Entrevista a Juan Lobato, candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid

571

Juan Lobato es el candidato del PSOE a presidir la Comunidad de Madrid, un técnico de Hacienda de profesión, que ha sido alcalde de Soto del Real durante seis años, entre 2015 y 2021, momento en el que fue elegido secretario general de los socialistas madrileños y portavoz de la formación en la Asamblea de Madrid. Hemos hablado con él para conocer todas las propuestas que tiene para la región de cara a la próxima legislatura.

P.- Estas elecciones del 28 de mayo suponen para usted su estreno como candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. ¿Cómo ve este nuevo reto que tiene por delante?

R.– Ya he sido candidato en cuatro ocasiones a la Alcaldía de Soto del Real, municipio del que he sido alcalde desde hace ocho y hasta hace dos años, pero, evidentemente, esto otra nueva etapa dentro de mi carrera política y de un volumen mucho mayor y la verdad es que la afronto con mucha ilusión.

Comparto esa ilusión de vivir en un municipio en el que sabes que puedes sacar de él muchísimo más y en el que puedes conseguir vivir mucho mejor y aquí, ahora, me pasa lo mismo. Madrid es una región que es como un cañón, que tiene unas oportunidades tremendas, pero que se están desaprovechando y que hay cosas que se están haciendo mal y que se podían hacer muy bien. Es una sensación de ambición porque las cosas puedan ir mucho mejor.

P.- Para la gente que aún no le conozca, ¿cómo se definiría?

R.– Es una pregunta curiosa para uno mismo. Lo primero que me definiría es que soy padre, que es lo que más me gusta de mi vida. Tengo tres hijos y me hubiera gustado tener más, pero mi mujer cortó ahí y la verdad es que los disfruto muchísimo.

Profesionalmente, soy técnico de Hacienda del Estado, que es mi profesión, a lo que me dedico y la política me encanta para dedicarle una etapa concreta de mi vida. Tuve esa etapa de alcalde y ahora me he adentrado con mucha ilusión en esta aventura en la Comunidad de Madrid. Soy una persona muy ambiciosa, muy tenaz, además de un poco pesado, porque creo que cuando las cosas se pueden hacer bien, tengo claro que hay que ir a por ello.

P.- ¿Y cuál diría que es su perfil político?

R.- Todos los que venimos de la política municipal, hacemos una política muy cercana. A mi me encanta hablar con la gente y creo que la capacidad para escuchar, para entender y para empatizar con lo que la gente vive cada día es clave. Y creo que hay niveles en los que ves que falta.

En la Asamblea de Madrid, por ejemplo, estás debatiendo con Ayuso y sus consejeros y es que tienen cero de conexión humana. No se los ve con esa capacidad ni ese interés de conocer de verdad la realidad y eso un alcalde lo vive, porque sales de casa y te encuentras con la gente y los puedes escuchar allí de primera mano. Y esa parte, de saber cómo gestionar escuchando de forma real es algo que me parece fundamental.

P.- Mucha gente piensa que la política en Madrid está empañada por la crispación. ¿Cómo ve usted la política que se hace actualmente en la Comunidad y cómo cree que debería ser?

R.- Creo que la gente en Madrid está hasta las narices de los insultos, los ataques y las exageraciones permanentes. Esto es lo que creo, sinceramente. Te pueden decir que es que si no insultas y atacas, no se te escucha, porque hoy con los medios es muy difícil que se te de visibilidad… Mentira. La gente escucha más y es mucho más inteligente de lo que nos parece a los políticos. Y la gente percibe muy bien quien está pensando en las cosas de verdad y en problemas reales y hablando de propuestas y soluciones, que montando numeritos. Y yo, desde luego, creo que ha sido la forma que he tenido de actuar durante este año y medio, creo que es lo lógico y, además, es que no se hacerlo de otra manera. Si me dicen, no, que hay que ser un macarra, diré, pues lo siento, llamen a otro, porque a mí no me sale.

P.- ¿Qué balance podría hacer desde su punto de vista de la legislatura que está a punto de acabar en la Comunidad de Madrid?

