Stop a la retención líquidos

51

Con la llegada del verano, y la necesidad de hidratarnos más a menudo de lo que lo hacemos du­rante el resto del año, hace que el problema de la retención de lí­quidos se complique un poquito más para las personas que lo su­fren.

Esta patología se produce cuando se desarrolla una excesi­va acumulación de líquidos en los diferentes tejidos el organismo.

Las Causas

Su origen se encuentra en varios factores, entre ellos, el seden­tarismo, los cambios hormona­les, una dieta excesiva en sodio, o lo que es lo mismo una dieta con demasiada sal o rica en ali­mentos procesados. O proble­mas más de fondo, como puede ser una insuficiencia cardíaca, problemas circulatorios, renales o hepáticos. Lo que nos alerta y lo que nos hace pensar que al­guien puede estar sufriendo una retención de líquidos es la aparición de una hinchazón y pesadez en diferentes partes del cuerpo, fundamentalmente en los brazos, en las piernas y en el abdomen, y porque hay una menor necesidad de ir al baño a orinar.

Remedios

Lo más adecuado y lo más sensato, si tienes la duda de padecer una retención de líquidos, es acudir a tu médico de cabecera para que él lo valore. Afortunadamente, existen numerosos tratamientos para aliviar este problema. El mercado está lleno de productos destinados a ello. Pero la naturaleza ofrece opciones para atajar de una manera más segura y saludable los síntomas de la retención de líquidos, por su alto potencial diurético.

Los más recomendados

Diente de León. Es una planta indicada para depurar el hígado y los riñones. Se incluye en fórmulas de productos destinados a drenar el organismo y combatir el sobrepeso, debido a esta retención de líquidos. Además ayuda a reducir el ácido úrico y regula la tensión arterial.

Gatuña. Es idónea para combatir la dificultad a la hora de ir a orinar (oliguria). Suele indicarse también para tratar las infecciones de orina y para controlar la tensión sanguínea. Se puede tomar en infusión, hasta tres tazas diarias. También puedes encontrarla en cápsulas o en extracto.

Ortosifón. O también llamada té de Java, no sólo es una planta diurética, evitando que se produzcan piedras en el riñón, sino que además es depurativa, ayuda a eliminar la grasa del organismo, reduciendo el colesterol y cuida la tensión arteria,  debido a la presencia de potasio. Además, es un gran remineralizante de los músculos.

Cerezo. Los rabitos de esta fruta se han utilizado  tradicionalmente para tratar las afecciones genitourinarias. Favorecen la expulsión de la orina. También está indicado para las personas que están en un proceso de perder peso o que sufren gota.