Entrevista a Óscar García Sánchez, gerente de Huloma

162

Con el inicio del nuevo año, hemos querido acercarnos a conocer de primera mano en que situación están los proyectos que tiene en marcha una de las principales empresas de construcción de la zona de La Sagra, Huloma. Y, para ello, hemos hablado con su gerente, Óscar García Sánchez, en sus oficinas centrales de Yuncos.

¿Cómo surgió la empresa Huloma y cómo ha sido su crecimiento en la zona de La Sagra?

Huloma nació de la mano de mi padre, que fue quien empezó a gestionar el día a día de la empresa y fue creciendo una vez que fue adquiriendo más volumen y nos fuimos incorporando los hijos. Somos cuatro hermanos y cada uno de estamos en una parte del negocio. Tres de nosotros trabajamos directamente en Huloma, que es desde donde se controla todo el grupo, y mi otro hermano está en Cervezas La Sagra.
Con el paso de los años y el esfuerzo de todos, incluidos nuestros trabajadores, Huloma ha ido cogiendo cada vez más volumen y, actualmente, estamos trabajando en varios municipios en La Sagra. Desde Toledo capital a municipios como Illescas, Numancia de La Sagra y Yuncos.

¿Cuáles son los principales ámbitos de actuación de la empresa?

Huloma tiene dos patas importantes. La primera de ellas, en la parte industrial -podríamos llamarlo- que es en la que hacemos naves industriales para pequeñas y medianas empresas, a lo que hay que sumar el desarrollo de suelos a nivel logístico.
Y, por otro lado, está la parte residencial, en la que nos dedicamos a la construcción de vivienda, tanto en altura como unifamiliar.

¿Qué proyectos podría destacar de los que Huloma tiene actualmente en marcha?

A mí, personalmente, me gusta mucho un bloque de pisos que estamos haciendo en Illescas, justamente en la misma carretera, que incluye 16 viviendas y un local muy grande que ocuparía todo el bajo comercial. Ese bloque se inició hace algo menos de un par de años y esperamos terminarlo para el verano de 2023. Será un edificio que irá destinado prácticamente en su totalidad al alquiler, con lo que generaremos otra pata de negocio para la empresa, bastante importante.
Por otro lado, las promociones que hacemos en el día a día, tanto en Yuncos como en Toledo, de viviendas unifamiliares.
Y, finalmente, un tema muy importante es para nosotros el Sector 7 de Numancia de La Sagra, donde se ha generado una pastilla logística de más de 120.000 metros cuadrados y que ya ha sido entregada a su propietario. Tras ello, esperamos que en los próximos meses se inicie la construcción de la nave.

¿Qué ha supuesto para ustedes este último proyecto de Numancia de La Sagra al que hacía mención?

Para nosotros es un paso importante a nivel de consolidarnos como una empresa que ya lleva años desarrollando suelos logísticos e industriales. Continuidad para seguir desarrollando nuestro negocio dentro de la pata industrial, que para nosotros es muy importante. A nivel de desarrollo de la zona, creo que es algo muy bueno que empresas de la envergadura como las que quieren venir, lleguen a Numancia de La Sagra, por la cantidad de puestos de trabajo que van a generar y que perdurarán a lo largo de los tiempos.

¿Hay previsión de seguir trabajando en el suelo industrial de Numancia de La Sagra?

Vamos a continuar con el Sector 9 de Numancia de La Sagra, que es un sector colindante y para el que el Ayuntamiento ha elegido recientemente la alternativa técnica presentada por Huloma para su desarrollo. Con ello está previsto generar allí otras dos pastillas, una de 85.000 y otra de otros 120.000 metros cuadrados de suelo, aproximadamente, para desarrollarlo en el mismo sentido.

¿Cuál es la diferencia a la hora de trabajar entre los proyectos a nivel industrial y residencial?

Son temas inmobiliarios, que es lo que tienen en común, pero, lógicamente, son actuaciones completamente distintas. El residencial tiene una parte ‘romántica’, por decirlo de alguna forma, que es que, al final, están desarrollando viviendas para que vivan familias y para gente que lo pueda disfrutar de primera mano; mientras que la parte industrial, tiene su parte ‘romántica’ en el sentido de que generas mucho empleo, que son nuevas empresas que se instalan en la zona, que, al final, podrá venir una multinacional de turno e instalarse, pero el solar y el inmueble siempre quedará ahí, con lo cual yo creo que va a ser algo muy bueno en los próximos años para toda La Sagra.

Desde el punto de vista de una empresa como la suya, que se dedica a la construcción, ¿cómo ve el importante desarrollo industrial y logístico que está viviendo la comarca de La Sagra?

