mí. He tenido la oportunidad de volver a Cuba con los cambios en las regulaciones y ha sido un reencuentro con mis raíces y con mi historia personal, que nunca me ha definido, pero que ha contribuido a llevarme a donde estoy hoy. Sin embargo, ellos saben perfectamente mis opiniones políticas opuestas al socialismo y al modelo ideológico cubano.

P.- Hoy vivimos muchas tensiones, tenemos dificultades para encontrar un equilibrio entre nuestra vida personal y profesional. ¿Cómo podemos tener una mayor armonía en nuestras vidas?

R.- Mi consejo para cultivar la atención plena o mindfulness es empezar con pequeños cambios en su vida diaria, como tomarse unos minutos cada día para meditar o hacer ejercicio. También es importante aprender a desconectar del trabajo cuando se está fuera de la oficina y dedicar tiempo a actividades que te llenen. Una práctica maravillosa para esto es hacer un détox de dispositivos electrónicos un día a la semana. Verás la diferencia en términos de creatividad y productividad.

P.-¿Es tan beneficiosa la meditación para no sufrir en la vida diaria?

R.- Meditar es una de las vías más efectivas de autoconocernos; por eso mismo digo que es mejor estar ‘meditado’ que ‘medicado’, porque con este juego de palabras rescato la importancia de la meditación como camino al autodescubrimiento, a la llave de la sabiduría y al bienestar integral. Entre sus beneficios se encuentran: Te ayuda a estar en paz, mejora a la concentración, fortalece tu cerebro, disminuye los niveles de estrés y ayuda a la concentración. Para incorporarla en su rutina diaria, puedes empezar con pequeñas sesiones de meditación de 5-10 minutos al día y aumentar gradualmente el tiempo a medida que te sientas más cómodo.

P.- Además de su trabajo como escritor, mentor, empresario y asesor, ¿tiene otros proyectos o metas futuras en mente que nos puedas compartir?

R.– Siempre tengo nuevos proyectos y metas por cumplir. Específicamente para España se aproxima el ‘Camino de Santiago’ conmigo en septiembre y un evento maravilloso que se llama En cuerpo y alma en noviembre en Galicia. Para el próximo año tenemos planificadas al menos 3 conferencias masivas en las principales ciudades de España.

P.- ¿Podría explicarnos alguno de los 11 principios de su último libro y como nos pueden ayudar a cambiar nuestra forma de vivir?

R.- Elegir solo algunas claves de un libro que tiene 11 principios, todos igual de importantes, es una tarea complicada. Escogería los primeros 5 elementos que conforman el liderazgo bambú, por ser los que abarcan la esfera personal y que más contribuyen con el autoconocimiento. A saber: integridad, espiritualidad, fuerza serena, flexibilidad y versatilidad. Pero no puedo dejar por fuera la pasión, la colaboración, la exponencialidad, la resiliencia, la consciencia-elevación y la gratitud. No podemos cambiar lo que no conocemos así que como primer paso en la aplicación de estos principios estaría autoconocernos para poder adaptarnos al entorno, sin olvidar nunca la importancia de la gratitud que es el sentimiento maestro para atraer nuevas bendiciones a nuestras vidas.

P.- ¿Dónde debemos buscar el verdadero éxito para ser felices en nuestra vida?

R.-Si uno todos los días vive consciente y no por accidente, y si diseñamos una vida en la que diariamente hay una consciencia de evaluar nuestro actuar para convertirnos en un mejor ser humano, si tomamos en cuenta nuestros aprendizajes y errores, entonces todos los días crecemos. Eso para mí es un éxito como ser humano. Es expansión, es evolución sin límites.

P.- ¿Cuáles son los pasos que debemos de dar para conseguir una felicidad plena?

R.- Para conseguir una felicidad plena, debemos tomar conciencia de que somos los únicos responsables de nuestra vida y de nuestras emociones. Debemos aprender a amarnos y a aceptarnos tal y como somos, sin juzgarnos ni compararnos con los demás. Esto último es algo bastante difícil hoy en día, pues con las redes sociales, y los móviles como ‘armas de distracción masiva’, vamos por la vida dispersos y a la vez comparándonos con el otro o con esa imagen que tenemos del otro que nunca es 100% real. Debemos cultivar relaciones sanas y rodearnos de personas que nos sumen y nos hagan crecer. Y debemos tener un propósito claro en la vida, algo que nos apasione y nos haga sentir vivos. Eso que los japoneses llaman ikigai y que se resume en la razón de despertar cada mañana.

P.- En tu libro hablas del líder bambú. Al bambú se le llama el árbol paciente, porque unas semillas plantadas pueden llegar a pasar años sin germinar, para después empezar a crecer explosivamente. ¿Cómo encaja esta idea de tiempo y paciencia en la cultura del clic, de lo instantáneo?

R.- La cultura del clic y lo instantáneo va en contra de la filosofía del líder bambú, pero eso no significa que no podamos aplicarla en nuestra vida diaria. El líder bambú nos enseña que para crecer fuertes y altos necesitamos cultivar nuestras raíces, nuestro interior. ¿Sabías que el bambú demora años en crear raíces lo suficientemente fuertes para soportar grandes ráfagas de viento y las inclemencias del clima? Eso requiere tiempo y paciencia. Pero también nos enseña que cada día es una oportunidad para crecer un poco más, para avanzar un poco más hacia nuestros sueños. Aquí quisiera compartir la teoría de James Clear, en su libro ‘Hábitos Atómicos’, en donde apela al 1% de mejora diaria en nuestra vida como una forma de entender que los grandes cambios toman tiempo pero que podemos avanzar un poco cada día para poder verlo materializado en el futuro.

P.- ¿Crees que estamos en un momento donde realmente nos preocupamos de nosotros, de las personas que nos rodean y de nuestro planeta?

R.- Creo que estamos en un momento en el que cada vez más personas se preocupan por su bienestar emocional y por el impacto que tienen sus acciones en el mundo. Siento que ha habido un aumento sustancial del nivel de consciencia promedio de los seres humanos. Hoy en día somos cada vez más los que estamos experimentando ese despertar o expansión espiritual. Los libros de autoayuda son una muestra de ello. Pero también creo que todavía hay mucho camino por recorrer. Todavía hay muchas personas que viven en la inconsciencia y en la falta de empatía hacia los demás y hacia el planeta. Esto nos invita a ser compasivos y, desde la comprensión, contribuir desde nuestro metro cuadrado con ese despertar colectivo.

P.- ¿Qué es el éxito para Ismael Cala?

R.- Para mí, el éxito es la capacidad de vivir de acuerdo con mis valores y principios, de hacer lo que amo y de tener un impacto positivo en el mundo. El éxito no es algo que se mide en términos de dinero o fama, sino en términos de realización personal y de contribución al bien común. Hay infinidad de estudios que demuestran que el tiempo de satisfacción que se obtiene después de alcanzar un logro en material es cada vez más corto. Esto significa que la verdadera felicidad es producto de cultivar relaciones sanas, primero con nosotros mismos, y luego con quienes nos rodean.