Más de 4 millones de españoles las padecen. Las enfermedades reumáticas

58

Generalmente usamos la palabra “reuma” para referirnos a cualquier dolor en las articulaciones. Pero, en realidad, el “reuma” no es una enfermedad como tal. Lo que sí existen son las enfermedades denominadas reumáticas.

Hay más de 200 dolencias que afectan al aparato locomotor (tendones, huesos, articulaciones, músculos, ligamentos…). El síntoma principal y característico de todas ellas es el dolor, que en la mayoría de las veces ocasionado por una inflamación que dificulta la movilidad. En España, 4 millones de personas padecen alguna enfermedad reumática.

Artrosis

Es, según las estadísticas, la enfermedad reumática por excelencia. Lo que sucede con la artrosis es que se va degenerando el cartílago. Aunque la razón de por qué ocurre esto se desconoce, sí se sabe que hay factores que favorecen su aparición como es el envejecimiento, el sobrepeso o la sobrecarga articular.
La artrosis puede afectar a cualquier articulación, pero generalmente suele aparecer en los dedos de las manos, de los pies, en las rodillas, las caderas, y en la zona lumbar y la cervical.

Artritis

Es una enfermedad de las llamadas crónicas que se da también con mucha frecuencia. De hecho, afecta a una de cada cien personas. La padecen más las mujeres que los hombres, y puede aparecer a cualquier edad, aunque habitualmente la sufren más las personas de mediana edad. Uno de los principales síntomas es la inflamación y la rigidez articular, sobre todo en la zona de las muñecas. La artritis suele tener difícil diagnostico, ya que no suele dar la cara en las radiografías. Es importante pasar consultar con un reumatólogo, que es el médico especialista que trata este tipo de enfermedades. La hidroterapia o la aplicación de calor en la zona afectada suelen resultar bastante eficaces a la hora de aliviar el dolor. Sería conveniente darse una ducha de agua de agua caliente nada más levantarse ya que es el momento del día donde se produce una mayor rigidez articular y tras el descanso en la cama vuelve a costar ponerse en movimiento.

Espondilitis

Afecta fundamentalmente a las articulaciones de la columna vertebral, sobre todo en la zona lumbar. Estas articulaciones se inflaman, causando dolor y dificultando la movilidad de la espalda. Aunque no se conoce el origen de esta dolencia se sabe que la espondilitis anquilosante se produce, sobre todo, en personas que poseen el antígeno HLA-B27 en sus glóbulos blancos y que es hereditario.

 

Osteoporosis

Se trata de una enfermedad por la que el hueso (‘osteo’) se vuelve más poroso (‘porosis’), es decir, más frágil. Se estima que el 80% de las mujeres que han superado los 65 años la sufren. Los huesos más afectados suelen ser las vértebras de la columna, el fémur y el radio.

Gota

Se produce por una alteración en el metabolismo del ácido úrico durante el proceso de recambio celular. Todas las personas tenemos ácido úrico en la sangre, que se denomina ‘urato’, y que se elimina a través de la orina. Cuando se produce un exceso de ‘urato’ en la sangre suele depositarse en las articulaciones, en forma de pequeños cristalitos, causando un gran dolor. Los ataques de gota se pueden desencadenar por el exceso de comida y bebidas alcohólicas (sobre todo cerveza); por la ingesta de algunos medicamentos, como los diuréticos. Más del 50% de los pacientes que sufren gota presentan un sobrepeso.

Lumbalgia

Coloquialmente nos referimos a ella como ‘lumbago’. Se caracteriza por un fuerte dolor en la zona lumbar a la altura de los riñones. La molestia va en aumento cuando se está de pie mucho tiempo o cuando se mantienen posturas incorrectas prolongadas y desaparece al estar en reposo.