R.- Se han desaprovechado cuatro años claves de cambio con un Gobierno que le ha preocupado muy poco Madrid, porque Isabel Díaz Ayuso está en otras cosas. En la Asamblea le comenté que de las cuarenta últimas sesiones de control, en 37 me ha hablado de ETA, Venezuela, Pedro Sánchez y un sinfín de cosas que no tienen que ver con Madrid.

Aprobar un presupuesto en cuatro años es una buena muestra de lo poco que le interesa la gestión y estamos viviendo años de cambios muy profundos, además de que los que vienen por delante son tremendos. El elemento estratégico entre China y Estados Unidos, el salto que va a tener que dar Europa en inversión pública y en cambio de estructuras, necesita de un gobierno que lo entienda y sepa ver esto y apueste estratégicamente por aprovechar con fuerza ese momento de cambio, o Madrid va a perder muchísimos trenes. Por eso la importancia del momento en el que estamos.

P.-  ¿Qué cree Juan Lobato que necesita Madrid?

R.- Madrid necesita muchas cosas. De entrada, hay que decir que hay cosas que se hacen bien, otras que se hacen regular y otras que se hacen muy mal. Para nosotros, lo que funciona bien, creo que hay que seguir tratando de que funcione bien, lo que funciona regular, mejorarlo; y, sobre todo, lo que funciona muy mal, como es la gestión de los servicios públicos clave como es la sanidad o como es la falta de ambición en educación, son las cosas que hay que cambiar.

Nosotros tenemos una apuesta muy clara en Madrid con la educación. Creemos que es el gran motor de cambio que de aquí a diez o quince años puede sacar todo el potencial que tiene Madrid. Y de ahí todas las estrategias que hemos planteado en materia educativa. A veces soy muy pesado con esto de “educación, educación, educación”, pero creo de verdad que es lo que nos va a dar una calidad de vida y oportunidades a todos en los próximos años.

P.- ¿Y en cuanto a sanidad, que has apuntado como otro de los pilares importantes de la gestión pública?

R.- El problema que tenemos con la sanidad es que una comunidad como la de Madrid, que tiene un potencial económico enorme, en vez de ir a mejor en pleno 2023, está yendo a peor. Tenemos casi un millón de personas en lista de espera y cuando llegó Ayuso había 600.000. Por primera vez en cuarenta años, no tenemos nuestros médicos de urgencia de toda la vida en nuestros centros de salud. ¿Cómo es posible que vayamos a peor en vez de a mejor? Esto es un disparate.

Por ello, nosotros planteamos hace ya más de un año un ‘Pacto por la Salud’ con dos líneas estratégicas: la Atención Primaria, que es lo que justo colapsó en 2022 y ojalá nos hubieran hecho caso en el mes de enero de aquel año y no hubiera sucedido; y la prevención y promoción de la salud, que creo que es la estrategia de oro para mejorar la calidad de vida de los próximos veinte años en Madrid.

Tiene que haber listas de espera, pero en vez de como son ahora, deben ser al revés, que sea la Administración la que esté ofreciendo permanentemente hacer pruebas diagnósticos que a día de hoy no se hacen.

P.- Otra cuestión importante para los madrileños es el tema de los servicios sociales, algo para los que muchos necesitan de la Administración. ¿Cuál es su punto de vista en cuanto a este tema?

R.- Habiendo sido alcalde y presidente de la Mancomunidad de Servicios Sociales de mis municipios, es un tema que conozco perfectamente. Una apuesta por esto te puede generar la oportunidad clave para una familia que, en un momento determinado, está pasando una mala racha. Los servicios sociales no son para un tipo de población, son para todos, porque a todos nos puede pasar en algún momento que tengamos una mala racha en nuestra vida. La importancia de los servicios sociales, como conectan con la salud, con la educación, con el funcionamiento en el territorio con los ayuntamientos y la posibilidad de tener unos orientadores o trabajadores sociales que en un momento dado saben ayudar a una familia con una ayuda material concreta, por supuesto, pero también con una orientación que los vuelva a meter en la rueda para poder seguir progresando, es clave.

