EFEMÉRIDES, 11 de Junio – Tauromaquia

42

ARISCO.- Toro negro, del ganado de Vicente José Vázquez (después del duque de Veragua), lidiado en Aranjuez (Madrid) el 11 de junio de 1831, que saltó al tendido, donde lo mató Roque Miranda, después de una confusión terrible entre el público.

Hierro de la vacada de Vicente José Vázquez

El 11 de junio de 1925, festividad del Corpus Christi, se celebró en la Real Maestranza de Sevilla una corrida de toros con ganado de Félix Suarez. El primero en salir al albero atendió por Camisero y fue el de la alternativa del torero de Ronda, Cayetano Ordóñez y Aguilera “Niño de la Palma” que fue aplaudido en este toro y le cortó la oreja a su segundo. Fue padrino Juan Belmonte que fue premiado con las dos orejas y el rabo y el testigo José García Carranza “Algabeño, hijo” que también cortó una oreja. Del “Niño de la Palma” dijo el maestro de los cronistas taurinos Alfredo Corrochano, una frase que quedó para la historia: “Es de Ronda y se llama Cayetano”.

Niño de la Palma portada de revista

El torero Pedro Benjumea Durán que se anunciaba en los carteles “Pedrín Benjumea” vistió por primera vez el traje de luces en Arévalo (Ávila) el 11de junio de 1964.

Plasencia (Cáceres), 11 de junio de 1966. Se lidiaron toros de Fermín Bohórquez que dieron una buena tarde. Fue por delante Manuel Cano “El Pireo” que le cortó una oreja a cada uno de sus toros; Paco Pallarés fue ovacionado en sus dos ejemplares y cerró el cartel Sebastián Palomo “Linares” que le cortó una oreja al tercero y fue cogido por el sexto aguantando hasta que concluyó la faena y le premiaron con dos orejas antes de pasar a la enfermería.

Palomo triunfo y cornada en Plasencia

Madrid, 11 de junio de 1972. Con novillos de Juan Pedro Domecq se presentaron en “Las Ventas” los novilleros salmantinos Julio Robles y Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea”; ambos cortaron una oreja y causaron buena impresión entre los aficionados. Abrió cartel Ángel Rodríguez “Angelete” que fue cogido y sólo mató su primero.

Julio Robles y Pedro G. Moya