El Consejo Escolar de Toledo a favor de prohibir el uso de móviles en las aulas

199

El Consejo Escolar de Toledo va a proponer al Consejo regional que inste a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para que tome medidas sobre el uso de los teléfonos móviles en las aulas de los centros educativos de la ciudad. La propuesta se justifica en las diversas patologías que estos dispositivos provocan en los niños.

Así lo ha señalado el concejal de Educación de Toledo, Daniel Morcillo, que ha indicado que el uso excesivos de los móviles hace «mucho daño» a los alumnos provocando déficit de atención o problemas de interacción social, entre otros.

Además ha asegurado que ya han incluido en el Programa ‘Toledo Educa’ formación para docentes y padres a través de talleres en los que viene gente experta a alertar de las patologías que supone el uso excesivo de pantallas y los problemas sociales que vienen asociados a estos dispositivos móviles.

«Dentro de diez días vamos a convocar en el próximo Consejo Escolar Municipal para proponer acciones encaminadas, por un lado, a solicitar al Consejo Escolar Regional que urja a Emiliano García-Page y al Consejero de Educación, Amador Pastor, a que tomen medidas en este asunto y también cualquier otro tipo de acciones que desde los centros crean que sea conveniente llevar a cabo para resolverlo», ha añadido el concejal.

Morcillo ha explicado que desde el Consejo Escolar de Toledo se está «valorando» traer a personalidades, expertos relacionados con esta causa, para dar charlas y mesas redondas para «liberar a los chicos de esa adicción que les genera los teléfonos móviles». Aunque se está «estudiando» el formato para esta formación, pretenden con ello elevarlo al regional y dar impulso e impacto a este fundamento.

«Vamos a intentar hacer un pacto local en el que todos nosotros nos pongamos de acuerdo a nivel local para restringir el uso de los móviles en los centros desde primaria hasta bachillerato con un acuerdo suficiente y si éstos lo ven factible», ha concluido.

Recogida de firmas

Por su parte, la docente Ángela Pérez ha presentado  la campaña que se está llevando a cabo para frenar esta causa. Se trata de una recogida de firmas, en la que existen más de 590 expertos en este ámbito, para proponer en el Congreso de los Diputados una ley que no permita a los alumnos usar el teléfono móvil en los centros educativos, con el objetivo de «concienciar» de que estos dispositivos tecnológicos generan patologías «graves» en el alumnado.

Además, ha asegurado que el 20 de febrero tiene cita en el Congreso con diferentes diputados de grupos parlamentarios que están a favor de esta propuesta. «Ya están trabajando más de 50 expertos para regular el móvil en menores, hay un debate social», ha subrayado.

También ha señalado que el uso excesivo de los menores con los dispositivos móviles ya no solo afecta en los centros educativos, sino también los domicilios de familias de nivel soicocultural medio-alto. «Estamos hablando de casos muy graves, no solo en educación», manifiesta.

Pérez ha detallado que ya existen casos de que entre el 40 y 60 por ciento de los alumnos en un aula tienen déficit de atención y que hay 280 casos de ciberacoso y ciberbullying dentro de los centros educativos.