Por eso es una apuesta, no de beneficencia, como nos dice el Partido Popular, porque no son eso, sino que son oportunidades para todas las familias y para toda la región. Porque que esas familias den ese salto y se enganchen, pudiendo volver a trabajar o incluso montar sus propios negocios, es tremendamente bueno para Madrid. Es una visión que tenemos que cambiar completamente.

P.- En el ámbito del transporte, desde el Gobierno regional se han planteado varias ampliaciones de metro, que algunos aplauden y otros tildan de innecesarias, o de que se ha olvidado de algunas zonas concretas; también de nuevos autobuses; y también está el tema del Cercanías, dependiente del Gobierno central, que está siendo muy polémico últimamente. ¿Qué planteamientos tiene en este caso el PSOE?

R.- Lo primero es el tema del Cercanías, algo en lo que no me corto en exigir al Gobierno y al Ministerio que se tienen que poner las pilas. Es verdad que venimos de los cinco años de Rajoy con inversión cero en los Cercanías de Madrid y que, ahora, muchos de los problemas que están sufriendo los madrileños, es por la gran inversión de más de mil millones que durante once meses traerá aparejados estos problemas, porque se está cambiando todo el nudo de conexión en el túnel entre Chamartín y Nuevos Ministerios, algo que afecta prácticamente a todas las líneas y es complicado que no de problemas a los usuarios. Pero, claro, al Ministerio hay que exigirle que estas obras se hagan con la mayor diligencia y eficacia posibles. Es verdad que, tras estas obras, supuestamente, los problemas que venimos sufriendo durante estos últimos años, desaparecerán, pero, como toda obra, es una molestia tremenda.

Y en cuanto a transporte del ámbito autonómico, tenemos claro que hay que cambiar el modelo. Primero, desde el punto de vista tarifario y, para ello, nosotros proponemos una tarifa única en toda la Comunidad de Madrid. ¿Por qué va a pagar más un vecino de Pozuelo, de Colmenar Viejo, de San Sebastián de los Reyes o de Parla que un vecino que vive en la calle Ferraz? No tiene ningún sentido. La movilidad es integral en toda la Comunidad de Madrid.

Por otro lado, también proponemos un cambio en las condiciones del transporte público, para lo que hemos hecho una serie de propuestas, entre las que está un cambio revolucionario en la forma del transporte público madrileño y que consiste en ocho líneas de autobuses eléctricos que conectarían las 29 ciudades del área metropolitana de tal forma que, esos desplazamientos que hoy se tarda hora y media o dos horas, porque el sistema radial existente nos obliga a ello, trayectos que en coche privado son 20 o 25 minutos, o incluso menos, se reduzcan también dentro del transporte público. Por ejemplo, un vecino de Pinto que quiere ir al hospital de Fuenlabrada, en vez de tardar dos horas en transporte público, gracias a uno de estos autobuses que conectaría ambas ciudades, tardaría 30 minutos.

Es el tener una visión de Madrid que no es solo dentro de la M-30, sino que Madrid es algo mayor y con mucha gente que vive en otras ciudades y trabaja o estudia en otras, o disfruta del ocio en otras, y creo que esa conexión mayada serviría para mejorar los tiempos de desplazamiento.

P.- En cuanto al Metro, ¿desde el PSOE se tiene en mente alguna ampliación?

R.- De Metro hemos planteado una ampliación de la línea 8 para hacer una conexión norte-sur estratégica desde la zona de Entrevías, con un total de trece estaciones, cuatro de ellas nuevas, con una inversión de 750 millones de euros y que afectaría a 1,2 millones de madrileños, facilitando el acceso de muchos de ellos al aeropuerto. Es una propuesta digamos histórica, que ya se analizó hace muchísimos años, pero que no se han decidido a hacer y que nos parece clave para vertebrar todo el eje norte-sur de la ciudad de Madrid.

P.- Cada vez se da también más importancia al tema de la sostenibilidad. ¿Encontraremos propuestas al respecto de manos del PSOE para la próxima legislatura?

