EFEMÉRIDES, 30 de Junio – Tauromaquia

184

CALESERO.- Toro berrendo en negro, de la ganadería de don Andrés Sánchez y Sánchez, lidiado en Burgos el 30 de junio de 1920. Embistió siete veces a los picadores, siempre recargando hasta derribar.

Alternativa y puerta grande del sevillano, natural de Dos Hermanas, Manolo Bienvenida en Zaragoza. Con toros de Antonio Flores Íñiguez se celebró el festejo el 30 de junio de 1929. Aún no había cumplido los 17 años Manuel Mejías Jiménez “Manolo Bienvenida” cuando Antonio Márquez le cedió el toro Mahometano nº 40 de Antonio Flores Iñiguez, en presencia de Francisco Royo “Lagartito”. El toricantano cortó las dos orejas y el rabo y salió a hombros por la puerta grande. Prácticamente “Manolo Bienvenida” pasó de matar becerros a tomar la alternativa aunque en México y Perú toreó novilladas picadas.

Antonio Márquez cede espada y muleta a Manolito Bienvenida

Se escogieron toros de Joaquín Buendía para el día 30 de junio de 1970 en que torearon en Burgos  Antonio Ordóñez y Paco Camino en “reñido” mano a mano. Triunfo por todo lo alto de la ganadería y de los toreros que salieron a hombros, Ordóñez después de pasear cinco orejas y un rabo y Camino otras cinco orejas y dos rabos.

Ordóñez y Camino triunfaron en Burgos

La ganadería salmantina que se anuncia El Pilar, de Moisés Fraile Martín, perteneciente a la Unión de Criadores de Toros de Lidia, adquirió antigüedad con divisa verde y blanca el 30 de junio de 1991 en que lidió cuatro toros en Las Ventas de Madrid que estoquearon Sánchez Puerto, José Luis Ramos que le cortó una oreja al segundo y Marco Antonio Girón que confirmó la alternativa con el toro Mancerito nº 127. Se completó el sexteto ganadero con un toro de Louro Fernández de Castro (5º) y otro de González San Román (6º).

Hierro y divisa de la ganadería El Pilar

En Esquivias (Toledo) se lidiaron toros de Guadalmena el 30 de junio de 2012. David Mora y Diego Silveti cortaron una oreja en su primer toro y las dos al segundo. El tercero en el cartel, Cristian Escribano escuchó palmas en los suyos.

David Mora rematando una serie