Entrevista a Óscar Olarte, cofundador y Juan Luis Bravo, director general de MR Factory, la factoría de ficción en Tres Cantos

127

Óscar Olarte: “Hacemos películas que se pueden ver y vivir”

Hace siete años que esta empresa, que se dedica a hacer producción audiovisual en realidad virtual en tiempo real se asentó en Tres Cantos. Pero llevan más de treinta años recorriendo el camino para convertirse en líderes de la producción virtual, y continúan caminando en dirección a ser un referente en el mundo del metaverso.

Hablamos con Óscar Olarte, cofundador de la factoría  y con Juan Luis Bravo, su director general. Ellos nos cuentan como  ha crecido y hacia donde se dirige esta factoría reconocida a nivel internacional.

¿Cómo se gesta MR Factory?

O.O.: Empecé en 1992 con mi socio, un amigo del colegio. Nos encantaba esto de la tecnología, la música, la animación 3D. Empezamos haciendo sistemas para pilotos y mecánicos de aeronaves civiles y militares. Y fuimos creciendo hasta el punto de que
tuvimos que dejar el esquema taller para ir hacia un esquema más industrial, más factoría.

¿Por qué elegisteis Tres Cantos para instaurar la sede de vuestra empresa?

O.O.: Tres Cantos es una ciudad que tiene todos los servicios para desarrollar la actividad en la mejor de las situaciones. Después se establecieron Netflix y Secuoya. Creemos que acertamos en elegir Tres Cantos.

¿Hacéis realidad virtual en tiempo real?

O.O.: Hacemos proyectos audiovisuales que se pueden ver y también vivir. Recreamos localizaciones reales de manera virtual.

¿Qué ventajas tiene grabar de esta manera?

J.L.B.: Muchas. Lo primero es que estás en un entorno controlado donde no dependes de la climatología, de agentes externos, de transportes, de tener que desplazar un equipo grande, con todo lo que eso conlleva en gasto económico. La creatividad nos permite rodar donde queramos y de la manera más rápida y eficaz.

¿Los actores tienen reticencias a la hora de grabar en un croma?

J.L.B.: Si, algunos. De hecho, se nos ha dado el caso de una actriz, bastante conocida, que no vino con mucha ilusión. Pero al cuarto día cuando salió por la puerta iba dando saltos de alegría al ver el resultado y lo bien que se lo había pasado. Como todo requiere un periodo de adaptación, no solo para el actor sino para todo el equipo.

¿Sois pioneros en esto de la realidad virtual?

O.O.: Llevamos con un plato de croma desde 1995. Somos una referencia a nivel internacional en producción virtual y en el metaverso. Hemos sido reconocidos por Epic Games, líder mundial en videojuegos o Nvidia, líder en computación de inteligencia artificial gracias a nuestra trayectoria de tantos años que nos permite tener la experiencia y saber qué hacer y cómo para que la experiencia sea absolutamente maravillosa.

Se habla mucho, pero ¿Qué es el metaverso?

O.O.: Es vivir una realidad virtual. Su precedente está en los videojuegos masivos multi jugador. El metaverso se diferencia en tres puntos: es inmersivo, es decir, puedes ponerte gafas de realidad virtual y estar viviendo la experiencia como si fuera real; es interoperable, es decir, es compatible con cualquier dispositivo; y es descentralizado, es decir, tiene una moneda de intercambio que nos daría la posibilidad de crear una ciudad como Tres Cantos en realidad virtual. Quien piense que aprender, jugar y trabajar son cosas distintas es que aun no ha entendido lo que es el metaverso.

¿Estamos preparados para esto?

O.O.: Las nuevas generaciones si que están preparadas. De aquí a unos años habrá muchos trabajos relacionados con el metaverso. De hecho, ya hay gente que esta
trabajando en moda, creando los trajes que van a lucir los personajes en el metaverso.

¿En qué punto está MR Factory respecto al metaverso?

O.O.: Ahora mismo nuestros principales proyectos están relacionados con el turismo y el entretenimiento. El metaverso tienes tres grandes problemas: cómo se va a construir, cómo se va a llenar de gente, donde encontrar la potencia de computación para que todo eso funcione. Nosotros hemos respondido a los tres puntos y tenemos proyectos ya funcionando.

¿Cuánto se puede ahorrar una productora a la hora de decantarse por grabar en realidad virtual?

O.O.: Alrededor de un 30%. Pero la clave no es el ahorro de precio sino la reducción de tiempos y las posibilidades creativas que se abren. Si en una producción normal puedes tener cincuenta localizaciones, en realidad virtualse puede triplicar esa cifra.

¿Qué porcentaje de clientes nacionales e internacionales tenéis?

O.O.: Ahora mismo te diría que el 50%.

¿Qué esperas que suceda en el mundo audiovisual de aquí a diez o veinte años?

O.O.: Es difícil, pero creo que las producciones cada vez serán más inmersivas.
J.L.B.: El metaverso. Que es un mundo virtual. Y eso es lo que hacemos, construir universos en 3D. Y luego está el tema de la inteligencia artificial, que creo que nos va a facilitar las cosas a la hora de trabajar.

¿Y qué futuro le deseas a MR Factory?

O.O.: Nos estamos robotizando y de aquí a cinco años quizá, los platós se van a parecer cada más a una cadena de montaje de la SEAT, todo robotizado.