R.- La ciudad de Madrid es una de las más contaminadas de Europa y, estos últimos años, ha tenido el récord de ser la ciudad europea donde más muertes por contaminación se han producido. ¿Cómo podemos actuar desde la Comunidad de Madrid? Lo primero, como ya hemos planteado, todo el tema del transporte público. Todo lo que sea fomentarlo, es clave para esa reducción de emisiones. Pero hay otras líneas de actuación, como, por ejemplo, la instalación de sistemas de placas fotovoltaicas en todos los edificios públicos de la Administración regional, cosa que ya se ha hecho en muchos ayuntamientos, como es el caso de Soto del Real, del que fui alcalde y donde se dio ese paso al frente, además, con un modelo de participación ciudadana que funcionó muy bien.

Por otro lado, Madrid, que tiene un parque nacional, aunque esto no esté muy presente en la política del Gobierno regional, creo que da pie a llevar una estrategia para convertirla en una región-bosque urbana, es decir, llevar a cabo un sistema de reforestación, pero no para sacarse dos fotitos un sábado por la mañana, sino un proyecto de verdad y que aspire a que en ese modelo territorial que proponemos para Madrid, tenga toda una estrategia de generación de arbolado y vegetación en zonas que consideramos claves. Esa visión, que algunos tuvimos ya en nuestros municipios, creo que tendría un potencial gigante en toda la región.

P.- Pensando ya en el día después de las elecciones, ¿cuál sería la estrategia del PSOE en materia de pactos si fuera necesario hacerlos?

R.- Yo fui alcalde, ganando la primera vez en 2015 por once votos de 10.000 vecinos. Ganamos por los pelos y tomamos la decisión de gobernar en solitario buscando acuerdos con los distintos grupos, generando una dinámica participativa muy buena en la que todos los grupos apoyaban las iniciativas que se proponían.

Cuatro años después, se nos dio muy bien, y triplicamos en votos al PP y sacamos una mayoría absolutísima. Nos sobraban la mitad de los concejales y seguíamos ganando las votaciones en el Pleno, pero tomé la decisión de incorporar al Gobierno a concejales de otros partidos, algo que sorprendió a muchos, pero como dije, si hay gente que quiere trabajar, que cree en su pueblo y tiene ideas, por qué no incorporarlo. Es decir, la estrategia de acuerdos y colaboración depende de que haya gente con ganas de participar y yo soy una persona totalmente abierta para eso. Yo celebraba una junta de portavoces con todos los grupos, incluidos por supuesto PP y Vox, todos los meses para ver qué temas podíamos llevar al Pleno. Pues de esa misma manera queremos gobernar en Madrid.

P.- Podemos entender que es algo que se puede extrapolar a los ayuntamientos…

R.- Sí claro. Lo importante es tener una visión clara de lo que quieres hacer y ver con quién puedes compartir ese objetivo. Es evidente que en Madrid hay una mayoría demócrata con convicciones sociales que es a la que nosotros apelamos para regenerar la Comunidad de Madrid después de 28 años y ojalá sea suficiente para que se pueda dar un cambio de gobierno.

P.- Con todo ello, ¿qué perspectivas tenéis de cara a estas elecciones?

R.- Nosotros vamos a por todas. Tenemos mucha confianza, primero en que el PSOE es un partido de gobierno para Madrid, porque gobernamos 60 alcaldías y para más de dos millones de madrileños y ese ejemplo de lo que nuestros alcaldes y alcaldesas hacen en nuestros municipios es lo que queremos aplicar en la Comunidad de Madrid y nos hace tener mucha confianza en que aquellas personas que ven cómo sus regidores gestionan bien, nos apoyen pensando que nosotros podemos hacerlo igual, extrapolando ese modelo para regenerar Madrid.

Después de 28 años, los precedentes son los que son y fijaros lo que ha pasado en Madrid, con presidentes en la cárcel, otros que acabaron como acabaron y Madrid merece dar una oportunidad a gente sensata, razonable y que queremos sacar todos el potencial enorme que tiene.