Lo que está pasando actualmente era algo natural, que ya se veía que podía pasar teniendo en cuanta la cercanía de la zona a Madrid. Es verdad que se han ido desarrollando otras vías antes que la A-42, como la carretera de Barcelona o la de Valencia, que han ido adquiriendo un importante matiz logístico a lo largo de los años, y ahora le tocaba a la carretera de Toledo que, de forma natural, va copándose.
Creo que es algo muy bueno. El hecho de que empresas de este tipo vengan a la zona a implantarse, quiere decir que la zona es muy válida teniendo en cuenta la cercanía a Madrid y los precios que pueden sacar aquí. Creo que es algo bueno para todos, porque el hecho de que la riqueza se mueva le influye desde al agricultor de turno que tiene una tierra que puede vender, hasta al urbanizador, el que hace la nave o al que viene a trabajar. El dinamismo que se genera en la economía es muy importante.

¿Qué proyectos les gustaría hacer, además de los que ya desarrollan?

La base de nuestro negocio ha sido siempre la gestión de desarrollos urbanísticos. Es verdad que, durante la crisis del 2008 ha sido muy complicado hacer cualquier tipo de desarrollo y, ahora, con los desarrollos logísticos que se están haciendo, lo que más ilusión nos haría sería poder seguir haciendo trabajos de este tipo, porque eso sería síntoma de que la economía funciona y tiene fluidez. Con lo cual, cualquier desarrollo que se vaya a hacer en la zona, no solamente por parte de Huloma, es significativo de que la economía funciona y eso es bueno para todos.

¿Cómo se vivió en Huloma un tema tan duro como el de la crisis que ha comentado?

La crisis de 2008 fue muy dura para todo el mundo, incluido nosotros, pero gracias a que Huloma tiene una trayectoria de muchos años y que es una empresa muy consolidada pudo salir adelante. Una pata importante, como comentaba antes, son los arrendamientos y eso nos ayudó a seguir funcionando cuando otras patas no funcionaban tan bien. Y, a parte de eso, la diversificación que tenemos, también nos ayudó.

¿Cómo se está viviendo actualmente el tema del incremento de los precios de los materiales?

La subida de los precios de los materiales lo que ha provocado es que las obras han echado el freno y se está construyendo cada vez menos. Que duda cabe que eso tiene un efecto no muy bueno para los consumidores, que están viendo como los precios de las viviendas se han desbocado. Además, está pasando algo que normalmente no pasaba, que te estás encontrando con falta de materiales, por lo que no puedes avanzar y complica mucho la gestión diaria de las obras.

Cambiando al otro ámbito de negocio del grupo, ¿cómo surgió la idea y como ha ido creciendo la cerveza La Sagra hasta día de hoy que ya es una marca conocida?

Cervezas La Sagra es una de las empresas del grupo. El CEO de la fábrica es mi hermano Carlos, que es quien lleva la gestión diaria de la empresa. La cerveza va creciendo todos los años significativamente y, a día de hoy, se pueden encontrar en muchas superficies comerciales. Desde el año 2011, en el que arrancamos, creo que ha crecido de forma muy importante y esperemos que siga creciendo más. Estamos muy contentos con la trayectoria de la fábrica.

¿Por qué se os ocurrió poner en marcha el tema de la cerveza?

Mi hermano venía del sector del marketing y de la publicidad y el tema de la cerveza siempre le había apasionado. A partir de ahí nos planteamos generar un producto que, hasta esa fecha, creo que no era muy común, como es una cerveza de calidad, en cierta manera relacionada con el mundo del vino, que fuera gourmet y muy rica. Y así empezó la fábrica. Después, es verdad, que a la hora de ir adquiriendo más volumen, hemos ido perfeccionando el producto y creo que, hoy en día, en muy profesionalizado y creo que, al gusto, el consumidor lo percibe como un producto muy rico.

¿Cuál es vuestro deseo para este año 2023 que acabamos de empezar?

Nuestro principal deseo es que a todos los españoles nos vaya muy bien, tanto en lo económico como en lo personal. Que la economía vaya fluida, vaya bien, y que todo el mundo tenga para vivir lo mejor posible que es lo que, al final, lo que todos queremos. Está claro que con toda la subida del Euribor, los materiales, la cesta de la compra, etc. se antoja un año, a priori, difícil, pero creo que saldremos de esta. Tampoco veo una crisis ni mucho menos como en el año 2008, sino una pequeña recesión, un pequeño ajuste que esperemos que se quede ahí y todos podamos ir bien.
Y en cuanto a la empresa, un poco lo mismo. Que económicamente le vaya bien, porque eso querrá decir que nos va bien a todos los empleados.