Mindfulness para el dolor crónico

79

El Mindfulness está más de moda que nunca. Es una palabra que escuchamos de manera habitual, pero que muchas personas aún no saben exactamente qué es lo que es, cómo practicarlo y para qué sirve realmente. Por eso, hemos hablado con Silvia Fuentes Moreno, instructora de Mindfulness, Experta en Coaching e Inteligencia Emocional y Kinesióloga, para que nos explique y nos resuelva todas estas cuestiones. El hecho de compartir su conocimiento en este ámbito nos abre una puerta por la que acceder a una herramienta más para la auto curación y auto sanación.

P.- ¿Qué es el mindfulness?

R.- El mindfulness es una técnica de meditación que consiste en prestar atención de manera consciente al momento presente, sin juzgar los pensamientos o emociones que surjan. En la práctica clínica del mindfulness hay varios protocolos. El protocolo MBSR (Mindfulnes-Based Stress Reduction), creado por Jon Kabat-Zinn (Médico y Biólogo Molecular) se utiliza con éxito en pacientes con dolor y patologías graves y/o crónicas.

P.- ¿Cómo puede ayudar el mindfulness a pacientes con dolor crónico?

R.- El mindfulness puede ayudar a los pacientes con dolor crónico a manejar el estrés y la ansiedad asociados a su condición, lo cual puede reducir la percepción del dolor. Muchas veces no es sólo el dolor que se siente, sino el miedo a sentirlo. Hay que tener en cuenta que el estrés puede aumentar la intensidad del dolor, por lo que gestionarlo bien es fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas.

P.- ¿Qué beneficios puede aportar el mindfulness en el tratamiento de enfermedades crónicas?

R.- El mindfulness puede ayudar a reducir la ansiedad, mejorar la calidad del sueño, aumentar la sensación de bienestar y fortalecer la capacidad de enfrentar las situaciones difíciles. Hay estudios como el realizado por la Universidad de Wisconsin que demuestran que la práctica del Mindfulness ayuda a reducir la inflamación por lo que es muy beneficioso para personas con enfermedades como el asma o la artritis. Por otro lado, en el ámbito de cuidados paliativos, el Mindfulness se ha visto que es muy efectivo porque ayuda a regular las emociones y mejorar el estado psicológico de las personas que los necesitan.

P.- ¿Cómo se puede practicar el mindfulness?

R.- La práctica del mindfulness puede llevarse a cabo a través de la meditación, la respiración consciente, la atención plena en las actividades diarias y la observación de las sensaciones en el cuerpo. Es mucho más sencillo de lo que se cree.

P.- ¿Cuánto tiempo se necesita practicar mindfulness para ver resultados?

R.- Los beneficios del mindfulness pueden empezar a notarse desde el principio, pero es importante tener constancia y continuar practicándolo a diario para que, llegado un momento, esté integrado en nuestro día a día.

P.-  ¿Existen estudios que respalden la eficacia del mindfulness en pacientes con dolor crónico, problemas de ansiedad o estrés?

R.- Sí, diversos estudios científicos han demostrado que el mindfulness puede reducir la percepción del dolor, mejorar la calidad de vida y disminuir los niveles de estrés en pacientes con dolor crónico. Podríamos citar muchos, como el escrito por Kabat Zinn en el ‘Journal of Behavioral Medecine’ titulado “The Clinical use of Mindfulness Meditation for the self-regulation of Chronic Pain”

P.- ¿Es necesario contar con la guía de un profesional para practicar mindfulness?

R.- Es recomendable recibir orientación de un instructor especializado al principio. Después ya, una vez que se adquieren las habilidades necesarias, podemos hacerlo en casa de manera autónoma.

P.-  ¿Puede el mindfulness ser utilizado como complemento a otros tratamientos médicos?

R.- Por supuesto. El mindfulness puede ser un complemento eficaz a otros tratamientos médicos en el manejo del dolor crónico y otras patologías, potenciando sus efectos positivos. También es muy efectivo como complemento a terapias psicológicas.

P.-  ¿Puede cualquier persona y a cualquier edad puede aprender Mindfulness?

R.- Claro que sí, yo enseño incluso a niños a partir de los 5 o 6 años. Sólo se necesita la guía adecuada y estar dispuesto a aprender.

P.- ¿Cómo saber que estás en la guía adecuada?

R.- Por desgracia, muchas herramientas naturales no están reguladas, por lo que es difícil. En el caso del Mindfulness si que hay algunas formaciones reconocidas y avaladas por organismos oficiales, como el Curso Superior que yo hice en la Universidad Rey Juan Carlos.