Un fondo de inversión quiere desalojar a 220 familias en el Señorío de Illescas

220 personas de El Señorío de Illescas podrían perder sus casas, tras ser comparadas sus viviendas inicialmente del Banco Santander, en régimen de VPO hasta 2035, por unos fondos "buitre" que buscan la especulación de las mismas, y que dan a los inquilinos un plazo de un mes para abandonarlas.

1248

Global Pantenaria quiere desalojar de sus viviendas a 220 familias illescanas. Las viviendas,
que están situadas en las calles Francia y Portugal de El Señorío de Illescas, eran hasta ahora propiedad del Banco Santander, que mantenía un contrato de alquiler con los inquilinos bajo las condiciones de VPO hasta el año 2035. En su mayoría, estos inmuebles
están habitados por familias -con niños escolarizados en los centros educativos de este
barrio-, entre las que se encuentran personas con discapacidad y mayores.
Almudena del Olmo Formoso es una de las vecinas que están buscando apoyos del Ayuntamiento illescano, de los medios, además de recoger firmas en Change.org,
nos cuenta el problema.
“Vivimos en los pisos amarillos de protección oficial, de las calles Francia y Portugal, en El Señorío de Illescas. Son protegidos hasta 2035. Cuando los hemos alquilado, yo de las primeras en 2008, se nos dijo que teníamos vivienda para toda la vida, que lo único es
que cada 4 años tendríamos que volver a entregar toda la documentación requerida y si seguíamos teniendo todos los requisitos necesarios para tener derecho a una Vpo, se renovarían los contratos.
Estos pisos eran del Banco Santander en régimen de alquiler vpo. En agosto los han vendido a Global Pantenaria. Estos han notificado a una parte de vecinos por burofax,
que las viviendas ahora eran de ellos, que las condiciones son las mismas que había en el contrato vigente y se los recibos se pasarían a nombre de ellos, dejaron unos teléfonos de contacto para incidencias de ‘Haya’ y una dirección de correo electrónico.

Muchos vecinos, entre ellos yo, no fuimos notificados del cambio, sabíamos esto por vecinos y pagamos recibos a una empresa desconocida por nosotros. El 11 de septiembre
empezamos a recibir notificación de que nuestros contratos no van a ser renovados y que tal fecha, entre en uno y 3 meses, debemos entregar las llaves de nuestra vivienda y abandonarla.

Hay varios vecinos que llevan desde junio sin contrato, sin pagar el alquiler y sin ningún tipo de notificación. La información que nos dado Haya, es que la intención que tienen es vaciar las viviendas y sacarlas a la venta. Que nos van a echar a las 220 familias que vivimos aquí para prepararlas para vender. La semana pasada vinieron dos jefazos de
Haya (Global) con un cerrajero reventando cerraduras (no tiene llaves) de las viviendas que según su lista, no actualizada, estaban sin alquilar y cambiando cerraduras.

Tuvimos que llamar a la Guardia Civil porque cometieron un allanamiento de morada, reventando una cerradura y entrando a la vivienda de una chica que estaba con
contrato vigente, al corriente de pagos y estaba en su trabajo. La chica puso la pertinente denuncia y se encontró con otra cerradura y llaves distintas. El Ayuntamiento al completo, concejales de distintos partidos políticos, el alcalde, teniente de alcalde, la Asociación
de Vecinos ‘Aesi’, nos apoyan. Nos hemos unido los vecinos para luchar contra los desalojos, el alcalde está intentando llegar a un acuerdo con ellos. Llevamos dos semanas
de reuniones con diferentes instituciones, ya que si nos quedamos en la calle, a Illescas le nace un gran problema social, muchas familias corren riesgo de exclusión social, hay familias en paro, también gente mayor, personas con capacidades diferentes, madres solteras y son 220 viviendas”.
Para finalizar Almudena lanza un claro mensaje: “La decisión de todos, como digo en el Pleno, es que no nos vamos de nuestra casa, mientras no lo diga un juez. Los primeros se tendrían que ir el 30 de este mes».

Así está la situación en estos pisos de El Señorío de Illescas, cuyos vecinos se han unido y han iniciado una plataforma contra el desalojo, invitando a todos los Illescanos a que participen para poner freno a esta especulación inmobiliaria en la que, al final, son personas con contratos vigentes los que si no hay solución, perderán sus casas.