Descubre cómo el Lexus LBX se recarga automáticamente y revoluciona el desempeño en carretera

208

Con la incorporación de las últimas tecnologías, el nuevo Lexus LBX posee un sistema eléctrico autorrecargable que eleva el nivel en todos los aspectos del desempeño, desde el gasto de combustible hasta las emisiones, sin olvidar el disfrute óptimo al conducir.

Aunque pueda parecer de dimensiones reducidas, el moderno motor de tres cilindros ofrece unas asombrosas características técnicas que potencian al máximo el rendimiento y la eficacia. Algunas de estas cualidades tienen su origen en el ámbito de la Fórmula 1, tal es el caso del diseño super liviano de los pistones. Si bien el propulsor cuenta con una modesta capacidad de 1.5 litros, resulta idóneo para impulsar al LBX en el marco del sistema híbrido de recarga automática.

Cumpliendo con los rigurosos estándares de Lexus en términos de resistencia y confiabilidad, este vehículo no experimenta las tensiones de un turbocompresor debido a su motor atmosférico.

El sistema híbrido combinado posee una potencia máxima de 136 CV / 100 kW, con un pico de torque de 185Nm. Se espera que permita alcanzar una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos, así como también tener la capacidad de remolcar sin dificultad cargas de hasta 750 kg. El funcionamiento del motor es altamente eficiente a nivel térmico, lo que implica que se obtiene más energía por cada unidad de combustible utilizada para impulsar el vehículo. Esto se logra mediante una combustión de alta velocidad y minimizando las pérdidas producto de la fricción. Un sistema de refrigeración adaptable contribuye a calentar de manera rápida el motor, adaptándose automáticamente a las condiciones de funcionamiento y a la temperatura ambiente.

La intención de diseñar un sistema más reducido y liviano que se ajustara perfectamente al LBX –el modelo más compacto de Lexus hasta el momento– ha resultado en modificaciones importantes en la configuración híbrida. Un nuevo controlador de la energía (CPU) asegura una gestión óptima de la mayor potencia de la batería híbrida; la nueva posición por encima del transeje también implica que ocupa menos espacio. La estructura más compacta también ha llevado a que los dos motores-generadores eléctricos del sistema se coloquen lado a lado, en ejes diferentes.

Se le ha dado una especial atención a la transferencia de la potencia del sistema híbrido de manera agradable y segura. El conductor experimentará cómo se ha ajustado el sistema para un mayor disfrute y una facilidad de manejo excepcional, especialmente gracias a una aceleración lineal suave que representa con precisión el uso del pedal del acelerador en todo momento. En los modelos de gama alta, un sistema Shiftmatic secuencial ofrece una experiencia más dinámica al permitir el cambio de marchas mediante las levas situadas detrás del volante, imitando la sensación de usar una transmisión manual.

La disminución de ruido y vibraciones en el LBX ha sido cuidadosamente planeada, con la implementación de ejes contrarrotantes en el bloque de motor y el uso extensivo de materiales acústicos que aíslan los puntos clave del vehículo. El rendimiento del LBX también se ve beneficiado por la nueva batería híbrida, ya que proporciona una potencia adicional que permite que el motor de combustión funcione a un régimen hasta un 20 % más bajo. Esto no solo reduce el consumo de combustible, sino que también mejora el comportamiento y el nivel de ruido del vehículo para adaptarse mejor a las demandas del acelerador.