Alerta. El peligro oculto en los paseos de primavera que amenaza a nuestras mascotas

107

La primavera es la puerta que cierra el letargo del invierno. Esa época que nos invita a estar más tiempo fuera de casa. Sin embargo, ahí fuera hay un peligro para nuestras mascotas. Y es la tan temida procesionaria. Una oruga que habita en los pinos. De modo que un tranquilo paseo por el campo puede convertirse en un drama. Por eso es importante tomar precauciones.

Hablamos con José Ignacio Ballester, veterinario de Anicura Velázquez hospital. Él nos cuenta todo lo que tenemos que saber al respecto.

P.- ¿Qué es la procesionaria? Suena a enemiga de los perros ¿De dónde procede?

R.- La oruga procesionaria del pino (PP) es la etapa larval de la polilla Thaumetopoea pityocampa. Actualmente se consideran una plaga y abundan en las zonas donde hay pinos. Antes se concentraban en zonas mediterráneas y atlántico sud, pero se está extendiendo en latitud y longitud por el cambio climático.

Al final de verano los machos adultos fecundan a las hembras y realizan un nido en los pinos, entre la 5ª y 6ª eclosionan y salen las larvas. A partir de la segunda fase larvaria cuando la oruga adquiere su capacidad irritante.

El aumento de las temperaturas estimula la salida de las larvas al principio de primavera.

P.- ¿Por qué es tan peligrosa para los perros?

R.- La Oruga procesionaria está cubierta de unos pelos de quitina que pueden penetrar la epidermis, estos pelos al romperse provocan una liberación de Thaumetopoetina (proteína) provocando una reacción de hipersensibilidad inmediata tipo I causando Irritación de la epidermis y dermatitis llamada “erucismo” dermatitis toxico-irritativa

P.- Si no has visto a tu mascota acercarse a una de ellas ¿Cuáles son los síntomas clave que descifran que ha sido infectada por esta oruga?

R.- Los síntomas agudos más característicos tras el contacto de un perro con una procesionaria son nerviosismo, rascándose e intentándose tocar el morro con las patas, actos de deglución, la hipersalivación, la presencia de espuma en la boca, vómitos, decaimiento y fiebre.

P.- ¿Qué es lo primero que tenemos que hacer si esto ocurre?

R.- El contacto con de un perro con la procesionaria del pino, es siempre una urgencia y la rápida detección y actuación por parte del propietario son fundamentales para reducir el efecto de la picadura. Detectar que nuestro perro ha estado en contacto con una procesionaria en ocasiones es difícil de detectar ya que en la mayoría de los casos suelen ir sueltos y nos damos cuenta cuento el perro ya presenta los síntomas clínicos mencionados

Lo primero que hay que realizar tras el contacto con una procesionaria es apartar a tu perro de la zona donde ha tenido el contacto, a continuación, realiza lavados con agua templada para reducir el efecto de la toxina, nunca se debe frotar la lengua al lavar ya que podemos encontrar algunos pelos clavados y la rotura de estos filamentos podría liberar más toxina. Tras realizar estos pasos acude con urgencia al hospital veterinario más cercano.

P.- ¿Qué pasaría si el perro llegara a comer una oruga?

R.- Normalmente las lesiones se localizan en la punta o zona media de la lengua, causando daños inflamatorios, erosiones y ulceras, que pueden ir desde leves hasta graves pudiendo perder por necrosis parte de la lengua. También solemos encontrar irritación de los belfos y trufa, irritación en orejas y extremidades y ulceras en los ojos.

Los casos más graves en los que el perro se llega a comerse una oruga pueden requerir la intubación y monitorización intensiva ya que la inflamación que se produce en la faringe y la garganta pueden dificultar el paso del aire.

P.- ¿Cuál es el tratamiento?

R.- Una vez el paciente está en el hospital veterinario, se evaluará la zona afectada y se realizaran lavados con agua templada, vinagre o jabón nunca frotando. A continuación, se colocará un catéter intravenoso para la administración de fluidoterapia seguido de la administración de corticoesteroides de acción rápida, antihistamínicos protectores gástricos y antibióticos.

En el caso de que nuestro perro llegue con dificultad respiratoria debido a la inflamación causada por el contacto la primera línea de tratamiento será estabilizar al perro manteniendo una vía aérea permeable

P.- ¿Puede a llegar a causar la muerte del perro?

A pesar de que la mayoría de los casos suele presentar una evolución favorable, el pronóstico de esta intoxicación siempre es reservado. La gravedad depende del grado de contacto con la procesionaria y el tiempo transcurrido en instaurar tratamiento. Según los estudios disponibles, los animales con signos clínicos leves, como urticaria o edema se suelen recuperar en 24-48 horas, mientras que los pacientes con signos más graves con estomatitis o glositis pueden llegar a tardes entre 4 y 7 días. Pacientes con contactos severos, ingestión total de la procesionaria, dificultad respiratoria y edema faríngeo pueden no sobrevivir a esta intoxicación.

P.- ¿Cuál es la época en la que aparecen estas orugas? ¿En qué momento es más peligrosa?

R.- La intoxicación tiene carácter estacional, dependiente en gran medida del clima de la región, produciéndose la mayoría de los casos en los meses de marzo y Abril aunque con el aumento de las temperaturas en los meses de Invierno es frecuente comenzar a ver casos de intoxicación a finales de Enero y durante el mes de Febrero.

P.- ¿Dónde es más común que aparezcan? (Me refiero a la geografía española)

R.- Hoy en día encontramos la procesionaria del pino en toda la Península Ibérica, y en buena parte de Europa. A nivel nacional Las zonas donde más procesionarias se ven en España son sobre todo en Sevilla, Madrid, Málaga, Murcia o Alicante, pero como hemos comentado anteriormente se pueden encontrar por toda la península.

P.- ¿Qué precaución debemos tener?

R.- Como medidas preventivas es recomendable evitar paseos con nuestro perro durante los meses previos a primavera en zonas donde podamos encontrar pinos o abetos donde se puedan encontrar estas orugas. Lleva siempre a tu perro de la correa y ten disponible una botella de agua para realizar lavados en caso de contacto. Si visualizas un bolsón con orugas en algún árbol de la vía publica comunícate vía telefónica con el ayuntamiento de tu ciudad.

Existen varios métodos para el control de esta plaga como: Insecticidas biológicos, insecticidas inhibidores del crecimiento, trampas con feromonas, cortar y quemar los bolsones y la colocación de barreras físicas en los troncos de los pinos.