El Ayuntamiento y la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo firman un convenio

172

El Ayuntamiento de Toledo y la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo (Rabacht) han firmado el convenio por el que el Consistorio toledano sufragará el cien por cien de los gastos de mantenimiento de la sede de la Academia.

El acuerdoha sido firmado por el alcalde de la ciudad, Carlos Velázquez, y el presidente de la Rabacht, Jesús Carrobles, quienes han valorado la «utilidad» de la Real Academia durante sus más de 100 años de existencia.

Velázquez ha agradecido el compromiso de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y de todas las personas que la componen, con la ciudad, «mantenido durante más de 100 años para defender Toledo». Gracias a ese compromiso, ha asegurado el alcalde, la Rabacht ha sido un «verdadero ejemplo» para el resto de instituciones «sobre las cosas que hacemos o dejamos de hacer».

Además, Velázquez ha ensalzado la utilidad de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo para mejorar el día a día de los vecinos del Casco Histórico. En este punto, ha destacado su colaboración «activa» con el Ayuntamiento para la puesta en marcha del proyecto de eliminación del bolseo en más de 80 calles «para hacerlo de la mejor manera posible».

«Para muchas personas la Academia es algo muy elevado, que se encuentra solo al alcance de muy pocos y donde se debaten cuestiones que no afectan al día a día, pero es radicalmente lo contrario, hasta un punto que está colaborando activamente para una iniciativa que va a ser un antes y un después», ha manifestado el primer edil en referencia a la eliminación del bolseo.

Una colaboración entre instituciones que se extiende también a cuestiones urbanísticas, en las Velázquez ha asegurado, «aporta mucha luz»; o al impulso de la candidatura a la Capitalidad Europea de la Cultura para 2031.

Velázquez considera «fundamental» que se mantengan estos lazos de colaboración y se fortalezcan para conservar el patrimonio artístico, cultural, material e inmaterial de la ciudad, «porque será bueno para la institución y para Toledo», ha concluido.

Por su parte, Jesús Carrobles ha recordado que la institución, fundada en 1916, fue capaz de impulsar un nuevo modelo de regeneración, basado en el respeto y que hizo de Toledo «una ciudad diferente, que afortunadamente hoy es Patrimonio de la Humanidad».

Carrobles ha asegurado que como sociedad civil, la Rabacht estará «siempre pendiente de aconsejar y colaborar de manera desinteresada e independiente con las administraciones, para conseguir lo mejor para la ciudad».

«Nosotros siempre estamos atentos, pendientes de intentar colaborar con las administraciones para conseguir lo mejor para la ciudad y la provincia», ha asegurado.