Claudio Sánchez-Albornoz vuelve a ser Hijo Adoptivo de Ávila tras 84 años

71

Hoy, el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad se ha restituido por el Ayuntamiento de Ávila al historiador y presidente en el exilio de la Segunda República, Claudio Sánchez-Albornoz y Menduiña.

En una sesión especial llevada a cabo hoy, conmemorando los 40 años desde su muerte (8 de julio de 1984), decidieron por unanimidad entre los presentes en el Ayuntamiento de Ávila restituir un reconocimiento que había recibido en 1924 y el cual retiraron en 1937, en medio de la Guerra Civil Española.

Antes de la sesión plenaria, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, el alcalde de Ávila, junto a Nicolás Sánchez-Albornoz, descendiente del homenajeado, así como otros parientes y integrantes de la Corporación municipal, colocó un arreglo floral en la sepultura del historiador, situada en el claustro de la catedral de Ávila.

Igualmente, Nicolás Sánchez-Albornoz y el Cronista Oficial de Ávila, Jesús María Sanchidrián, han registrado su presencia en el Libro de Honor del Ayuntamiento de Ávila, como comprobante de este día.

Destacó el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, que la devolución se ejecuta como un acto “de justicia” hacia el historiador fallecido en la capital abulense en 1984, quien, según el Cronista Oficial de la Ciudad, ha sido uno de los personajes que más ha mencionado la ciudad y a los abulenses en sus escritos y siempre llevó consigo el nombre de Ávila.

Palabras de Nicolás Sánchez-Albornoz

Recordó Nicolás Sánchez-Albornoz en ese aspecto, los sentimientos que provocó en su padre la eliminación del reconocimiento como Hijo Adoptivo, lo cual «no le agradó» y que “podría haberse traducido en un olvido o cierta ignorancia de la ciudad de Ávila”, a pesar de que «no fue así».

De igual forma, agradeció a la entidad local por la propuesta de devolver la distinción a la persona que sufrió destierro durante cuatro décadas y cuya vuelta a España generó una enorme felicidad.

Premios adicionales obtuvo Claudio Sánchez-Albornoz, aparte del título de Hijo Adoptivo de Ávila, incluyendo la Condecoración de Oro de la Ciudad (1976) y la designación como Hijo Predilecto (1984).

En el pleno extraordinario celebrado hoy, se ha reestablecido a Claudio Sánchez-Albornoz como Hijo Adoptivo de la Ciudad de Ávila, título que se le otorgó de forma unánime el 24 de febrero de 1924, como gesto de reparación y reconocimiento, a manera póstuma, por sus notables atributos personales y méritos bien demostrados y, especialmente, por los servicios brindados en favor, mejora y gloria de Ávila, que le llevaron a obtener tanto renombre.