CHARLA TAURINA EN CIEMPOZUELOS

104

PRIMERA TERTULIA EN CIEMPOZUELOS ORGANIZADA POR LA ASOCIACIÓN DE AFICIONADOS TAURINOS DE LA LOCALIDAD

El pasado 1 de diciembre tuvo lugar la primera charla-coloquio organizada por la Asociación de Aficionados Taurinos de Ciempozuelos que prepararon un atractivo cartel.

El acto se celebró en el salón del Restaurante ISCHADIA que se vio “lleno hasta la bandera” para poder escuchar a los invitados de honor, el torero de la localidad ahora retirado Julián Zamora, el torero de Usera José Ignacio Uceda Leal, el ganadero de Los Candiles Francisco Camino, el novillero Álvaro de Chinchón y el recortador local Raúl Fuentes.

El encargado de presentar y moderar el coloquio fue el aficionado y escritor Julián Agulla que comenzó por dar las gracias a la Asociación por haberle invitado y la enhorabuena por mantener y divulgar la Fiesta de los Toros programando estas conferencias que tanto agradecen los aficionados. Al primero que le pasó la palabra fue al ganadero, pues novillos y toros son la base fundamental del espectáculo.

Francisco Camino dijo ser aficionado desde muy joven y, al tener una finquita, pensó en tener una punta de ganado y, para ello, se dirigió al conde de Mayalde, ganadero vecino que fue quien le vendió una cuantas vacas, no muchas –según dijo- porque la finca no da para una mayor cantidad. Ha logrado ver la lidia de algunos de sus novillos, con buen resultado, en una plaza tan importante como la de Villaseca de la Sagra, con gran tradición en sus ciclos de novilladas con y sin picadores.

El torero local, Julián Zamora habló de su carrera, sobre todo de sus principios donde se vio muy apoyado por la gente de su pueblo, Ciempozuelos donde vistió, por primera vez, el traje de luces y debutó con caballos, hasta llegar a la alternativa el 10 de junio de 1993 en Toledo de la mano de Luis Parra “Jerezano” que le cedió los trastos y la lidia del toro Tejedor-163 de Ramón Sánchez actuando Manuel de Paz de testigo. Pese a retirarse de los ruedos, no ha dejado de estar vinculado a su mundo ayudando a muchos de los chavales que empiezan este duro camino.

Los comienzos de Uceda Leal fueron en la Escuela Taurina de Madrid donde el maestro Gregorio Sánchez supo captar y conducir sus condiciones para el toreo. “Mi padre era un grandísimo aficionado” –contó- por lo que desde bien pequeño estuvo rodeado de ambiente taurino. Su plaza, ha sido, es y será la de Las Ventas de Madrid porque ahí han entendido su concepto del toreo y siempre se ha sentido apoyado en la larga carrera desde que ahí tomara la alternativa el 3 de octubre de 1996 de la mano de Curro Romero con Julio Aparicio de testigo. “Estoy seguro –nos dijo- que soy el torero que más veces ha toreado la corrida del 2 de mayo en Madrid”.

Por su parte, el novillero Álvaro García que se anuncia en los carteles “Álvaro de Chinchón”, orgulloso de llevar como apodo el nombre de su pueblo habló de sus comienzos y de su paso por la Escuela de la Fundación El Juli que le forjó como torero y como persona –según sus palabras- habiendo participado en certámenes de la importancia como Promesas de Nuestra Tierra, Ribera del Tajuña o el Camino hacia Las Ventas. Contento con sa actuación en el XCIX Festival de su pueblo habiendo cortado una oreja.

Algo más parco en palabras el recortador local Raúl Fuentes que reconoció tener más miedo al micrófono que a los toros en el ruedo. Habló del valor de los recortadores pero reconoció que “nosotros quebramos tres o cuatro veces en un festejo y en movimiento ambos, toro y recortador, pero los toreros se pasan al toro por la faja durante media hora  sin moverse y eso tiene mucho mérito”.

Una jornada hablando de toros y con la intención de la Asociación de Aficionados de conseguir que haya festejos taurinos de nuevo en Ciempozuelos y no dos o tres de suelta por la calle.

Como colofón, miembros de la directiva de la Asociación hicieron entrega de unas esculturas y una cesta para los participantes en la charla terminando con un abundante aperitivo para todos los asistentes. Tanto los toreros, el recortador y el ganadero, firmaron autógrafos y se hicieron fotografías con muchos de los asistentes.

J. Agulla