Comienza proyecto Ni un alcorque vacío para fortalecer el arbolado de las calles

54

Ha empezado el proyecto ‘Ni un alcorque vacío’ de la Concejalía de Medio Ambiente, cuyo objetivo principal es fortalecer el arbolado de las calles, llevando a cabo, por una parte, las plantaciones requeridas para rellenar los alcorques actualmente desocupados y, por otra parte, un análisis exhaustivo de las áreas con mayores fallos en el cultivo para reducirlos al máximo.

El quinto teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Felipe Mansilla Nogales, ha explicado “Los servicios municipales han hecho un minucioso trabajo no solo recorriendo las calles de la ciudad para localizar y referenciar todos los alcorques que se encontraban vacíos, sino también analizando si se dan las circunstancias adecuadas para volver a plantar un árbol en ese mismo alcorque o, por el contrario, proponer su clausura al ser inviable la plantación por problemas de espacio o accesibilidad”,

También explicó, “Además, junto a las propuestas de árboles y especies a plantar, se han definido todos los trabajos a realizar para conseguir plantaciones de calidad, que aseguren unos árboles futuros sanos y seguros”, 

En el año 2023, se llevó a cabo una minuciosa evaluación del arbolado en la ciudad, lo cual ha posibilitado la detección de 934 huecos sin árboles en distintas áreas del municipio.

En una etapa inicial del proyecto, con el fin de reducir al mínimo los desperfectos que ocurren anualmente, se han examinado los huecos de los árboles vacíos y se ha establecido un plan gradual de reemplazo de vegetación, dándole prioridad a la temporada 2023-2024 para la siembra en huecos con riego por goteo, restaurando un total de 460 ejemplares.

Detención

Se han detectado inicialmente 156 alcorques sin ocupar que se clausurarán debido a su ubicación en áreas que obstaculizan el tránsito peatonal y, de este modo, se eliminarán también las barreras arquitectónicas.

A su vez, mientras se lleva a cabo la ejecución de los proyectos se están documentando los contratiempos presentes en los alcorques y que tienen la capacidad de afectar la supervivencia de los árboles plantados, tales como la existencia de tuberías de abastecimiento, concreto, cemento o rocas que restringen el espacio disponible para el crecimiento del árbol.

Finalmente, se procederá a efectuar un monitoreo y rastreo de la planta desde cada uno de los viveros de procedencia hasta su siembra. De este modo, en caso de que las plantaciones no progresen, se llevará a cabo un estudio de motivos con el objetivo de disminuir las pérdidas en el futuro.

El proyecto estará completamente finalizado en un período de 2 o 3 años, según la estimación de los funcionarios municipales.