El comercio local como generador de cohesión social en la ciudad

0
336

La crisis sanitaria que ha provocado la Covid-19 ha traído aparejada una crisis económica que va a perdurar a corto y medio plazo. El pequeño comercio local ha permanecido cerrado mucho tiempo, con la consiguiente pérdida económica para los dueños, así como la pérdida de muchos puestos de trabajo.

En estos momentos,  ya se permite la apertura de los comercios y pequeños negocios locales,  lo que permitirá paliar en parte todas estas pérdidas. La apertura implica la adopción de medidas sanitarias de seguridad muy estrictas,  lo que supondrá costes fijos añadidos para estos negocios.

La implicación de los ayuntamientos,  para apoyar al pequeño comercio local, está siendo muy proactiva, tanto en campañas de promoción como en ayudas directas,  pero no es suficiente.

Desde Informados, como miembros de la comunidad,  queremos aportar nuestro granito de arena, promoviendo el consumo en el comercio local entre nuestros lectores.

El comercio de nuestra ciudad es parte de nuestro entorno, en muchos casos son nuestros vecinos o amigos,  que han apostado por el emprendimiento para ofrecernos un servicio cercano y de calidad. Forman parte de nuestro ecosistema,  mantienen viva nuestra ciudad. Durante el tiempo que han estado cerrados, nuestras calles estaban sin vida, cual escenario de película apocalíptica.

La cercanía a nuestras viviendas nos permite ir a comprar dando un simple paseo. Nos atiende personal que dedican lo mejor de sí mismos a sus clientes, muchos de ellos convertidos en amigos, porque son profesionales que asesoran personalmente dependiendo de nuestras necesidades.

Hay que subrayar el gran esfuerzo que han hecho en implementar las medidas marcadas por las autoridades sanitarias en pos de nuestra seguridad,  además de los nuevos servicios adoptados por muchos de ellos, como la venta online o la entrega a domicilio, durante los peores momentos de la pandemia.

Por estos motivos y muchos más, desde Informados os animamos a que visitéis las tiendas del barrio, si no las conocéis, y comprobéis que, además de generar economía en nuestra ciudad, son unos grandes profesionales, amables, empáticos y que viven los pormenores de nuestro entorno de la misma forma que nosotros.