Finalizan los trabajos de soterramiento de línea eléctrica en área natural de Navalcarbón

70

Los trabajos de entierro de la línea eléctrica de voltaje medio que atravesaba la calle Clara Campoamor y el polideportivo de Navalcarbón en estos días han concluido.

Una vez terminadas las labores de canalización y las instalaciones subterráneas requeridas, se ha llevado a cabo la remoción definitiva de la línea de electricidad aérea.

En específico, se trata de aproximadamente 640 metros de cables, sostenidos por ocho estructuras metálicas que también han sido eliminadas de este relevante entorno natural del municipio.

Se buscó reducir de forma drástica el impacto ambiental de la instalación en una zona natural, a la vez que se minimizan los riesgos de la línea expuesta, tanto en términos de seguridad contra incendios como en el impacto en la fauna del entorno natural e incluso en las personas.

Además, se aprovechó la oportunidad de instalar nueva fibra óptica para brindar servicio a las instalaciones del nuevo Centro del Medio Ambiente de Las Rozas, conocido como «La Talaverona», ubicado cerca del comienzo de la línea aérea eliminada.

Soterrado de cables en la ciudad

“Durante los últimos años hemos puesto en marcha iniciativas para el desmontaje de líneas de cableado aéreas en diferentes puntos del municipio que poco a poco van dando sus frutos. A los trabajos de soterrado en la zona de La Marazuela y en Las Matas, que han supuesto el soterramiento de cientos de metros de cables y que continúan en marcha, se une la culminación de este proyecto, que ha eliminado las líneas y las torretas de una de las zonas naturales más emblemáticas de nuestro municipio, la Dehesa de Navalcarbón”, ha manifestado José de la Uz, alcalde de Las Rozas, durante la visita al desmantelamiento de una de las últimas torres.

La realización de las canalizaciones y las instalaciones subterráneas necesarias fue la primera etapa de este proyecto ambicioso. Una vez obtenidas las diferentes autorizaciones necesarias para desmantelar la línea eléctrica, se procedió al desmontaje de las torres y los cables correspondientes.

El desmontaje de la última torre fue completado por los trabajadores municipales el pasado viernes 29 de diciembre; en los próximos días, se llevarán a cabo los remates finales, los cuales consistirán en limpiar las áreas donde estaban ubicadas las columnas para eliminar cualquier rastro, así como retirar todos los restos del desmontaje.

“El equipo de Gobierno sigue trabajando para eliminar los cables de nuestro paisaje natural y urbano, y esperamos continuar celebrando en breve la desaparición de cables y torres en más zonas de la ciudad”,  finalizó De la Uz.